La nueva ciencia de la conciencia

Como la mayoría de los neurocientíficos, mi vida profesional se ha centrado en el "problema fácil" de las relaciones experimentales exploradoras de conciencia entre la actividad cerebral y mental, los llamados correlatos de conciencia o firmas de conciencia reveladas con medidas experimentales como electroencefalografía (EEG) y resonancia magnética funcional imagenología (fMRI). Pero, seamos claros: tales esfuerzos científicos no llegan a abordar adecuadamente el profundo misterio de la conciencia misma, el famoso "problema difícil" que ha dejado perplejos a los científicos y filósofos durante al menos varios siglos.

Las actitudes hacia el problema difícil, expresadas por científicos y no científicos, cubren un amplio rango. En un extremo está la afirmación de que no existe realmente un problema difícil; el cerebro crea la mente, el final de la historia. En el otro extremo del espectro, se cree que la conciencia es demasiado misteriosa para que la ciencia la maneje; tal vez el problema debería dejarse a la filosofía o la religión. Aquí exploramos un término medio, sugiriendo que la nueva ciencia de la complejidad nos proporciona nuevos conocimientos interesantes sobre el profundo misterio de la conciencia. Podemos apoyar firmemente a la ciencia como nuestro práctico "detector de BS", pero al mismo tiempo rechazar versiones extremas de cientificismo que colocan a la ciencia en el pináculo del conocimiento y la experiencia humana, necesariamente tomando primacía sobre ética, filosofía, religión y puntos de vista humanistas. Al adoptar este punto de vista, uno puede argumentar que la ciencia de la complejidad acomoda cómodamente las visiones aparentemente contrastantes del materialismo (la mente emerge de las propiedades físicas del cerebro) y el dualismo (lo mental y lo físico representan aspectos distintos de la realidad).

Pero, ¿qué es la ciencia de la complejidad? La ciencia de la complejidad emplea nuevas asociaciones interdisciplinarias entre subcampos como la ecología, la economía, la ciencia de la información, la física, la sociología y más. La ciencia de la complejidad investiga cómo las relaciones entre las partes pequeñas de una entidad dan lugar al comportamiento colectivo de sistemas a gran escala, y cómo estos sistemas globales emergentes interactúan y establecen relaciones con niveles más bajos de organización y con el entorno circundante.

Muchos parecen estar de acuerdo en que los cerebros son sistemas complejos genuinos; así que quizás preguntes por qué me molesto en decir lo obvio. En respuesta, sostengo que muchos neurocientíficos, al tiempo que exageran la complejidad, a menudo emplean suposiciones implícitas de que los cerebros son realmente simples. En contraste con tales "puntos de vista simples", las suposiciones plausibles sobre las causas subyacentes para varios estados saludables y patológicos son sugeridas por analogías con otros sistemas complejos que se entienden mejor y se visualizan más fácilmente, por ejemplo, los sistemas sociales humanos y animales. Las redes sociales humanas interactúan entre sí de muchas maneras complejas; también están integrados en culturas más grandes que actúan de arriba hacia abajo en las redes locales. En términos más generales, la profunda idea de las influencias de arriba hacia abajo a través de múltiples niveles de organización (escalas espaciales) se aplica a muchas áreas de la ciencia de la complejidad, así como a nuestra vida cotidiana.

Paul Nunez
Fuente: Paul Núñez

Uno puede contrastar el nuevo enfoque de la ciencia de la complejidad con la posición científica del reduccionismo fuerte, que en su mayoría descuenta la influencia de arriba hacia abajo de los sistemas emergentes en sistemas más pequeños. El reduccionismo está muy bien ilustrado por la teoría del gran hombre en la que la historia se explica por el impacto de individuos influyentes que, debido al carisma, la sabiduría, el dinero o las habilidades políticas, emplearon su influencia (de abajo hacia arriba) de una manera decisiva. escalar impactos históricos. El contraargumento, más consistente con la ciencia de la complejidad, sostiene que tales grandes hombres son productos de sus sociedades, y que sus acciones serían imposibles sin que las condiciones sociales y políticas existentes actúen de arriba hacia abajo. Las guerras, las religiones y las políticas económicas y políticas nacionales son fenómenos a gran escala que actúan de arriba hacia abajo en individuos a pequeña escala, que luego actúan de abajo arriba en las escalas más grandes, como en los ejemplos prominentes de Jesús, Darwin, Marx, Einstein y Hitler La ciencia de la complejidad moderna reconoce explícitamente tal causalidad circular; es decir, interacciones a través de múltiples niveles de organización en ambas direcciones. Las redes neuronales del cerebro, que pueden formar jerarquías anidadas a múltiples escalas espaciales, pueden actuar de manera análoga para producir diversos procesos conscientes, pre-conscientes e inconscientes. En futuros blogs vincularé la ciencia de la complejidad más de cerca con las interacciones mente-cerebro.

Related of "La nueva ciencia de la conciencia"