Ira y autoritarismo sin resolver

Flickr/Globalasisi
Fuente: Flickr / Globalasisi

Los estrategas políticos son muy conscientes de cómo la ira equivocada dirigida contra un adversario político puede ganar las elecciones, y también son expertos en dirigir nuestra ira fuera de lugar sobre el electorado del otro partido político. Podrías decir que de eso se trata siempre la política. Pero de lo que quizá no te hayas dado cuenta es de que dirigir nuestra ira hacia los demás es un intento de encontrar la paz interior.

La raíz de la ira equivocada es una ira no resuelta que perseguimos perpetuamente en los demás, tratando de librarnos de un conflicto mental no resuelto dentro de nosotros. Una ira equivocada puede vencer a nuestro adversario actual, pero rara vez la victoria resulta en la paz interior que anhelamos. Es como una vida de perseguir arcoiris en lo alto del cielo, mientras que la respuesta yace incómodamente por debajo de la conciencia cotidiana.

Encontré un libro, Raised to Rage: The Politics of Anger and the Roots of Authoritarianism, de Michael A. Milburn y Sheree D. Conrad. El tratado del autor es lo que ellos llaman "teoría del desplazamiento del afecto", según el cual los hombres que sufren un castigo severo como niños tienden a glorificar la dureza como adultos, negando sus miedos, ansiedades y sentimientos de impotencia. Como consecuencia, es más probable que adopten valores autoritarios: valores que fomentan la pena de muerte, el uso de la fuerza militar y políticas punitivas para las mujeres que buscan un aborto.

Hace varias semanas, estaba sentado junto a Frank, un ciudadano de la tercera edad de casi 70 años, en un banquete de cena que celebraba a voluntarios en un hospital comunitario. Le pregunté a Frank qué tipo de trabajo hacía en su vida anterior y me sorprendí al saber que había sido analista informático de AT & T durante 35 años. Pregunté dónde fue a la universidad. Él respondió que solo terminó la escuela secundaria, aprendió programación de computadoras en el trabajo y logró más de 30 empleados. Pensé que este viejo debe tener un cociente intelectual extremadamente alto.

Después de terminar el primer curso, Frank se volvió hacia mí y, en lugar de preguntarme qué ganaba, me preguntó cómo me sentía acerca de la muerte de estadounidenses en Benghazi. Dado que esto había estado fuera de las noticias durante al menos un año o más, debo haber parecido confundido. Frank siguió de inmediato diciendo que Hillary era responsable y me ofreció un libro de su biblioteca para leer sobre su complicidad.

Un poco más tarde, después de la entrada, Frank mencionó que necesitábamos mantener a los musulmanes e hispanos fuera del país ya que la vida en las grandes ciudades ya no era segura. Para cambiar el tema, le pregunté dónde fue criado. Dijo que fue criado, no criado, en el noroeste de Pensilvania. Su padre trabajaba en un banco y su madre enseñaba en la escuela dominical. Comenté que venía de buenas acciones. Él respondió que sí, no como los negros dependientes del bienestar y proclives a las drogas de nuestras ciudades del interior. Estaba a punto de levantarme y dejar la mesa antes de que llegara el postre, pero algo me dijo que me quedara y descubriera cómo Frank, que al parecer había tenido una vida desenfrenada y exitosa, había llegado a poseer valores tan intolerantes.

Le pregunté si Frank podía recordar algún castigo corporal cuando era niño o si experimentó algún temor mortal. No, tampoco. Había servido en la ocupación del ejército de Italia después de la Segunda Guerra Mundial, aprendió italiano, quedó encantado con la ópera, y actualmente tiene una biblioteca de música en su casa de todas las óperas, así como música clásica y jazz moderno, incluyendo Charlie Parker, Dizzy Gillespie, Miles Davis y más. Wow, me dije a mí mismo, este tipo no es un idiota del norte del estado. Sin embargo, ¿cuál es la fuente de su ira incontenible hacia los inmigrantes y los negros? ¿Simplemente estaba perdiendo su pasado idealizado?

Cuando estábamos dejando el banquete, Frank me ofreció su mano y me invitó a asistir a los servicios de la iglesia como su invitado. Presidiría como pastor y pediría a la congregación que obtuviera el voto para Trump, por supuesto.

Le agradecí su oferta. Me dio unas palmaditas en la espalda y me dijo que pasara por su casa y pidiera prestada la música que había compilado a lo largo de los años y la había guardado en bóvedas de sótanos a prueba de humedad.

En mi camino a casa, teoricé que tan difícil como sería para Frank empatizar con aquellos que él percibe como que habían trastornado su tranquilidad mental, también lo hacen los académicos y psicólogos, como yo, encuentran difícil empatizar con Frank y aquellos que sienten sus valores amenazados y quieren aferrarse al pasado

*

Este blog es coeditado con PsychResilience.com

Related of "Ira y autoritarismo sin resolver"