La naturaleza y las consecuencias de la sensibilidad al ruido en perros

SC Psychological Enterprises Ltd
Fuente: SC Psychological Enterprises Ltd

Estaba visitando el departamento de un amigo que posee un guapo Standard Poodle negro cuando, de repente, se escuchó un fuerte sonido procedente del apartamento de arriba. Sonaba como si alguien hubiera caído sobre un archivador. La respuesta del perro fue una demostración inmediata de estrés: correr hacia su amante y quedarse allí temblando y jadeando. No es inusual que los ruidos fuertes desencadenen miedo y ansiedad en los perros, y dependiendo de la naturaleza de los sonidos específicos, la proporción de perros afectados puede ser bastante grande. Los ruidos fuertes pueden provocar una variedad de comportamientos aprensivos y temerosos en los perros, que van desde la evidencia de incomodidad leve (inquietud, temblores, jadeos, babosas, congelación, bostezos y búsqueda de consuelo por parte de su dueño) hasta conductas bastante marcadas (esconderse, defecar, orinar , automutilación o vómitos). En algunos perros, los efectos relacionados con la ansiedad pueden persistir durante horas y pueden ser bastante molestos.

¿Por qué es que algunos perros reaccionan con miedo a los sonidos fuertes y otros no? Se han sugerido varias explicaciones sobre la sensibilidad al ruido, que incluyen factores genéticos, una experiencia traumática asociada a la exposición al ruido, la transmisión social (aprender de otros perros temerosos) o un resultado de cómo el dueño trata al perro (castigando al perro por sus comportamientos relacionados con el miedo, o reforzar el miedo del perro siendo demasiado reconfortante). Un estudio que recientemente fue aceptado para su publicación en la revista Applied Animal Behavior Science * ha dado un nuevo vistazo a la sensibilidad al ruido en los perros.

Este nuevo estudio fue realizado por Linn Mari Storengen y Frode Lingaas de la Facultad de Medicina Veterinaria y Biociencias en la Universidad Noruega de Ciencias de la Vida en Oslo, Noruega. Fue un gran estudio que observó el comportamiento de 5,257 perros. Los participantes en esta investigación eran dueños de perros que pertenecían a uno de los 17 clubes de razas de perros de Noruega. Cada participante completó una encuesta basada en la web para informar sobre la sensibilidad al ruido de sus mascotas en cuatro situaciones diferentes: fuegos artificiales, ruidos fuertes (golpes / disparos), tormentas eléctricas y mucho tráfico. Para cada tipo diferente de ruido, los propietarios calificaron la severidad de las respuestas temerosas de su perro en una escala de cinco puntos que van desde un mínimo de "sin signos" hasta una gran cantidad de "signos muy fuertes" de ansiedad.

Cualquier perro que mostrara señales fuertes de ansiedad en cualquiera de los cuatro tipos diferentes de ruidos se clasificó como un perro temeroso y sensible al ruido . En este estudio, se informó que el 23% de los perros tenían miedo a los ruidos, que es un poco más de uno de cada cinco.

Si existe una predisposición genética para que un perro en particular sea sensible al ruido, puede aparecer como una diferencia entre varias razas de perros. Este estudio analizó 17 razas diferentes y confirma que ciertas razas son significativamente más temerosas de los sonidos fuertes. Por ejemplo, si consideramos el número de perros en esta investigación que tienen más miedo a los fuegos artificiales, encontramos los noruegos Buhunds, Shiba Inus y Soft Coated Wheaten Terriers. En contraste, la frecuencia más baja de perros temerosos se encuentra entre los Pointers, Great Danes, Boxers y Chinese Cresteds.

