La clave sorprendente para el éxito de las relaciones

Pressmaster/Shutterstock
Fuente: Pressmaster / Shutterstock

Cuando pensamos en crear una relación sana y exitosa, tendemos a enfocarnos en cómo podemos superar nuestras diferencias. Queremos dejar espacio para que ambos seamos nuestros seres diferentes; queremos ser capaces de comunicarnos abiertamente sobre las formas en que vemos las cosas de manera diferente; y queremos aprender a ver e incluso apreciar el mundo desde la perspectiva de la otra persona.

Esto es especialmente cierto cuando la relación es entre una mujer y un hombre; queremos permitirnos deleitarnos en la inmensidad que existe entre nosotros. Los mensajes que recibimos en la cultura nos dicen, después de todo, que somos mundos aparte: Venus y Marte tienen diferentes órbitas, diferentes gravedades, diferentes longitudes de onda de luz. Negociar esta vastedad parece tan gloriosamente inclusivo. Pero ahora las observaciones científicas que utilizan nueva tecnología de escaneo sugieren algo aún más fascinante: esa visión simplemente no es cierta.

En un estudio de imágenes cerebrales realizado en la Universidad de Tel Aviv, los científicos descubrieron que los cerebros de hombres y mujeres son muy similares . De hecho, les costó encontrar áreas del cerebro que no fueran similares.

Al sondear aún más, los científicos trataron de encontrar hombres que solían ser estereotípicamente "masculinos" y mujeres que solían ser estereotipos "femeninos". Una vez más, los científicos se quedaron cortos. Sus escaneos revelaron que solo el 0.1 por ciento de la población masculina es estereotípicamente masculina o femenina. El resto de nosotros, esencialmente todos nosotros, somos una combinación de características masculinas y femeninas. Piénselo: si se describiera a sí mismo, probablemente admitiría que tiene cualidades masculinas y femeninas en su personalidad. Y lo mismo ocurriría con todos los demás.

Nuestra mayor necesidad: conexión social

Si profundiza en la literatura sobre deseos y necesidades humanas, encontrará la misma historia: todos somos extremadamente similares. Después de la comida y el refugio, nuestra mayor necesidad es la conexión social: un sentido de pertenencia. Si usted es un hombre o una mujer, y no importa su edad, tener relaciones positivas con otras personas es increíblemente importante para su salud, bienestar y longevidad. Eso es presumiblemente por qué nos buscamos unos a los otros y entablamos relaciones en primer lugar.

Sin embargo, también vemos que hay una creciente epidemia de soledad: una de cada cuatro personas dice que no tiene a nadie con quien hablar sobre sus problemas personales. Eso es enormemente triste e insalubre. La buena noticia, sin embargo, es que la conexión social no se reduce a la cantidad de relaciones que tiene una persona, sino que proviene del interior . Si te cuidas y eres feliz desde adentro, descubrirás que te sientes conectado con los demás. No debería parecer un concepto tan extraño que una buena relación contigo mismo predice mejores relaciones con los demás.

El estrés y la ansiedad, por ejemplo, nos vuelven egocéntricos y menos empáticos. No es de extrañar que tengas dificultades para conectarte con otras personas cuando estás nervioso. Entonces, el primer paso para tener mejores relaciones es aprender a reducir el estrés y la ansiedad, para tener una mejor relación contigo mismo.

Una mejor relación contigo mismo predice mejores relaciones con los demás

Lo más difícil que podemos hacer es amarnos a nosotros mismos. Hay un millón de otras cosas en nuestra lista antes del autocuidado. Y nos enamoramos de la noción falsa de que la autocrítica es esencial para la superación personal. No tan. Claro, la autoconciencia es una habilidad crítica, pero la investigación muestra que la autocrítica equivale a castigarte: solo te deprime. Es cuando ejercemos la autocompasión que nos volvemos más felices y más resilientes, que tenemos menos ansiedad, depresión y estrés, y que nuestras relaciones con los demás mejoran.

Tener autocompasión no significa no asumir la responsabilidad de ti mismo y de tus acciones, o permitirte ser un holgazán perezoso. Simplemente significa que no te reprende en todo momento. La persona autocompasiva se recupera más fácilmente de los reveses y tiene una sonrisa preparada. La persona autocompasiva sabe cuándo tomarse un descanso del trabajo para poder estar llena de energía y vida. La persona autocompasiva sabe cómo tener buenos límites debido al respeto propio. La persona autocompasiva te enseñará a amarte a ti mismo.

¿Cómo se ejerce la autocompasión? Simple: Date un gusto como si fuera un amigo. Cuando cometes errores, consiéntase. Cuando falles, recuerda lo que le dirías a un amigo: "Todos cometen errores". Cuando te sientas abrumado por la tristeza o la emoción, observa estas emociones como lo harías con las de un amigo, y mantente con amor. La investigadora de la autocompasión Kristin Neff incluso aboga por darse un abrazo.

¿La mejor parte? Al desarrollar una relación amorosa contigo mismo, te vuelves más feliz, te conectas mejor con los demás y prosperas tus relaciones con los demás. Incluso mejor, quizás, viviendo una vida de plena aceptación y amor, le das permiso a los demás para hacer lo mismo, y ese es el secreto de una vida más plena y conectada.

HarperOne
Fuente: HarperOne

Para obtener más información sobre la felicidad, las relaciones y vivir una vida exitosa, consulte mi último libro, The Happiness Track: Cómo aplicar la ciencia de la felicidad para acelerar su éxito (HarperOne, 2016).

Una versión de este artículo apareció por primera vez en la revista Spirituality & Health.

Related of "La clave sorprendente para el éxito de las relaciones"