High EQ Classroom

"Educar la mente sin educar al corazón no es educación en absoluto"
– Aristóteles

Los niños no son los únicos que vuelven a la escuela: los docentes también. Y con el comienzo del nuevo año escolar vienen las resoluciones de los maestros: Este año voy a _____________ (complete el espacio en blanco). Ya sea que dedique más tiempo a preparar las lecciones para convertirse en un experto en el manejo del aula, cada maestro puede comenzar de nuevo y comenzar de nuevo. Esto es parte de la alegría de la educación: aprendizaje continuo. Con esto en mente, voy a compartir algunas sugerencias para los maestros que regresan a la escuela y que desean crear un aula de ecualización alta para que más niños puedan prosperar.

Inteligencia emocional

La inteligencia emocional (EQ) es la capacidad de identificar y manejar las propias emociones, así como también de relacionarse con las emociones de los demás. Por supuesto, el salón de clases se desarrolla con situaciones emocionales altamente cargadas para los estudiantes de primaria, tales como ansiedad ante exámenes, problemas con los compañeros, burlas, pruebas fallidas, frustración y aburrimiento, por nombrar algunos. Tales altibajos emocionales no pueden ser ignorados, pero deben ser reconocidos como parte de la educación real actual.

Educar la mente sin educar al corazón, como mencionó Aristóteles, no es educación en absoluto. Esta es la verdad, y en el mundo rápidamente cambiante de hoy, vemos florecer a aquellos que han desarrollado EQ y SQ (inteligencias emocionales y sociales) junto con su coeficiente de inteligencia. Entonces, crear un salón de clases donde se siembren las semillas de la inteligencia emocional es de suma importancia ya sea que te midan como maestro por eso o no. Algunas "frutas que cuelgan poco" para ayudar a crear un salón de clases de este tipo incluyen la implementación de:

  • Descansos cerebrales : en el plan de estudios "Mind Up", que enseña el aprendizaje social y emocional (SEL), son grandes defensores de darle a su cerebro un tiempo de descanso. Los neurocientíficos informan que después de 90 minutos de trabajo, a las personas (niños y adultos) les va mejor tomando un descanso. Puede ser cerrar los ojos por unos minutos o concentrarse en la respiración, por ejemplo, pero retirarse del constante hacer, hacer, hacer y comenzar a estar por unos momentos puede producir resultados increíblemente positivos.
  • Ejercicio calmante : ayudar a los niños a aprender a calmarse (es decir, a calmarse) en el aula cambia las reglas del juego, porque cuando un niño está enojado y no tiene nada en su caja de herramientas emocional, las cosas pueden salir mal rápidamente. El año pasado, hice que una estudiante arrojara una silla a su clase de tercer grado y afortunadamente nadie salió lastimado, pero no fue lo ideal. Practicar algunas formas simples pero efectivas de calmarse en el aula lo ayudará como maestro y sus alumnos también se beneficiarán. Por ejemplo, Daniel Goleman analiza un ejercicio de respiración que fue eficaz en un aula de Harlem (enlace aquí).
  • Gratitud : las investigaciones del Dr. Emmons y del Dr. Froh respaldan que la gratitud mejora la vida de los estudiantes y maestros por igual. Ya sea que sea algo divertido como escribir notas adhesivas de gratitud en la puerta de su clase para mantener un diario de gratitud en el salón de clases, los estudiantes que comienzan a apreciar y sentirse agradecidos tienden a rendir académicamente mejor y tienen relaciones más positivas según su investigación.

La creación de un salón de clases de ecualización alta ocurre paso a paso, y estas sugerencias son simplemente el punto de partida para ese esfuerzo. Por supuesto, la inteligencia emocional y SEL son temas sofisticados, pero sé con certeza que a veces son las "pequeñas cosas" como ejercicios de gratitud o descansos cerebrales que pueden ayudar a tener un impacto positivo en la vida de un estudiante y tal vez incluso en el año escolar.

Por Maureen Healy

Maureen Healy es una autora premiada y líder en el campo de la salud emocional de los niños. En 2016, creó y enseñó su plan de estudios SEL (aprendizaje social y emocional) para estudiantes de K-8: Seeds of Happiness . Junto con la enseñanza, Maureen continúa trabajando directamente con padres e hijos. Para obtener más información: www.highlysensitivekids.com

Related of "High EQ Classroom"