Inofensivo

geralt/pixabay
Fuente: geralt / pixabay

Linda: Cuando nos imaginamos las profundidades a las que podemos avanzar si vivimos una vida sin conflictos internos, aumenta nuestra motivación para practicar la inofensividad con los demás y con nosotros mismos. Queremos encontrar formas de asegurarnos de vivir sin violencia hacia nosotros mismos o hacia cualquier otra persona, especialmente hacia aquellos con quienes somos más cercanos.

Reflexione sobre las siguientes palabras como una visualización guiada (inspirada por Wayne Muller) y luego forme la esencia de la meditación en sus propias palabras. Primero, considere la palabra inofensividad y vea lo que esa palabra significa para usted. Podemos tomar un momento para evaluar si estamos listos para hacer un voto dentro de nosotros mismos a la inofensividad. Podemos decidir si estamos dispuestos a pensar en nosotros mismos sin lenguaje violento o condena de ningún tipo. Tan pronto como estemos listos para honrarnos a nosotros mismos de esta manera, es probable que haya otro voto para ser amable, considerado y afectuoso con quienes nos rodean. Podemos caminar en la tierra en paz cuando hacemos un voto para detener el dolor del lenguaje violento que infecta nuestras mentes y que se derrama para causar daño a otros.

Primero lee estas palabras y luego hazlas tuyas para que puedas permitir que tus ojos se cierren suavemente para entrar. Siéntese en una posición relajada y siga la respiración hasta el núcleo de su cuerpo. Deje que la respiración lo guíe hacia adentro. Deje que la respiración lo guíe hacia usted, recuerde quién es usted. Con cada respiración, siente el ritmo suave de tu vida, el ascenso, la caída, la expansión y la contracción.

Siente cómo respira la respiración. Siente cómo la respiración nos mantiene vivos. La respiración nos guía a la profundidad de nuestro corazón y espíritu. Con cada respiración, suaviza el espacio alrededor del centro de nuestro pecho, abriendo el espacio al corazón, permitiendo un ablandamiento. Imagina estas pocas palabras simples: De este aliento, no haré daño ni a mí ni a los demás. Ni en mis pensamientos ni en mis palabras, ni en mis acciones, haré daño. Me rehusaré a usar la violencia hacia mí o hacia cualquier otra persona. No haré daño.

Podemos tomar conciencia de cualquier resistencia que podamos encontrar en nuestro cuerpo para tomar el voto de no dañar. Podemos encontrar cualquier resistencia con comprensión. Acaricia la resistencia con el voto de no dañar. No voy a juzgar, criticar, diagnosticar o usar el lenguaje de ninguna manera para destruir la gracia de mi espíritu o el de otro. A partir de este aliento, no utilizaré ninguna violencia contra otros ni contra mí mismo, ni siquiera en la privacidad secreta de mis propios pensamientos.

De este aliento hacia adelante, me esforzaré por hacer lo mejor para no dañar a los demás. Tocaré mis miedos, confusión, errores y fracasos con misericordia, amabilidad y compasión. Los tocaré a todos con dulzura, para poder aprender quién soy. No me trataré como otros me han tratado, con violencia. No me rechazaré a mí mismo; Aceptaré cada parte de mí. Caminaré sobre la tierra con paz.

Observe cualquier cambio en la postura del cuerpo. Tenga en cuenta qué cambios en su cuerpo. Vea si se está volviendo más relajado. Me trataré con amabilidad. No usaré ningún idioma que me cause lesiones graves ni a mí ni a nadie más. Yo soy la voz de tu amor interior; Siempre estoy contigo; Yo soy la parte de ti que es sabia y amorosa. eligió escucharme Prometo cultivar el amor interior, amarme profundamente y completamente, y permitir constantemente que mi amor irradie a quienes me rodean. Luego, permita que sus ojos se abran suavemente.

