La epidemia silenciosa: hombres jóvenes que abandonan la universidad

Este blog de invitados, de mi amigo, colega y experto en educación Dan Riseman, nos ayuda a comprender las razones por las cuales algunos hombres jóvenes pueden tener dificultades para terminar la universidad y qué se puede hacer para ayudarlos.

Las estadísticas son desconcertantes. En la última década, alrededor del 30% de los hombres jóvenes abandonaron la universidad durante su primer año (Hartley). Para aquellos que se quedaron, el 38% completó su licenciatura en cuatro años y el 58% terminó dentro de los seis. (Centro Nacional de Estadísticas de Educación). Según los investigadores, las luchas de los estudiantes de primer año de la universidad masculina no han cambiado mucho a través de los años, pero muchos de los hombres jóvenes de hoy en día, en comparación con los del pasado, son menos resilientes con respecto a los desafíos. Durante dos décadas, he ayudado a cientos de hombres y mujeres jóvenes a ingresar a la universidad. Si bien ninguna de mis alumnas ha abandonado el colegio, varios estudiantes masculinos vuelven a casa sin títulos y, a menudo, con una sensación de decepción y desesperación. ¿Cuál es la causa de esta discrepancia?

El desarrollo juega un papel. Los niños no maduran tan rápido como las niñas y las niñas tienden a tener mejores habilidades sociales y de comportamiento desde el jardín de infantes en adelante. (Isaacs, p.8). El retraso de los niños puede conducir a elecciones de conducta que agravan el ajuste deficiente. Un número significativo de jóvenes universitarios con habilidades sociales deficientes se aíslan. Como se detalla en el libro de Hannah Rosin, The End of Men , los estudiantes masculinos luchan más que sus contrapartes femeninas de múltiples maneras. Según Rosin, las estudiantes universitarias "ven un nuevo contexto social y se adaptan a las nuevas circunstancias". Los estudiantes varones, por otro lado, "siguen las viejas costumbres", y son menos adaptables, lo que a su vez desencadena la angustia.

La biología también figura en. El TDAH, la dislexia y otras discapacidades de aprendizaje son más frecuentes en los hombres. De hecho, dos tercios de los estudiantes con discapacidades de aprendizaje son hombres. (Marder, Levine y Wagner, p.8). Para aquellos con problemas de aprendizaje, es fundamental contar con las habilidades necesarias para la autogestión y el ingenio; Sin embargo, esto no suele ser el caso. En la universidad, muchos estudiantes con problemas de aprendizaje no buscan los servicios disponibles para ellos. No identifican adaptaciones tales como apoyo académico y servicios de asesoramiento que los ayudarían a tener éxito. Los sentimientos de frustración y dolorosas luchas académicas pueden generar y conducir al deseo de escapar.

Las redes sociales también se suman a la angustia de la universidad porque crea una percepción glorificada de las experiencias de los demás. "Todo el mundo lo está pasando muy bien, lo que está mal conmigo, tiene tantos amigos …". podría pasar por la mente. Tales comparaciones conjuran envidia, autocrítica y tristeza. Un joven frágil puede ser incapaz de percibir que los mensajes a menudo se idealizan y no la historia verdadera o completa. (Hay datos que sugieren que las redes sociales desencadenan una baja autoestima en algunas personas). También existen presiones sociales en persona. En la universidad, muchos jóvenes se sienten obligados a seguir un "guión masculino". Un alumno lo describió como "Beba, fume y se engancha". Sin embargo, muchos estudiantes masculinos encuentran este tipo de vida insatisfactorio, dejándolos emocionalmente vulnerables.

La solidificación de identidad es una tarea de esta fase de la vida. Si uno no puede cumplir con el rol esperado, aferrarse a una alternativa o volar solo con facilidad, la desesperación puede sobrevenir. El cuarenta y cuatro por ciento de los estudiantes universitarios informan que tienen síntomas de depresión y la depresión es la principal razón por la cual los estudiantes abandonan la escuela.

El hecho de que los hombres no son tan propensos como sus compañeras de clase a buscar ayuda para las dolencias psicológicas también contribuye al problema. Buscar apoyo, en lugar de rebelarse, negar o sufrir en silenciosa vergüenza, tiene que ser una opción aceptable. Pero parece que para muchos hombres jóvenes, no lo es. Los hombres jóvenes representan solo un tercio de los clientes del servicio de asesoramiento universitario (Reetz, Krylowicz y Mistler, página 14). Los consejeros universitarios están empezando a acercarse a estos hombres en los dormitorios, fraternidades y el gimnasio. Mientras tanto, una generación de "niños perdidos" está abandonando la universidad y volviendo a vivir con sus padres. De hecho, los hombres jóvenes tienen casi el doble de probabilidades que las mujeres jóvenes de vivir con sus padres; el 59% de los hombres de entre 18 y 24 años que viven en casa (Drake).

Otro problema que interfiere con mantener el rumbo es que algunos jóvenes tienen expectativas poco realistas. Creen que pueden seguir los pasos de Bill Gates o Steve Jobs y hacer una fortuna sin un título universitario. Un estudiante dijo: "Fui a la universidad para mantener felices a mis padres". Como resultado, ingresan a la universidad con poco sentido de propósito y terminan fracasando. Si bien estos desertores se imaginan que pueden tener éxito sin un título, las nuevas empresas exitosas son raras. La disyunción entre la gran expectativa y la humillante realidad puede provocar una frustración extrema y una movilidad profesional mínima. No convertirse en el próximo puesto de trabajo además de no haber obtenido un título universitario es una preparación para las luchas psicológicas y profesionales.

Los padres pueden sentir una culpa abrumadora cuando su hijo abandona la universidad. Muchos padres se culpan a sí mismos. Se dan cuenta de que su estilo de helicóptero puede haber extendido la adolescencia de su hijo y retrasado su convertirse en un adulto responsable. La realidad es que los estudiantes universitarios que experimentaron la crianza de helicópteros informaron niveles más altos de depresión y un mayor uso de antidepresivos (Esposito). La investigación ha demostrado que la crianza en helicóptero puede resultar en niños no resistentes que no pueden pensar por sí mismos. Una vez que el niño regresa a casa, si los padres le permiten sentir la desilusión, puede sentirse motivado para cambiar. Si los padres una vez más resuelven su problema, apuntalarlo o producir el ungüento que elimina la picadura, es posible que no desarrolle los recursos internos necesarios para seguir adelante. Los días de navegar en cada aspecto de la vida de ese niño deben terminar para asegurarse de que aprenderá a valerse por sí mismo.

Para los estudiantes que abandonan, es importante planificar su futuro de manera oportuna. Evitar el futuro dará lugar a un mayor miedo y parálisis emocional. Aquellos que regresan a casa deben reflexionar sobre por qué no tuvieron éxito o adaptarse bien en la universidad y buscar ayuda profesional si es necesario. Establecer una rutina diaria saludable es importante: conseguir un trabajo, ser voluntario en la comunidad y mantenerse activo para crear un sentido de efectividad y de impulso. Volver a la universidad puede no ser la respuesta, pero la reparación de la autoestima y el enfoque son esenciales sin importar cuál sea el siguiente paso.

by Chloe Barron
Fuente: por Chloe Barron

Related of "La epidemia silenciosa: hombres jóvenes que abandonan la universidad"