Juego de roles de poder: Vestirse para tener éxito lo hace exitoso

Cuando se trata de juzgar a los demás, percibimos una amplia gama de características personales a través de la elección de la ropa. Saltamos a conclusiones sobre puntos de vista, valores y competencia profesional basados, al menos inicialmente, no en lo que dice alguien, sino en lo que lleva puesto . Sin embargo, la investigación revela que aplicamos los mismos estándares a nosotros mismos: vestirse para el éxito emana credibilidad e infunde confianza.

Hombres aptos para jugar con potencia

La investigación muestra que las personas bien vestidas tienen más éxito en los entornos de negociación. Un estudio de Kraus y Mendes (2014) demostró que los hombres en trajes de negocios se benefician de una percepción de dominio. [I] En su estudio, los participantes masculinos vestían traje de negocios o pantalón de chándal, indicando signos de pertenencia a clase alta o clase baja, participar en un ejercicio de negociación.

Descubrieron que los hombres en trajes de negocios indujeron el dominio, medido por una negociación exitosa. Los participantes que observaron el símbolo de la clase alta (el traje de negocios) de su socio de negociación disminuyeron su propia percepción del poder social.

Los hallazgos de Kraus y Mendes también sugirieron una profecía autocumplida relacionada con la forma en que vestirse con ropa que simboliza un estatus superior puede aumentar la confianza en uno mismo. Descubrieron que los participantes que negociaban en una demanda comercial aumentaban los beneficios y disminuían las concesiones ofrecidas.

Juego de roles: somos lo que vestimos

Otra investigación corrobora la realidad de que lo que vestimos afecta la forma en que nos sentimos y actuamos. Un estudio de López-Pérez et al. (2016) exploraron el concepto conocido como cognición implícita y descubrieron que los participantes que vestían túnicas y los asociaban con matorrales de enfermería, se sentían más empáticos y demostraban un mayor comportamiento de ayuda que aquellos que simplemente usaban el matorral o consideraban solo su significado simbólico. [Ii]

Su investigación citó estudios previos que demuestran el impacto que la vestimenta puede tener en la cognición. Un estudio (Adam y Galinsky, 2012) mostró que los participantes que usaban una bata blanca y la identificaban como el saco de un médico exhibían una mejor atención sostenida que los participantes que vestían un saco blanco y que lo identificaban simplemente como un abrigo o como un abrigo de pintor. Otro estudio (Van Stockum y De Caro, 2014) mostró que los estudiantes que vestían bata de laboratorio blanca demostraron un mayor grado de atención a la resolución de problemas.

No hay tal cosa como mujeres profesionales provocativamente vestidas

Además de exudar estatus y poder, la ropa también afecta la percepción de competencia. Dependiendo de su posición, las mujeres pueden perder la percepción de competencia vistiéndose provocativamente en el trabajo.

Un estudio de Howlett et al. titulado "Desabrochado: la interacción entre provocación del atuendo de trabajo femenino y el estado profesional", midió los estándares sesgados de género en el Reino Unido. [iii] Probaron las percepciones de la competencia de mujeres profesionales en diferentes roles de estatus (gerentes y recepcionistas), variando la longitud de la falda y la cantidad de botones desatados en una blusa.

Los evaluadores (también mujeres) percibieron a los gerentes con faldas más cortas y más botones desatados como menos competentes en comparación con cuando vestían de manera más conservadora. Esta interacción observada entre la ropa y el estado no existía para los recepcionistas. Este estudio demuestra un vínculo entre la indumentaria provocativa y la competencia percibida, y también entre la vestimenta y el estado.

Los hallazgos de este tipo son importantes porque a menudo se nos trata de manera diferente según cómo nos perciban, lo que a su vez puede afectar la forma en que nos vemos a nosotros mismos. Esto es particularmente cierto cuando se trata de la percepción de competencia.

La idoneidad puede estar en el ojo del observador

Los diferentes observadores tienen diferentes expectativas de vestimenta profesional y, en consecuencia, tienen diferentes ideas sobre la vestimenta adecuada. Investigación de Ruetzler et al. titulado "¿Qué es el atuendo profesional hoy?" (2012), realizado con participantes de la industria de la hospitalidad, midió las tendencias del profesionalismo contemporáneo. Su investigación demostró que la profesionalidad está indicada de manera más significativa a través de la vestimenta y el arreglo profesional. [Iv]

En su estudio, diferentes categorías de observadores percibieron diferentes estilos de forma diferente. Los miembros de la facultad favorecieron la ropa conservadora, mientras que los profesionales de la industria y los estudiantes creían que la ropa de moda creaba una presentación más favorable cuando la llevaba un candidato, un hallazgo que los investigadores sugirieron que podría tener una explicación generacional.

Su estudio descubrió además que la ropa informal de negocios era preferible a la ropa casual, aunque había una preferencia por la vestimenta de negocios. La ropa oscura era ligeramente preferida sobre la ropa más ligera. Y con respecto al arte corporal, los participantes del estudio creen que cualquier perforación debe ser conservadora, y los tatuajes obvios son inconsistentes con la profesionalidad.

El estilo impacta el éxito

Cuando nos vestimos intencionalmente para el éxito, ganamos confianza a través de la forma en que somos tratados por los demás, así como la forma en que nos percibimos a nosotros mismos. La estrategia de vestimenta profesional parece ser un movimiento inteligente independientemente de su industria, y el logro inducido por el atuendo puede ser una profecía autocumplida.

Wendy Patrick, JD, PhD, es fiscal de carrera, profesora de ética empresarial, autora y experta en comportamiento. Ella es autora del autor de Banderas rojas: Cómo detectar a los enemigos, mineros y personas despiadadas (St. Martin's Press), y coautor de la versión revisada del bestseller del New York Times, Reading People (Random House). Da conferencias en todo el mundo sobre la prevención del asalto sexual, seguridad cibernética segura y evaluación de amenazas, y es un Gerente de Amenazas Certificado de la Asociación de Evaluación de Amenazas. Las opiniones expresadas en esta columna son suyas. Encuéntrela en wendypatrickphd.com o @WendyPatrickPhD, o vea una lista completa de las publicaciones del Dr. Patrick's Psychology Today.

Referencias

[i] Michael W. Kraus y Wendy Berry Mendes, "Los símbolos de Sartorial de la clase social provocan respuestas conductuales y fisiológicas consistentes con la clase: un enfoque diádico", Journal of Experimental Psychology 143, no. 6, 2014, 2330-2340.

[ii] Belén López-Pérez, Tamara Ambrona, Ellie L. Wilson y Marina Khalil, "El efecto de la cognición aplicada en las respuestas empáticas y el comportamiento de ayuda", Psicología social 47, no. 4, 2016, 223-231.

[iii] Neil Howlett, Karen Pine, Natassia Cahill, İsmail Orakçıoğlu y Ben Fletcher,

"Desabrochado: la interacción entre provocación del atuendo de trabajo femenino y el estado laboral", Roles sexuales 72, núm. 3, 2015, 105-116.

[iv] Tanya Ruetzler, Jim Taylora, Dennis Reynolds, William Baker y Claire Killen, "¿Qué es el atuendo profesional hoy? Un análisis conjunto de los atributos de la presentación personal, "International Journal of Hospitality Management 31, no. 3, 2012, 937-943.

Related of "Juego de roles de poder: Vestirse para tener éxito lo hace exitoso"