La cura para la soledad

El mundo se hace cada vez más pequeño, más conectado, más lleno e, irónicamente, cada vez más solitario para muchos de nosotros. Este es un problema con toda una serie de consecuencias infelices, no solo para las personas que lo experimentan, sino para la sociedad en general.

Es importante señalar antes de ir más allá que la soledad no es lo mismo que ser una persona privada, o un "solitario", porque algunos de nosotros realmente necesitamos y disfrutamos de mucho tiempo para nosotros mismos. La soledad, en cambio, se refiere a la diferencia entre la cantidad de contacto social y la intimidad que tiene y la cantidad que desea. Se trata de sentirse aislado, como un paria.

(Dicho esto, lo opuesto a la soledad tampoco es la popularidad : puede tener docenas de "amigos" y sentirse solo. La verdadera intimidad y los sentimientos de relación se basan más en la calidad de sus relaciones que en la cantidad).

La soledad persistente no solo es emocionalmente dolorosa, sino que puede ser más dañina para nuestra salud física y mental que muchas enfermedades psiquiátricas. Por ejemplo, las personas solitarias duermen mal, experimentan depresión y ansiedad severas, tienen un funcionamiento inmune y cardiovascular reducido y muestran signos de deterioro cognitivo temprano que se vuelven más severos con el tiempo.

No es sorprendente que los psicólogos hayan creado docenas de intervenciones diseñadas para tratar de hacer frente a esta epidemia de soledad. Los enfoques adoptados son variados, pero se pueden dividir, en términos generales, en cuatro categorías diferentes.

Hay intervenciones dirigidas a:

Mejorando las habilidades sociales. Algunos investigadores argumentan que la soledad es principalmente el resultado de la falta de habilidades interpersonales necesarias para crear y mantener relaciones. Típicamente, estas intervenciones implican enseñar a las personas cómo ser menos socialmente incómodas: participar en conversaciones, hablar por teléfono, dar y recibir elogios, sentirse cómodo con períodos de silencio y comunicarse de manera positiva de manera no verbal.

Mejorando el apoyo social. Muchas personas solitarias son víctimas de circunstancias cambiantes. Estos enfoques ofrecen ayuda profesional y asesoramiento para las personas en duelo, ancianos que han sido reubicados e hijos de divorcio.


Incrementar las oportunidades de interacción social. Con este enfoque, la lógica es simple: si la gente está sola, dales la oportunidad de conocer a otras personas. Este tipo de intervención, por lo tanto, se enfoca en crear tales oportunidades a través de actividades grupales organizadas.


Cambiando el pensamiento maladaptativo. Este enfoque puede parecer sorprendente, y su razonamiento es menos obvio que los otros enfoques. Pero investigaciones recientes revelan que con el tiempo, la soledad crónica nos hace cada vez más sensibles y en busca de rechazo y hostilidad. En situaciones sociales ambiguas, las personas solitarias piensan inmediatamente lo peor. Por ejemplo, si su compañero de trabajo Bob parece más callado y distante que de costumbre últimamente, es probable que una persona solitaria suponga que ha hecho algo para ofender a Bob, o que Bob lo ignora intencionalmente .

Las personas solitarias le prestan más atención a la información social negativa (como el desacuerdo o la crítica). Recuerdan más cosas negativas que sucedieron durante un encuentro con otra persona, y menos cosas positivas.

Todo esto lleva, como se puede imaginar, a expectativas más negativas sobre las futuras interacciones con los demás: las personas solitarias no esperan que las cosas les vayan bien y, en consecuencia, a menudo no.

Las intervenciones destinadas a cambiar este patrón de pensamiento autocumplido comienzan enseñando a las personas a identificar los pensamientos negativos cuando ocurren. Cada vez que se sienten ansiosos por un encuentro social, se concentran en todo lo que salió mal o se preguntan si han causado una mala impresión, se levanta una bandera roja.

A continuación, aprenden a tratar estos pensamientos negativos como hipótesis comprobables en lugar de hechos. Consideran otras posibilidades, tal vez todo irá bien, tal vez no fue del todo malo, tal vez a todos les gustó después de todo. Practican tratando de ver las cosas desde la perspectiva de los demás, e interpretan sus acciones de forma más benigna.

Tomemos el caso de Bob el compañero de trabajo distante. Con la recapacitación mental, las personas solitarias aprenden a hacerse preguntas como "¿Estoy seguro de que a Bob no le gusto? ¿Podría haber otras razones más probables para su comportamiento reservado y reservado en el trabajo? ¿Podría simplemente estar preocupado con algún problema? Sé que a veces me callo y me distraigo cuando algo me molesta. ¡Quizás el comportamiento de Bob no tiene nada que ver conmigo !

Una vez que se desterraron los pensamientos negativos, las personas solitarias pueden abordar nuevas relaciones con una actitud positiva y optimista, ver lo mejor en los demás y aprender a sentirse más seguros de sí mismos.

Con cuatro enfoques para curar la soledad, la pregunta obvia es: ¿qué funciona? Gracias a un metanálisis reciente de 50 intervenciones de soledad diferentes, la respuesta es clara. Las intervenciones destinadas a cambiar los patrones de pensamiento inadaptados fueron, en promedio, cuatro veces más efectivas que otras intervenciones para reducir la soledad. (De hecho, los otros tres enfoques no fueron particularmente efectivos en absoluto).

Resulta que, fundamentalmente, la soledad a largo plazo no se trata de ser torpe, o la víctima de las circunstancias, o la falta de oportunidades para conocer gente. Cada uno puede ser el motivo de una soledad relativamente a corto plazo: cualquier persona que alguna vez se haya mudado a una nueva ciudad o una nueva escuela y que haya tenido que comenzar a construir una red de amigos desde cero ciertamente sabe lo que es sentirse solo. Pero este tipo de soledad no necesita durar mucho, y generalmente se forman nuevas relaciones … a menos que haya caído en una forma de pensar que impide que se formen relaciones.

Más que cualquier otra cosa, la cura para la soledad persistente radica en romper el ciclo negativo de pensamiento que la creó en primer lugar.

Sígueme en Twitter @hghalvorson

Related of "La cura para la soledad"