¿La cultura te está mentalmente enfermo?

Estos son los hechos: en todo el mundo, la depresión es la tercera cepa más importante para la salud y el bienestar. En la población general, los trastornos de ansiedad son más frecuentes que cualquier otra clase de enfermedades mentales. Los antidepresivos son los medicamentos más prescritos en todo el mundo, y el uso de medicamentos contra la ansiedad también está en aumento. De hecho, son uno de los cinco fármacos más recetados en los Estados Unidos. Algunos expertos sostienen que somos "seguramente la generación más neurótica de la historia" (citado por Kenny, 2003, p.2).

Como la enfermedad mental ha ido en aumento ahora durante décadas, es menos una cuestión de si nuestra cultura nos está haciendo más propensos a enfermedades mentales hoy que épocas anteriores y más de lo que podemos hacer para identificar aspectos de la cultura que está incitando a nuestra disfunción. También necesitamos comenzar a identificar cómo combatir los peligros culturales a nuestra salud mental. De hecho, cuanto más industrializada es la cultura, más en riesgo parecemos ser para la patología. Tomemos, por ejemplo, el hallazgo de que si bien la depresión es el octavo caso más alto de carga de morbilidad en los países de bajos ingresos (¡todavía es un número alto!), Sube hasta el primer lugar en los países más industrializados (ver enlace CDC, 2011 para detalles). Del mismo modo, los trastornos de ansiedad tienden a ser más altos en los países desarrollados en comparación con los menos desarrollados. Una mayor conciencia y una menor estigmatización de las enfermedades mentales hoy en día no pueden explicar por completo la asombrosa incidencia de la patología (con trastornos del estado de ánimo y la ansiedad en aumento en particular) en todo el mundo.

Francamente, la cultura nos está enfermando. Estamos privados de sueño, sobre estimulados, saturados de medios, multitarea, con mucha cafeína y mucha gasolina, siempre en lo que es más grande y mejor, una cultura materialista (sin fin a la locura a la vista). La cultura se ha vuelto más competitiva, y no solo nos estamos comparando con los Jones, sino que nos estamos comparando con Kardashians y Jolie-Pitts, que han comprado mucho. Las corporaciones nos bombardean con mensajes de que podemos tenerlo todo, si solo consumimos sus productos, tomamos sus medicamentos, compramos sus autos, comemos sus alimentos, la lista sigue y sigue. Somos consumidores en todo el sentido de la palabra, y cuando inevitablemente nos enfermamos, cuando nos descomponemos por una razón u otra, consumimos una vez más. Sí, la cura es realmente solo una distorsión de la enfermedad.

¿Qué es una persona promedio que hacer? Aquí está el problema: si bien podemos identificar los aspectos disfuncionales de nuestra cultura, la cultura misma es intangible, y para alterar o cambiar estas disfunciones se requieren cambios sistémicos fuera del alcance del control de una persona. Entonces, mientras que un cínico puede verse obligado a replicar "no mucho", lo que cada persona puede hacer es estar más en sintonía con las formas obvias y sutiles en que la cultura puede estar conduciendo sus comportamientos y / o expectativas. Además, el hecho de que vivamos en una cultura determinada no significa que debamos aceptar totalmente todos los aspectos de la cultura misma. Es importante resistir contra aquellas fuerzas de una cultura que sirven para incitar nuestras patologías.

Aprende a decir no a trabajar todo el día. Apague la tecnología, aunque solo sea por una hora al día. Créeme, realmente no necesitas la nueva aplicación de iPhone (o la versión más nueva del iPhone, para el caso) o lo que sea que la nueva "mejor opción" sea la actual. Tómese el tiempo para hacer una pausa de lo que sea que lo esté desangrando cuando se sienta particularmente estresado. Apagar la televisión. Tenga cuidado con los mensajes de los medios que pueden hacerle sentir mal consigo mismo o de alguna manera menos que . De hecho, un gran consejo que encontré en un artículo sobre cómo los mensajes de los medios incitan a la imagen corporal negativa señala que una manera en que podemos combatir las autoevaluaciones negativas cuando nos enfrentamos con imágenes de la cultura es preguntarnos: "¿Me están vendiendo algo? aquí? "(Wiseman, 2012, p.7).

Estos pequeños pasos pueden recorrer un largo camino para desprendernos de los aspectos disfuncionales de las sociedades industrializadas. Y no se preocupe: continuaré a la mano para identificar trampas más peligrosas, ya que provienen de nuestra cultura a veces enloquecedora.

Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) (2011). Carga de la enfermedad mental. Obtenido de http://www.cdc.gov/mentalhealth/basics/burden.htm.

Kinney, U. (2003, 11 de octubre). La felicidad es … estar triste. El guardián. Obtenido de http://www.guardian.co.uk/society/2003/oct/12/medicineandhealth.booksonh….

Wiseman, E. (2012, 9 de junio). Incómodo en nuestra piel: el informe de la imagen corporal. El guardián. Obtenido de http://www.guardian.co.uk/lifeandstyle/2012/jun/10/body-image-anxiety-ev…

Copyright Azadeh Aalai 2012

Related of "¿La cultura te está mentalmente enfermo?"