Introduciendo el estado psicológico

Hace algunos años, Perri 6 observó que, "[Desde la perspectiva del siglo XXI, la visión economicista de los poderes del gobierno en el siglo XX puede parecer tan obsoleta como la visión militar e imperial de siglos anteriores" ( Perri 6, 1995: 2). En el corazón de las reflexiones de Perri 6 estaba la creencia de que el siglo 21 vería el surgimiento de una forma de gobierno más orientada psicológicamente y socialmente sensible. Cuando Perri 6 escribió en 1995, la noción de un sistema de gobierno con mayor orientación psicológica era en gran medida especulativa.

A medida que avanzamos de forma colectiva en la segunda década del siglo XXI, el estado psicológico adquiere una forma tangible. El giro psicológico en la política pública se puede ver en el Reino Unido, donde un equipo de Behavioral Insights (o Nudge Unit) está utilizando las percepciones de la psicología y la economía del comportamiento para asesorar al gobierno sobre el diseño de políticas que van desde donaciones de órganos hasta la regulación de Internet pornografía. En Francia, el Centre d'analyse stratégique del gobierno se ha basado en la neurociencia para informar el desarrollo de la política de salud pública. En Australia, la Comisión de Servicio Público ha estado promoviendo el valor de la psicología del comportamiento en la configuración de una serie de áreas de políticas públicas. Mientras tanto, en los EE. UU., El gobierno de Obama designó a los economistas conductistas principales Cass Sunstein para dirigir la Oficina de Información y Asuntos Regulatorios, y ahora está explorando la posibilidad de establecer su propia Unidad de Empuje.

¿Porqué ahora?

Una pregunta que a menudo nos hacen es "¿por qué estamos viendo el aumento del estado psicológico en este punto particular en el tiempo?" Responder a esta pregunta en realidad proporciona una perspectiva valiosa sobre la naturaleza y las implicaciones del estado psicológico. Nuestra breve respuesta a esta pregunta es que el estado psicológico en realidad refleja una confluencia de ideas (en gran parte extraídas de la microeconomía y la psicología del comportamiento) y eventos del mundo real. En términos de ideas, existe una tendencia a suponer que el impacto creciente de la psicología en el diseño de la política pública se puede atribuir a algunos desarrollos bastante recientes. La publicación, en 2008, del influyente libro de Richard Thaler y Cass Sunstein, Nudge: Improving Decisions About Health, Wealth and Happiness, ha sido interpretada por muchos como un momento clave en el nacimiento del estado psicológico. En realidad, sin embargo, las ideas que se encuentran detrás de la tesis de Thaler y Sunstein provienen en gran medida de la psicología del comportamiento y la microeconomía, han existido por algún tiempo.

Fue durante los años 1940 y 50, mientras trabajaba en el Instituto de Tecnología de Illinois, que Herbert Simon expuso algunas deficiencias clave en las teorías económicas prevalecientes sobre el comportamiento humano. La noción de Simon de "racionalidad limitada" afirmaba que, contrariamente a las teorías económicas neoclásicas de una racionalidad aparentemente ilimitada, la toma de decisiones humanas en realidad se caracterizaba por limitaciones cognitivas clave. Estas limitaciones se expresaron tanto en la disponibilidad de información relevante como en las deficiencias en las habilidades analíticas necesarias y el tiempo necesario para procesar de manera efectiva la información disponible. En última instancia, el trabajo de Simon indica que una cantidad significativa de toma de decisiones humanas no se basó en una acción racional y contemplativa, sino en formas de motivación más intuitivas y motivadas emocionalmente. La preocupación de Simon por la naturaleza más que racional del comportamiento humano sentaría las bases para el surgimiento de una nueva disciplina académica: la economía del comportamiento. En su corazón, la economía del comportamiento buscó fusionar los intereses de los economistas con las ideas de los psicólogos para desarrollar una rama de la economía que fuera capaz de comprender mejor los aspectos más intuitivos del comportamiento humano. Sin embargo, un conjunto adicional de ideas también sería crucial para permitir la asimilación política de las ideas de los economistas del comportamiento.

Durante un tiempo considerable, la investigación en psicología conductual y diseño cognitivo ha revelado que los cambios sutiles en la naturaleza de los entornos de elección que rodean a las personas podrían tener un impacto significativo en el comportamiento humano. Las ideas de la psicología del comportamiento y el diseño cognitivo son importantes para los estados psicológicos emergentes por razones políticas específicas. Desde al menos el siglo XIX, los gobiernos dentro de las sociedades liberales han sido limitados en el alcance potencial de sus acciones por el principio de prevenir "daños a otros". Sobre la base de este principio, muchos gobiernos han prohibido fumar en público cerrado. ambientes (debido al daño a los demás causado por el tabaquismo pasivo), pero no prohibido fumar en general (debido al daño que puede causar a la salud de un individuo). Lo que la psicología del comportamiento y el diseño cognitivo sugirieron, sin embargo, fue que podría ser posible que los estados intervinieran en "daños a los problemas propios" (como fumar y comer poco saludable) sin, necesariamente, socavar la elección individual y la libertad. En consecuencia, se sugirió que a través del uso inteligente de las configuraciones predeterminadas (como el tamaño de las tazas en las que se sirven los refrescos) y el rediseño de los entornos de elección (como comedores escolares), el estado podría alentarlo. comportamientos saludables dentro de tener que erosionar la libertad personal.

Si el estado psicológico ha sido informado por las ideas de los economistas del comportamiento y el diseño cognitivo, aún queda la pregunta de qué eventos del mundo real parecen haber llevado realmente a la adopción de estas ideas dentro de las políticas públicas en todo el mundo. En nuestra opinión, la última década ha visto una confluencia particular de crisis sociales y ambientales que han hecho que las ideas de diversos aspectos de las ciencias psicológicas sean atractivas para los responsables de las políticas. Estas crisis se pueden ver en el contexto de las finanzas, la salud y el medio ambiente. En relación con las finanzas, la última década ha visto un rápido aumento en las tasas de deuda personal en muchos estados del mundo. Los problemas agregados asociados con la deuda incobrable finalmente resultaron en los efectos paralizadores de la crisis crediticia y en la recesión de las economías europeas y norteamericanas. En términos de salud personal, estilos de vida poco saludables han resultado en un aumento sin precedentes de la obesidad y casos relacionados de enfermedades cardíacas, cáncer y diabetes. Los costos acumulados del tratamiento de las enfermedades relacionadas con el estilo de vida han ejercido una gran presión sobre la financiación pública de los sistemas de atención de la salud, como el Servicio Nacional de Salud en Gran Bretaña. Finalmente, en el contexto del medio ambiente, los informes científicos muestran que nuestra adicción colectiva a la quema de combustibles fósiles podría crear importantes problemas futuros para el funcionamiento saludable de nuestra biosfera planetaria. Afirmamos que las crisis interconectadas de las finanzas, la salud pública y el cambio climático han impulsado las ideas de las ciencias psicológicas a través de las cuales las ideas han obtenido apoyo político.

En las próximas semanas publicaremos una serie de blogs que buscan exponer y analizar críticamente varios aspectos del estado psicológico. También puede obtener más información sobre nuestra investigación en un libro recientemente publicado, Jones, R. Pykett, J. y Whitehead, M. (2013) Comportamientos cambiantes: en aumento del estado psicológico (Edward Elgar, Cheltenham).

Related of "Introduciendo el estado psicológico"