La guerra en tu cerebro entre hábitos saludables y no saludables

Todos queremos que nuestros hijos tengan hábitos saludables, pero los hábitos poco saludables a menudo nos toman por sorpresa. Para entender por qué, ayuda saber cómo el cerebro construye hábitos.

Un hábito es una verdadera vía física en el cerebro. La electricidad fluye sin esfuerzo por un camino bien desarrollado, por lo que el comportamiento es fácil. A un niño que crea buenos hábitos le resultará fácil tomar medidas de autocuidado, y un niño que construye malos hábitos encontrará que es fácil hacer cosas que dañan su bienestar a largo plazo.

Nacemos con muchas neuronas, pero muy pocas conexiones entre ellas. Las conexiones se desarrollan cada vez que se liberan nuestros químicos cerebrales felices e infelices. Esto nos lleva a repetir un comportamiento que se sintió bien, y evitar un comportamiento que se sentía mal. Así es como los mamíferos se cablearon para sobrevivir antes de la era del lenguaje, los diplomas y los expertos en desarrollo curricular.

Las vías neuronales que construyes cuando eres joven se convierten en autopistas en tu cerebro, gracias a una sustancia química llamada mielina. Sus vías mielinizadas facilitan hacer cosas que se sintieron bien cuando era joven y evitan las cosas que duelen cuando era joven. Después de los 20 años, la mielina cae en picado y las nuevas superautopistas son difíciles de construir. Ayudar a un niño a desarrollar hábitos saludables es el mejor legado que puede dejar.

El cerebro aprende de lo que se siente bien
Comer una galleta se siente bien porque estimula la dopamina. Obtener un abrazo se siente bien porque estimula la oxitocina. Obtener respeto por su fuerza o su aspecto se siente bien porque estimula la serotonina. Nuestro cerebro evolucionó para promover la supervivencia, y comer está relacionado con la supervivencia de muchas maneras diferentes. Terminamos con muchos impulsos conflictivos sobre cómo sentirse bien y cómo sobrevivir.

Si comes una segunda galleta, se estimula poca dopamina porque no satisface una necesidad real. El cerebro está diseñado para motivarte a hacer cosas que satisfagan tus necesidades. La dopamina motiva a un mono a seguir intentando abrir una nuez después de que ha fallado durante diez frustrantes minutos. Si comes nueces previamente desgranadas de una bolsa en frente del televisor, no obtienes tanta dopamina. Pero puede hacerlo de todos modos porque la primera bolsa de nueces creó un camino, y no ha aprendido otras formas de estimular su dopamina. El cerebro está constantemente buscando formas de estimular productos químicos más felices porque eso los llevó a sobrevivir en el estado de naturaleza.

El brócoli se siente bien
El brócoli al principio estimula menos dopamina que una galleta, porque el cerebro primitivo responde a los alimentos ricos en calorías. Pero puede conectarse para disfrutar de la forma en que el brócoli satisface sus necesidades reales. Imagine la fortaleza que tiene cuando come alimentos saludables. Repita esa imagen y construya una vía neuronal que vincule el brócoli con sus productos químicos felices. Su dopamina fluirá tan pronto como planee una salida al mercado de granjeros porque está satisfaciendo una necesidad.

Un niño responde a lo que se siente bien ahora porque la alegría de satisfacer las necesidades a largo plazo es una vía neuronal compleja que lleva tiempo construir. Un abrazo se siente bien ahora. Es por eso que los padres juegan un papel tan importante en la construcción de buenos hábitos.

Pero es complicado. Negarse a comer brócoli puede ser bueno para un cerebro joven. El poder y la atención se sienten bien, y un cerebro joven puede aprender que los ataques de alimentos son una forma de obtenerlo. Darle demasiado aplauso a un niño por comer vegetales puede dar una lección equivocada. La lección correcta es que el auto cuidado se siente bien. La excesiva preocupación por verse bien o luchar contra las enfermedades puede derivar en vías infelices a largo plazo. Debemos ser muy cuidadosos con los comportamientos que recompensamos porque un cerebro joven siempre está aprendiendo de lo que se recompensa.

Con el tiempo, la aprobación de los compañeros compite con la aprobación de los padres. Cuando un niño obtiene la aprobación social, la buena sensación de la serotonina y la oxitocina allan las vías neuronales que los conectan para repetir el comportamiento. Terminamos con muchos caminos diferentes que nos inclinan hacia diferentes formas de satisfacer nuestras necesidades. Pertenecer se siente bien y obtener respeto se siente bien. Pero podemos aprender a buscar recompensas sociales de forma que no comprometan nuestro cuidado personal.

La distracción se siente bien
Una cookie puede distraerte de los malos sentimientos. Un niño puede aprender que la buena sensación de comer alivia un mal momento. Las neuronas se conectan en ese momento y tu cerebro puede conectar con la idea de que la comida alivia los problemas. Cada vez que funciona, la ruta se construye. Es por eso que es importante aprender distracciones saludables. Tenemos que aprender a vivir con frustración porque los problemas no siempre se pueden resolver en un minuto. Preparar alimentos saludables es una excelente manera de aliviar la frustración. El cerebro puede cablearse para disfrutar el acto de preparar la comida sin comer en exceso.

Cuando los demás se sienten bien, sus neuronas espejo disparan

Si ves que tus padres comen una galleta cuando se sienten mal, te envía un cable para que te comas una galleta cuando te sientes mal. No repetimos todo lo que hacen nuestros padres porque tenemos otras influencias. Si observas a un hermano salir a correr cuando se sienten mal, puedes conectarte para hacer eso. Pero las neuronas espejo juegan un papel muy importante en nuestros hábitos de cuidado personal. Son neuronas especiales que se activan cuando ves a otro individuo obtener una recompensa o evitar el dolor. La activación es débil en comparación con hacer el comportamiento usted mismo, pero si lo mira una y otra vez, se construye una gran vía.

Pero es complicado. Algunos padres actúan como si murieran si comen una galleta, ya sea por ganancia de peso o enfermedad. Enorme ansiedad acerca de las elecciones de alimentos puede conectarse. No somos prisioneros de nuestros primeros circuitos, de hecho, nuestro poder para darles forma es el tema de mi libro. Pero un niño que comienza la vida con el hábito de sentirse bien con el cuidado de sí mismo tiene una gran ventaja.

El poder de los primeros modelos a seguir
En la vida adulta, notamos nuestro cableado temprano porque encontramos palabras para explicar nuestras acciones. Pero podemos aprender a notar el núcleo de nuestros propios hábitos de cuidado personal. Una emotiva publicación de blog sobre este tema es The Role Model in You, de Len Saunders. El conocido experto en acondicionamiento físico infantil pidió a las personas que reflexionen sobre el modelo que tienen dentro de ellos cuando se trata de comer y hacer ejercicio. Los comentarios varían ampliamente: algunas personas aprendieron hábitos saludables de sus padres y otros aprendieron a tomar decisiones saludables a pesar de los hábitos de sus padres. Esta publicación en el blog fue un recordatorio fascinante de cómo nuestras experiencias tempranas únicas nos hacen ser quienes somos.

Mis hijos crecieron y mis padres se fueron, pero les enseño a los niños sobre el cuidado personal en mi zoológico local. Como docente de zoológico, les digo a los niños cómo se esfuerzan los animales en la búsqueda de alimentos saludables. El cuidado personal parece divertido cuando los animales lo hacen.

Related of "La guerra en tu cerebro entre hábitos saludables y no saludables"