Ira en el matrimonio: Fracaso de la compasión y el aumento del desprecio

La mayoría de los matrimonios terminan en un gemido, no en un estallido. La ruptura final no es causada por demasiada ira o abuso o infidelidad. Por el contrario, la mayoría de los matrimonios mueren una muerte lenta y agonizante por muy poca compasión.

La compasión es simpatía por el dolor o angustia de otro. En el fondo, es una simple apreciación de la fragilidad humana básica que todos compartimos, razón por la cual la experiencia de la compasión te hace sentir más humano y menos aislado.

La compasión es necesaria para la formación de vínculos emocionales. Piensa en cuando estabas saliendo con alguien que eventualmente llegaste a amar. Supongamos que tiene que llamar a esa persona e informar que sus padres murieron. Si su cita respondió con "Bueno, eso es difícil, llámame cuando lo superes", ¿te hubieras enamorado de esa persona? Lo más probable es que te hayas enamorado de alguien a quien le importaba cómo te sentías, especialmente cuando te sentías mal.

La mayor parte de lo que peleas ahora no es dinero, sexo o parientes políticos o criar a los hijos. Esos son problemas comunes que parecen insuperables solo cuando estás herido. Lo que causa el daño, es decir, por lo que realmente peleas, es la impresión de que a tu pareja no le importa cómo te sientas. Cuando alguien a quien amas no es compasivo, se siente como abuso.

A medida que la compasión disminuye, el resentimiento aumenta automáticamente, lo que hace que los problemas comunes sean insolubles. Si no es liberado por los mejores ángeles de nuestra naturaleza, el resentimiento inevitablemente se convierte en desprecio.

El desprecio es desdén por el daño de los demás, debido a su menor nivel moral, defectos de carácter, inestabilidad mental, ignorancia o indignidad general. El desprecio se alimenta con una dosis baja pero constante de adrenalina. Mientras dure la adrenalina, se siente más seguro y farisaico al culpar a sus malos sentimientos de algún defecto de su pareja. Pero también te sientes menos humano. Y cuando la adrenalina desaparece, te sientes deprimido.

Tanto la compasión como el desprecio son extremadamente contagiosos y están muy influenciados por la proyección. Si estás cerca de una persona compasiva, es probable que te vuelvas más compasivo. Si estás cerca de una persona despreciativa, es probable que te vuelvas más despectivo, a menos que hagas un esfuerzo decidido para permanecer fiel a tus valores más profundos. Si proyectas en otros que son compasivos, es probable que se vuelvan más considerados. Si proyecta caracterizaciones despectivas, como "perdedor, abusador, egoísta, perezoso, narcisista, irracional, tortuoso, etc.", es probable que lo sean aún más.

Para cuando las parejas llegan a nuestros campos de entrenamiento por resentimiento crónico, enojo o abuso emocional, han desarrollado hábitos arraigados para proteger sus respectivas vulnerabilidades devaluando mutuamente. Intentan justificar su desprecio con "evidencia" de que el compañero es egoísta, perezoso, narcisista, loco, abusivo, etc. El desprecio mutuo los hace sentir crónicamente criticados y atacados, aunque ninguno realmente quiere atacar al otro. Se sienten víctimas y racionalizan su mal comportamiento como meras reacciones ante el terrible comportamiento del otro. Sus defensas justifican automáticamente su resentimiento y desprecio de que no puedan verse.

Tampoco pueden ver que su resentimiento y desprecio los han apartado de sus valores más profundos y los han convertido en alguien que no son.

Una vez que las defensas se convierten en hábitos, se ejecutan en piloto automático y se resisten al cambio a través del conocimiento. Es probable que se repitan en cualquier relación futura que remueve la culpa, la vergüenza y la ansiedad, es decir, cualquier relación cercana.

La única salida, ya sea que la pareja permanezca en la relación o no, es enfocarse en la compasión, no para manipular el cambio en el otro, sino para sentirse más humano y reconectarse con sus valores más profundos.

El problema es que la mayoría de las parejas temen abrazar la compasión una vez que han sido lastimadas. Mi próximo post abordará el miedo comprensible pero autodestructivo de la compasión.

Related of "Ira en el matrimonio: Fracaso de la compasión y el aumento del desprecio"