La negatividad es como el humo de segunda mano

123RF
Fuente: 123RF

¿Alguna vez te sorprendes prestando más atención a los comentarios negativos que positivos? Cuando alguien te felicita por un trabajo bien hecho, ¿te encoges de hombros rápidamente y luego cambias tu forma de pensar a lo que necesita mejorar?

Bueno, los niños hacen lo mismo! Pero hay maneras probadas para que todos nosotros podamos luchar: ¡domesticar a nuestro crítico interior!

La negatividad es como el humo de segunda mano. No solo impregna la habitación, sino que tiene graves consecuencias para la salud de aquellos que tienen la mala suerte de estar en su camino.

Según los neurocientíficos, nuestros cerebros están programados para centrarse más en lo negativo, incluida la preocupación, la desaprobación, el peligro, la enfermedad, el miedo e incluso la palabra "no". A medida que expresamos verbalmente estos pensamientos, se liberan sustancias químicas adicionales contra el estrés.

El cerebro del oyente también cambia, se siente más ansioso e irritable. La confianza y la cooperación entre las personas se ve socavada. En resumen, la negatividad puede destruir las relaciones familiares y causar daño emocional.

Cuando conocí a mi esposo Richard a fines de la década de 1970, exhibió con orgullo la matrícula personalizada "YEESSS" en su automóvil deportivo Triumph. Cuando se le preguntó acerca de su significado, rápidamente respondió: "Me ayuda a recordar pensar positivamente, a decir sí en lugar de no . Estoy mucho más feliz cuando digo "AYER" a la vida ".

Pensando en esa conversación, debo admitir que Richard era sabio más allá de sus años. Él ya entendió lo que a los neurocientíficos les llevó años descubrir: que la negatividad está vinculada al aumento del estrés y la infelicidad.

El poder de YEESSS

El neurocientífico Andrew Newberg, MD y el Prof. Mark Robert Waldman, autores del libro Words Can Change Your Brain , muestran cómo la negatividad y el estrés están relacionados. Por ejemplo, con solo un destello de la palabra "no", nuestros cerebros liberan docenas de hormonas generadoras de estrés y neurotransmisores que causan estragos en nuestro funcionamiento normal.

Barbara Fredrickson, una pionera en el movimiento de la psicología positiva, descubrió cómo los pensamientos positivos afectan el cerebro. En su libro Positivity: La investigación pionera revela cómo abrazar la fuerza oculta de las emociones positivas, superar la negatividad y prosperar , Fredrickson muestra cómo superar nuestro sesgo hacia la negatividad mediante el desarrollo de una proporción de 3: 1 de pensamientos positivos a negativos.

Cuando logramos este equilibrio, es más probable que nos encontremos en relaciones afectuosas y situaciones de trabajo productivo.

Por un momento, piense cuántas veces los niños y adolescentes escuchan la palabra "no" o experimentan negatividad en sus familias o aulas. Cada exposición al negativismo, así como a los propios pensamientos negativos del niño, es probable que cause confusión emocional con el tiempo.

¿Cómo ayudamos a los niños a lograr el equilibrio óptimo entre negatividad y positividad?

Hay varias partes del rompecabezas. Primero, debemos reconocer que los comportamientos de adultos influyen en los niños. Y segundo, debemos entender cómo los niños desarrollan sus propios patrones de pensamiento positivo.

El arte de la comunicación positiva

Los adultos juegan un papel importante en la forma en que los niños perciben y responden a la negatividad. Cuando se comunique con los niños, tenga en mente estos principios simples.

1. Detente y piensa en tus palabras

Diga "sí" siempre que sea posible. Si no puede decir "sí", reformule su respuesta para invitar a una conversación positiva. Por ejemplo, si Susie pide prolongar su toque de queda hasta las 3 AM, podría sentirse tentado a decir: "¡Absolutamente no!", Pero en lugar de una respuesta rápida y negativa, intente hacer una pregunta para invitar a una conversación sobre el tema. Puede preguntarle a Susie: "Si fueras la madre, ¿qué te convencería de permitir que tu hija salga tan tarde?" Puede que termines cambiando de opinión o no, pero lograrás que Susie mantenga una conversación significativa que la ayude. comprenda su proceso de toma de decisiones. ¡Y le ahorrará al cerebro de Suzie y al suyo algunas hormonas que producen estrés!

2. Preste atención a la entrega

Gritar y discutir produce malos químicos en el cerebro. Si se siente frustrado con un niño, respire profundo y trate de relajarse antes de entablar una conversación. Un buen contacto visual y un tono cálido en su voz envían señales positivas al cerebro. Las palabras y la entrega son igualmente importantes cuando los padres participan en conversaciones delante de los niños. Como el humo de segunda mano, los gritos afectan a todos en la sala.

3. Reduzca la velocidad

La investigación muestra que reducir la velocidad de su discurso produce sentimientos de calma, en particular con los niños que pueden sentirse ansiosos o enojados. Hablar despacio también profundiza las conexiones de las personas, lo que les permite entenderse mejor entre sí.  

Ayudando a los niños a domesticar a sus críticos internos

Además de crear canales de comunicación saludables, la investigación sugiere tres maneras de ayudar a los niños a domesticar sus críticas internas y construir raíces más profundas de positividad. Los adultos apoyan a niños y adolescentes a medida que aprenden a:

1. Desarrollar gratitud

Cuando los niños aprenden a reconocer y apreciar las cosas buenas de la vida, desarrollan satisfacción y una sensación de optimismo. En El Poder Transformador de la Gratitud , delineo cinco maneras de alimentar la gratitud en los hogares y las aulas, incluyendo ayudar a los niños a enfocarse en el momento presente y fomentar su imaginación.

2. Defina y experimente un día positivo

Tomarse el tiempo para estar con su familia y amigos y hacer las cosas que disfruta ayuda a profundizar las relaciones. Aliente a los niños a diseñar un día con usted o con alguien cercano que los haga felices a ambos. Al final del día, ayúdelos a saborear sus experiencias positivas al reflexionar sobre las cosas que más les gustaron.

3. Desarrolla su mejor yo

Cuando los niños se imaginan en su mejor momento, aumenta su confianza. Ayudamos a los niños a ser lo mejor de sí mismos al mostrar interés en ellos y el tipo de gente joven en la que desean convertirse. Especialmente cuando los niños se sienten bien consigo mismos, ayúdelos a recuperar sus pensamientos y sentimientos. ¿Qué se siente bien para ellos? Diles lo que notaste sobre ellos.

¿Cómo has nutrido un equilibrio de positividad y negatividad en tu propia familia o aula? ¡Siempre me gusta escuchar tus historias!

Autor

Marilyn Price-Mitchell, PhD, es la autora de Tomorrow's Change Makers: Reclamando el poder de la ciudadanía para una nueva generación. Una psicóloga e investigadora del desarrollo, trabaja en la intersección del desarrollo y la educación positivos de los jóvenes.

Sigue el trabajo de Marilyn en Roots of Action, Twitter o Facebook.

Suscríbete para recibir notificaciones por correo electrónico de los artículos de Marilyn.

© 2013 Marilyn Price-Mitchell. Todos los derechos reservados. Por favor, vea las pautas de reimpresión para los artículos de Marilyn.

Foto Créditos: R. Krishnan; K. Alsawintarangkul

Related of "La negatividad es como el humo de segunda mano"