La evolución de un sentimiento ansioso

Los sentimientos, incluso los sentimientos muy desagradables como el miedo, tienen un propósito (ver mi blog, "El propósito de los sentimientos"). Son un acicate para la acción. Por ejemplo, se supone que alguien que está siendo tratado groseramente o frustrado de cualquier otra forma se enoja. La sensación subjetiva de estar enojado se muestra exteriormente en una voz elevada y una expresión enojada. Se comunica un mensaje de un tipo particular de angustia y, junto con ello, una demanda de atención. Otras personas responden, en mayor o menor medida, absteniéndose de hacer lo que sea objetable. Aquellos que tienen problemas para enojarse tienen problemas para influir en las personas que los rodean. Cualquier otro sentimiento se puede mostrar de manera similar para ser útil. La alegría y el afecto sirven para unir a las personas, especialmente a las familias. La tristeza, como la nostalgia, representa una pérdida y es un recordatorio para compensar esa pérdida de alguna manera. El dolor ocurre cuando la pérdida es demasiado extrema para obtener reparación.

La ansiedad es un tipo de miedo continuo. Es el precio pagado por anticipar las dificultades. Sirve para preservar al individuo, al igual que los sentimientos sexuales sirven para preservar la especie. El miedo es quizás la emoción más fácil de entender. En vista de un peligro Inmediato, los animales, incluidos los seres humanos, demuestran una reacción de "lucha o huida". Junto con la sensación subjetiva de miedo, se produce una respuesta fisiológica complicada que sirve para preparar al individuo para la acción inmediata: el tiempo de los músculos, la respiración y la frecuencia cardíaca aumentan, la presión arterial aumenta. Ocurren otros cambios hormonales. Y esta misma reacción complicada tiene lugar ya sea que alguien sea amenazado por un jefe enojado, una pandilla de matones en un callejón o un elefante cargado. Una disputa con un cónyuge, un examen escolar, una película de miedo o una lesión repentina -todas las circunstancias que atemorizan- ponen en marcha la misma serie de cambios fisiológicos, aunque en mayor o menor medida según la amenaza que siente la persona. Cada uno de estos cambios corporales contribuye a la capacidad de manejar el estrés. Incluyen un estado de alerta elevado y una disposición física para responder con decisión y prontitud. Ellos son normales Los tranquilizantes u otras sustancias que interfieren con su apariencia también interfieren con la capacidad de reaccionar. Alguien que está crónicamente asustado se dice que está ansioso.

Pero, ¿puede la ansiedad volverse tan severa que interfiere con la capacidad para sobrellevarla? ¿Es ese el pánico? Sí. El miedo, como cualquier otra emoción, es una respuesta útil a una circunstancia ordinaria; pero en una situación donde no es posible luchar o huir, la reacción del cuerpo al peligro parece exagerada y prolongada. El pánico ocurre cuando un peligro parece inminente y abrumador, e inevitable. En el caso de un soldado que responde al combate, es más la situación en sí la que es anormal que la respuesta emocional del individuo a ella.

Sin embargo, hay momentos en que las circunstancias son normales y la respuesta de la persona es anormal. Tal es el caso del trastorno de pánico. Alguien haciendo cola en un banco o conduciendo por un puente o por un túnel, sin peligro aparente ni siquiera por su propia cuenta, de repente se siente aterrado y experimenta todos los cambios fisiológicos que acompañan al miedo. Para este fenómeno notable hay dos posibles explicaciones diferentes:

  1. Esa persona nace con una sensibilidad especial, mediada quizás a través de algún miembro del sistema nervioso central o del sistema endocrino, y reacciona de manera exagerada, algo así como un altavoz emite un chillido si el volumen es demasiado alto. El hecho de que el trastorno de pánico y la agorafobia que suele acompañarlo se repita en familias puede parecer explicable si la discapacidad subyacente resulta ser genética.

Es posible que algún tipo de hipersensibilidad definible se encuentre algún día, pero la evidencia de esto ahora no es convincente. Tampoco esa debilidad intrínseca explicaría por qué alguien viviría entre los veintitantos y los treinta años sin dar ninguna señal de ello, entraría en un período de cuatro o cinco años de ser extremadamente sintomático, sintiéndose ansioso la mayor parte del tiempo y presa del pánico. al menos una vez al día, y sin embargo, después del tratamiento adecuado, continúe el resto de su vida sin ningún síntoma.

2. La segunda explicación posible, más creíble para mí, es que las personas en pánico en algún nivel fundamental malinterpretan sus circunstancias y se sienten en grave peligro cuando no existe un peligro objetivo, ni siquiera que puedan ver. A lo largo del camino de crecimiento han aprendido, por lo general de los padres, que el mundo es un lugar peligroso. Incluso la salud física, que todos los demás consideran natural, se considera precaria. Por lo tanto, para evitar la calamidad, es necesario estar siempre en guardia. Como resultado, ciertos lugares, incluso ciertos sentimientos, se vuelven aterradores. Después de un tiempo, incluso la sensación de estar asustado se vuelve aterrador. El ataque de pánico aparece en un momento particular, tal vez, debido a un estrés particular, por desgracia, generalmente demasiado sutil para ser reconocido de inmediato. A partir de entonces, la cautela generalizada que tienen estas personas del mundo se centra en el miedo a los ataques de pánico, en el efecto que tienen en la salud física y mental y en la posibilidad de perder el control tras un ataque así y hacer algo que es peligroso o embarazoso

Por esta explicación, entonces, una fobia es una respuesta de evitación a un peligro inexistente. Es el resultado de una creencia errónea. El tratamiento, por lo tanto, es un proceso de aprendizaje o reaprendizaje. El fóbico debe aprender, primero, que los ataques de pánico no son peligrosos en sí mismos y segundo, que la ilusión de estar atrapado e indefenso, ya sea en un túnel o en un avión, no es más que eso: una ilusión. No se requiere nada más para curar una fobia. Para lograr esa cura, la persona fóbica debe desarrollar una postura activa para responder al ataque de pánico, en lugar de esperar pasiva e impotente a que esa sensación disminuya. Ser activo mentalmente tiende a apagar el sentimiento de pánico. No es posible evitar los ataques de pánico, incluso con el uso de tranquilizantes, pero es posible aprender a expulsarlos. Hay herramientas que se pueden usar para dirigir la atención de la persona que tiene pánico lejos de esa sensación, después de lo cual la sensación desaparece.

Se puede decir que un trastorno de pánico se cura después de que el miedo al ataque de pánico desaparece. Cuando los pacientes me dicen -ten o doce veces- que estaban en una situación fóbica y experimentaron un ataque de pánico realmente malo sin irse , sé que finalmente son mejores. Luego, los ataques de pánico pueden reaparecer brevemente a intervalos crecientes, pero ya no son temidos. Son simplemente una sensación más. Llega un momento en que los pacientes no pueden recordar su último ataque de pánico. (c) Fredric Neuman Extraído de "Rising Above Fear: un tratamiento de 8 semanas para fobias". Siga el blog del Dr. Neuman en fredricneumanmd.com/blog/ o solicite asesoramiento en fredricneumanmd.com/blog/ask-dr-neuman-advice- columna/

Related of "La evolución de un sentimiento ansioso"