Podemos dar la bienvenida a estas palabras ofrecidas en este voto de no dañar, y verlas como un kit de inicio. Podemos continuar para hacer nuestra afirmación propia. Nuestras propias palabras serán mucho más poderosas y efectivas que las de los demás. Podemos repetir nuestra propia versión muchas, muchas veces, con la frecuencia que deseamos, siempre que necesitemos que se nos recuerde que somos maravillosos tal como somos. Nuestras palabras son poderosas y nos recuerdan cuánto amor tenemos para dar a los demás. Todos abandonamos y olvidamos, y rompemos nuestros votos repetidamente. No tenemos que culparnos por la imperfección. Podemos ser amables con nosotros mismos a medida que aprendemos a amar. Podemos aprender, lenta y suavemente. Solo necesitamos tomar el voto nuevamente.

La inofensividad es una directriz importante. Cuando tenemos el desafío de tomar decisiones sobre cómo proceder de la mejor manera posible en nuestra relación, podemos ejecutar nuestras posibilidades de decisión a través del tamiz fino de la inofensividad. Ese proceso nos servirá todo el tiempo. Algunas veces las elecciones son pequeñas, eso no tendrá grandes consecuencias, pero hay otras que pueden tener enormes consecuencias. Los ejemplos que nos dan una pausa están revelando nuestra propia maldad o insatisfacción anterior o actual sobre algún aspecto de nuestra relación con nuestro socio.

Aunque generalmente es una buena política no tener secretos o mentiras en una relación para tener una fuerte y sólida, existen excepciones a la regla. La honestidad, la responsabilidad y el respeto son fundamentales en una asociación sólida. Si bien la transparencia es un requisito para la intimidad emocional profunda, nadie, ningún miembro de la familia, amigo de confianza, clérigo o terapeuta tiene la autoridad para aconsejarnos que revelemos información secreta, ya que somos la parte responsable final y viviremos con las ramificaciones de divulgar u ocultando

Incluso si la honestidad y la transparencia son generalmente una forma hábil de proceder, el daño al otro y a uno mismo debe ser ponderado con respecto a la revelación y, por lo tanto, el daño al otro y a sí mismo debe evaluarse si lo ocultamos. El verdadero desafío es mirar lo suficientemente profundo dentro de uno mismo para ver qué es realmente una decisión basada en no causar daño y no usar ni la ocultación ni la revelación como una excusa para la justificación para complacernos a nosotros mismos.

Existe un lugar para la ocultación cuando está en juego la preservación de la relación a largo plazo. La ocultación puede ser una demostración de nuestro respeto por nuestro compañero, y el más honroso de nuestras elecciones, incluso si mantener el secreto nos perjudica. El nivel general de daño puede ser mayor si divulgamos. Aunque la transparencia es preferible en la gran mayoría de los casos, existen excepciones. La inofensividad es la alternativa más poderosa a la política de talla única. La única forma en que funciona esta política es si todos somos implacablemente honestos con nosotros mismos cuando tomamos nuestra decisión. Ocultar nunca debe usarse como una salida fácil para no tratar con lo que la verdad provocará.

Hay ocasiones en las que tenemos el especial desafío de reflexionar cuidadosamente sobre el mensaje que debemos entregar a nuestro socio. Si tomamos el tiempo para formar lo que estamos sintiendo y necesitando en nuestra relación, al incluir no dañar en nuestra planificación, es probable que encontremos maneras de decir nuestra verdad sin culpas y sin juicio. Hay formas de ser emocionalmente honestos y no causar daño a nosotros ni a nuestra pareja. Si asumimos la práctica de la inofensividad y practicamos diligentemente, nos convertiremos en expertos en ese arte y es probable que nuestra relación prospere como resultado.

————-

Mira nuestros libros:

101 cosas que desearía saber cuando me casé
Secretos de los grandes matrimonios: la verdad real de las parejas reales sobre el amor duradero
Felizmente para siempre … y 39 mitos sobre el amor

Si le gusta lo que lee, haga clic aquí para suscribirse a nuestro boletín informativo mensual y recibir nuestro libro electrónico gratuito: Going For the Gold: herramientas, práctica y sabiduría para crear relaciones ejemplares.

¡Síguenos en Facebook!

Related of "Inofensivo"