La Neurociencia de la Vitalidad, Consejo 4: Oxitocina

Oxytocin

Como psiquiatra en ejercicio, he reunido mis siete mejores consejos de neurociencia para la vitalidad que han demostrado ser útiles para casi todos mis pacientes, y estoy ansioso por compartirlos con ustedes. En mis artículos anteriores, aprendió sobre neuroplasticidad, neuronas espejo y BDNF. Hoy, en mi cuarto consejo de vitalidad, aprenderás sobre la oxitocina: la raíz de la intimidad, la confianza y la serenidad.

La oxitocina, la "hormona del abrazo", ha estado recibiendo mucha atención últimamente. Se ha demostrado que tiene una conexión con una amplia gama de efectos muy positivos en sus destinatarios y es fácil de lanzar. La oxitocina es uno de los neuroquímicos más antiguos. Tiene un poderoso efecto en el cerebro y el cuerpo. Cuando la oxitocina comienza a fluir, la presión arterial disminuye, el dolor disminuye y la cicatrización aumenta. Los temores sociales se reducen. La confianza crece La compasión se eleva y se produce una sensación de apego.

La oxitocina se libera durante la lactancia, el orgasmo y prácticamente todas las formas de contacto. También se puede potenciar a través de una amplia gama de acciones sociales. Abrazarse y acariciarse es una manera segura de producir oxitocina, pero incluso un apretón de manos le dará un impulso. Incluso puedes abrazar a una mascota o un animal de peluche para liberar un poco de oxitocina. Las duchas o los baños tibios también imitan el calor humano y nos hacen sentir más tranquilos.

Los cerebros de las mujeres tienen más receptores de oxitocina que los hombres, lo que nos hace más sensibles al impacto de la oxitocina. Esta diferencia biológica puede ayudar a explicar por qué las mujeres y los hombres pueden ver la conexión entre la actividad sexual y la intimidad de manera diferente.

Lectura recomendada: The Love Response por la Dra. Eva Selhub

Related of "La Neurociencia de la Vitalidad, Consejo 4: Oxitocina"