El hecho de que parece haber un sesgo fisiológico hacia la sensibilidad al ruido está confirmado por varios otros hallazgos en este estudio. Por ejemplo, se encuentra que las perras tienen un 30% más de probabilidades de tener más miedo a los ruidos que los perros machos. Obviamente, la diferencia entre hombres y mujeres es genética, pero también es hormonal. La posibilidad de que haya un factor hormonal que ayude a determinar la sensibilidad al ruido fue respaldada por el hecho de que la castración hace una diferencia en las respuestas temerosas a los ruidos. De hecho, se encontró que los perros castrados tienen un 72% más de probabilidades de tener miedo a los ruidos en comparación con los perros sexualmente intactos. Dichos datos no excluyen el hecho de que la historia personal del perro pueda influir en su sensibilidad al ruido. Por ejemplo, las experiencias traumáticas que ocurren alrededor de ruidos fuertes o la mala gestión del comportamiento relacionado con el ruido por parte de los dueños del perro aún pueden contribuir a la sensibilidad al ruido. Por otro lado, parece sugerir fuertemente que ciertos factores fisiológicos están jugando un rol en este comportamiento.

Si observamos una predisposición fisiológica general hacia el miedo, entonces la sensibilidad al ruido también debería predecir el comportamiento relacionado con la ansiedad de un perro en otras situaciones. Los resultados de esta investigación parecen confirmar eso. Un perro que tiene miedo a los ruidos fuertes resulta ser tres veces más propenso a mostrar ansiedad por separación. Cuando comparamos perros con sensibilidad al ruido con aquellos que son resistentes a los efectos del ruido, encontramos que los perros sensibles tienen 18 veces más probabilidades de mostrar signos de temor en situaciones nuevas. Estos perros sensibles al ruido también son cuatro veces más propensos a tomar más tiempo para calmarse después de situaciones estresantes. Todo esto sugiere que la sensibilidad al ruido podría ser un indicador de algún mecanismo fisiológico subyacente que hace que los perros sean más reactivos a los eventos potencialmente estresantes en su entorno.

Si todo esto es cierto, entonces podríamos usar la sensibilidad al ruido de los perros para medir la probabilidad de que tengan respuestas estresantes en otras circunstancias. Por ejemplo, recientemente los investigadores han descubierto que los perros más viejos tienen muchas más probabilidades de reaccionar con el estrés en diversas situaciones que los perros más jóvenes (haga clic aquí para ver un ejemplo). Si ese es el caso, esto sugiere que los perros más viejos también deberían ser más sensibles al ruido. Resulta que los datos de esta nueva investigación confirman esto. Por cada año adicional de la edad de un perro hubo un aumento del 3,4% en la probabilidad de que el perro muestre signos de miedo fuertes o muy fuertes cuando se expone a ruidos fuertes.

Entonces, si su perro se asusta y teme por los sonidos fuertes, esta nueva investigación sugiere que es más probable que gran parte de su comportamiento ansioso relacionado con el ruido sea el resultado de su herencia y fisiología, en lugar de ser consecuencia de eventos que ocurrieron durante su historia de vida

Stanley Coren es el autor de muchos libros, entre ellos: The Wisdom of Dogs; ¿Los perros sueñan? Nacido para ladrar; El perro moderno; ¿Por qué los perros tienen narices mojadas? Las Pawprints de la historia; Cómo piensan los perros Cómo hablar perro; Por qué amamos a los perros que hacemos; ¿Qué saben los perros? La inteligencia de los perros; ¿Por qué mi perro actúa de esa manera? Comprensión de perros para tontos; Ladrones de sueño; El síndrome del zurdo

Copyright SC Psychological Enterprises Ltd. No puede ser reimpreso o reposicionada sin permiso

Datos de: Storengen, LM, Lingaas, F., (2015). Sensibilidad al ruido en 17 razas de perros: prevalencia, riesgo de raza y correlación con el miedo en otras situaciones. Ciencias Aplicadas a la Conducta Animal, http://dx.doi.org/10.1016/j.applanim.2015.08.020

Related of "La naturaleza y las consecuencias de la sensibilidad al ruido en perros"