La neurociencia del deseo y el placer

Los humanos deben encontrar la motivación para continuar el viaje de la vida. Motivación para ir al trabajo, a los padres, para invertir en relaciones costosas a largo plazo y motivación para despertarse cada mañana y dar vida a otra oportunidad. Algunos aspectos de estas tareas de la vida deben ser gratificantes para que la gente siga invirtiendo en ellos. En otras palabras, la motivación es nuestro oxígeno psicológico. Cada momento se mide con un medidor de motivación biológica. En algunos momentos, estamos tan motivados para ser el mejor padre. En algunos momentos, estamos tan desmotivados para seguir trabajando en nuestro matrimonio. En algunos momentos, estamos poniendo horas locas en el trabajo. La motivación oscila de momento a momento, y la idea de recompensa nos obliga a renovar nuestra motivación para seguir intentándolo.

Nuestros cerebros, momento a momento, apoyan este viaje al dedicar parte de su limitado paisaje al procesamiento de la recompensa y la motivación. Se ha vuelto realmente competente en esta tarea y ha allanado múltiples caminos para encendernos y seguir adelante. Estos son los componentes de "querer" y "gustar" de la motivación. Están representados en redes separadas (aunque se superponen) e implican diferentes neuroquímicos 1 . La mayoría de nosotros quiere lo que nos gusta, pero estos caminos diferentes en el cerebro sugieren que la necesidad está separada del gusto o del placer. Por ejemplo, una madre podría tener que interrumpir su sueño nocturno cada dos horas para alimentar a su bebé, un estudiante podría tener que estudiar laboriosamente para un examen, una persona nocturna podría tener que despertarse a las 6 am para ir a trabajar. En todos estos ejemplos, estamos motivados para completar estas tareas, pero es posible que no las disfrutemos. Por lo tanto, podemos estar motivados por las cosas que queremos pero no nos gustan, lo que activaría el camino del cerebro 'querer'. Por supuesto, también estamos motivados por cosas que disfrutamos haciendo, que activarían el camino 'me gusta'. Afortunadamente, ambos sistemas hacen que las interacciones sociales valen el riesgo.

El camino de "querer":

Enterrado debajo de la corteza lógica hay una estructura llamada "núcleo accumbens" en el cuerpo estriado ventral. Esta área facilita el deseo y la búsqueda de comportamientos deseados. Empuje este sistema "deficiente" al máximo y obtendrá comportamientos adictivos. Cuando se activa este sistema, la motivación para buscar un estímulo aumenta. Este sistema recibe información importante de la amígdala y el hipocampo. La amígdala proporciona información sobre la intensidad emocional de la situación y el hipocampo proporciona recuerdos del pasado que nos convencen de que lo hagamos. Luego, el cuerpo estriado ventral resume toda esta información y la envía al hipotálamo. El hipotálamo controla nuestros impulsos, como el sexo, la alimentación y el sueño, nuestro sistema hormonal (a través de conexiones íntimas con la glándula pituitaria) y aspectos del sistema nervioso autónomo, como el sistema nervioso simpático. Es importante notar que estos cálculos biológicos no siempre llegan a nuestra corriente de conciencia. En otras palabras, algunos de nuestros deseos no son conscientes.

La sopa química en la que se cuela este sistema está saturada con el neurotransmisor dopamina. Cualquier estímulo que logre liberar dopamina es gratificante y produce la motivación para buscarlo en el futuro. Huelga decir que cualquier droga que sea adictiva implica un aumento en los niveles dopaminérgicos 2 . Una de las áreas centrales para la liberación dopaminérgica es la región "querer", el núcleo accumbens. Las lesiones en el núcleo accumbens del estriado ventral reducen la motivación, como la motivación para trabajar por la recompensa 3 . Más concretamente, las personas que padecen depresión luchan por mantener la activación en el núcleo accumbens cuando se les pide que mantengan el foco en las emociones positivas en las diapositivas positivas en comparación con las personas no deprimidas 4 . Las emociones positivas activan este sistema, en otras palabras, estas emociones son gratificantes.

Este sistema es un jugador clave que nos está convenciendo de invertir en relaciones a largo plazo, como el matrimonio. En un estudio de resonancia magnética funcional que investiga los correlatos neurales del amor a largo plazo 5 , los investigadores encontraron activación en el sistema de recompensa de "querer" dopamina cuando los participantes veían imágenes de su cónyuge (el matrimonio promedio era de más de 21 años) pero no al ver una imagen de un amigo. En resumen, esta vía rica en dopamina se activa en previsión de la recompensa, las emociones positivas y las relaciones.

El camino "Me gusta":

Mientras que el sistema de "querer" se activa al buscar un estímulo gratificante, el sistema "similar" se activa en la experiencia real de la recompensa. Aquí los productos químicos que se sienten bien son los opiáceos (tienen efectos analgésicos) y no la dopamina. Mientras que la dopamina se libera en previsión de un evento placentero, los opiáceos se liberan cuando en realidad experimentan el placer. Entonces, la dopamina es lo que te obliga a conducir a la medianoche para obtener tu helado favorito, y los opiáceos están involucrados en el intenso placer que experimentas mientras lo comes. La dopamina conduce a la búsqueda de comportamientos, a perseguir a cualquier costo y hace que la persecución se sienta bien. Los opiáceos producen un estado estancado de calma y quietud agradables y también se sienten bien.

Una región importante en la vía "similar" es la región subcortical gris periacueductal, que es muy sensible a los opiáceos. Está involucrado en bloquear las señales de dolor. Es por eso que no podemos sentir dolor y placer al mismo tiempo, una experiencia predomina. Pero, esta es también la razón por la cual las personas pueden medicar el dolor social al participar en placeres, liberar opiáceos inhibidores del dolor.

El camino "similar" también es fundamental para las relaciones sociales. Por ejemplo, los opiáceos se liberan cuando las madres miran las imágenes de sus bebés pero no a los demás 6 . Los suaves toques y sonidos también activan la liberación de opiáceos. Entonces, ¿qué pasa si este sistema está bloqueado? Cuando las mujeres humanas reciben naltrexona para bloquear la liberación de opiáceos, pasan más tiempo solos y menos tiempo con amigos y no disfrutan de las interacciones sociales. Estos estudios sugieren que la liberación de opiáceos es crucial para que las interacciones sociales se sientan placenteras y, por lo tanto, nos motiven a buscarlas, incluso a expensas de dolorosos rechazos.

Entonces, si parece que te has quedado sin energía, ¡no seas duro contigo mismo! La naturaleza de la motivación es desaparecer de vez en cuando. Si la marea estaba alta todo el tiempo, no veríamos la belleza de los océanos tranquilos. Sin embargo, los estudios sugieren que las disfunciones en estas vías pueden provocar depresión, ansiedad social o incluso suicidio.

Related of "La neurociencia del deseo y el placer"