La ciencia de la violencia

R. Douglas Fields
Fuente: R. Douglas Fields

La violencia en los mítines políticos, el terrorismo y los horrendos tiroteos en el lugar de trabajo nos desconciertan, pero no deberían. Los enfoques tradicionales para comprender la violencia parecen cumplirse. Lo que necesitamos es una comprensión de la violencia a nivel de los circuitos cerebrales. La violencia, como todo comportamiento humano, es controlada por el cerebro. Desde la furia cotidiana en el camino, a la violencia doméstica, a un atentado suicida, la biología de la ira y la agresión es la causa principal de la mayoría del comportamiento violento.

Ver la violencia desde la perspectiva de la disfunción psicológica evita la gran verdad de que las raíces biológicas de la ira existen en todos nosotros. El principal riesgo de muerte en la flor de la vida no es la enfermedad. Es violencia. Si sobrevives hasta la vejez, es muy probable que mueras de una enfermedad, pero según las estadísticas del CDC sobre las muertes en los Estados Unidos en el año 2014, la vida termina de la mano de otro ser humano con tanta frecuencia, desde la primera infancia hasta la edad mediana. el homicidio es la tercera a la quinta causa de muerte más común en todas las edades entre 1-44 años.

CDC
Fuente: CDC

Un psicópata o un terrorista extranjero no es el villano probable. Los datos muestran que el asesino tiene dos veces más probabilidades de ser su amigo o conocido que ser un extraño. La violencia mortal contra uno mismo (suicidio) es solo superada por una lesión accidental como la forma más frecuente en que morimos entre las edades de 10 y 34 años.

El factor más importante en la violencia no es la patología, la psicología o la política: es la biología. Nueve de cada diez personas en prisión por delitos violentos son hombres. Los hombres mueren de homicidio tres veces más rápido que las mujeres. Cuando la víctima es cónyuge o pareja íntima, las mujeres son asesinadas a 3,3 veces más que los hombres. Los machos se suicidan cuatro veces más que las mujeres. La violencia y la masculinidad es un hecho biológico que corre a través de la vasta diversidad de culturas y a través de nuestro árbol ancestral a otros primates.

Tenemos circuitos neuronales de ira y violencia porque los necesitamos. Como especie necesitábamos violencia mortal para obtener alimentos, para protegernos a nosotros mismos, a nuestra familia, a nuestro grupo, y lamentablemente todavía los necesitamos hoy. El orden en la sociedad se mantiene mediante la violencia, impartida metódicamente por la policía y las naciones de acuerdo con leyes que benefician a la sociedad en general, pero esta violencia organizada se basa en el mismo neurocircuito de agresión conectado al cerebro humano de cada individuo.

Estamos al borde de una nueva comprensión de la neurociencia de la violencia. Al igual que los detectives que deslizan una cámara de fibra óptica debajo de una puerta, los neurocientíficos insertan una microcámara de fibra óptica en el cerebro de un animal experimental y observan cómo los circuitos neuronales de la ira responden durante el comportamiento violento. Las neuronas genéticamente modificadas para destellar ráfagas de luz cuando disparan revelan dónde están estos circuitos de ira en el cerebro, y los neurocientíficos pueden estimular o silenciar el disparo de una neurona a la que apuntan por haz de láser. Con solo pulsar un interruptor, los neurocientíficos pueden lanzar a un animal a un ataque violento o detener una batalla violenta activando o sofocando el disparo de neuronas específicas en los circuitos de ira del cerebro. Los avances tecnológicos en la monitorización de las ondas cerebrales y las imágenes cerebrales están aportando nuevos conocimientos sobre este mismo circuito en funcionamiento en el cerebro humano. Estos circuitos de agresión son parte del mecanismo de detección de amenazas del cerebro incrustado en las profundidades de la región inconsciente del cerebro donde también se controlan el sexo, la sed y la alimentación. Luchando por comprender el "pensamiento" de un terrorista suicida o la policía buscando "motivos" en casos donde la violencia es impulsada por percepciones de amenaza, alienación o emoción es una búsqueda en vano. Tal violencia no está motivada por la razón. Es impulsado por la ira.

Nuestra perspectiva actual considera la violencia como una patología y busca encontrar elementos comunes que unan todo el comportamiento violento. "Las diferentes formas de violencia: abuso y negligencia infantil, violencia juvenil, violencia de pareja, violencia sexual, abuso de ancianos y conducta suicida están interconectadas y a menudo comparten las mismas causas", concluye el CDC en su declaración de visión estratégica. Pero agrupar todas las formas de violencia en un intento de encontrar un denominador común ha creado el embrollo incomprensible en el que nos encontramos hoy en día, mientras luchamos por comprender un tiroteo en la escuela, o los feligreses sacrificados dentro de una iglesia por odio racial. La enfermiza violencia de Sandy Hook, que fue producto de una mente quebrada, no se puede agrupar con la violencia de los terroristas en San Bernardino, o la violencia cometida en un robo, o la violencia cotidiana de las peleas en el bar, la violencia doméstica o la muerte Rabia en la carretera. Cada uno de estos actos violentos se puede entender como comportamientos específicos que se controlan, como todos los comportamientos, mediante circuitos específicos en el cerebro activados por desencadenantes específicos.

La mayoría de las veces los circuitos neuronales de agresión son salvadores de vidas, como cuando una madre reacciona instantáneamente agresivamente para proteger a su hijo en peligro, pero a veces fallan y la violencia explota inapropiadamente, como en un ataque de furia en la carretera. Las presiones de la vida moderna presionan constantemente sobre estos factores desencadenantes de la ira. La comunicación internacional y el transporte de alta velocidad aumentan las oportunidades de conflicto entre diferentes grupos de personas. Las armas de violencia amplifican los efectos letales de una mente enfurecida mucho más allá del poder de cualquier individuo para combatir con las manos desnudas. A esto se suman los efectos tóxicos de las drogas psicoactivas para tratar enfermedades mentales y drogas, agravadas por el creciente estrés, la aglomeración y los bombardeos sensoriales del mundo moderno, y vemos que el cerebro humano lucha para hacer frente a un entorno que nunca fue diseñado confrontar.

No podemos esperar controlar la violencia si estamos desconcertados por ella. Las estadísticas de los CDC sugieren firmemente que, además de comprender la base biológica de la enfermedad, existe una necesidad no satisfecha mucho mayor de que la investigación en neurociencia comprenda los fundamentos biológicos del comportamiento violento. No podemos cambiar la biología de nuestro cerebro, pero si elegimos, podemos comprenderlo con el mismo nivel de detalle que comprendemos la biología de un latido del corazón humano.

Related of "La ciencia de la violencia"