La pieza que falta en la comunicación íntima

XiXinXing/Shutterstock
Fuente: XiXinXing / Shutterstock

La barrera más común para la intimidad de la relación auténtica es la comunicación ineficaz. A pesar de toda la información sobre este tema, muchas parejas todavía tienen dificultades para comprender realmente lo que cada pareja está tratando de expresar.

Veo estas frustraciones todos los días en mi trabajo con parejas. Cuando entran en terapia, a menudo han intentado muchas técnicas de comunicación probadas y verdaderas. Han dominado la forma de hablar honestamente, hacer declaraciones en "I", usar técnicas de escucha activa y aclarar a través de ejemplos. También han practicado turnos compartiendo sin interrupción y permaneciendo abiertos a lo que dicen sus parejas, incluso cuando puede ser difícil escucharlo. Sin embargo, de muchas maneras, continúan malentendiéndose unos a otros, especialmente cuando están angustiados.

En mis más de cuatro décadas practicando terapia de relaciones, he pasado muchas horas observando estas interacciones, y he llegado a comprender que hay una pieza crucial que falta que impide que las parejas íntimas se conecten verdaderamente. Cuando los ayudé a agregarlo a sus capacidades actuales, su comunicación mejora dramáticamente.

Aquí está la pieza que falta: al tratar de expresar sus necesidades entre sí, la mayoría de los socios de la relación alternan los roles de orador y oyente. Uno comparte sentimientos y pensamientos mientras su pareja presta atención e intenta entender lo que está diciendo. Luego invierten los roles. Ese patrón aceptado de comunicación puede parecer lo suficientemente efectivo, pero deja fuera lo que es crucialmente necesario para que una pareja se conecte realmente. Para que eso suceda, debe haber una dimensión adicional que produzca una experiencia simultáneamente interconectada. Mientras un compañero está hablando con el otro, él o ella debe intuir e internalizar lo que el otro compañero podría estar experimentando al mismo tiempo. En otras palabras, la típica alternancia entre "intérprete" y "audiencia" se reemplaza por dos intérpretes y dos audiencias, tanto en el corazón como en la mente de los demás mientras interactúan.

La mayoría de las parejas están un poco abrumadas cuando introduzco este concepto por primera vez. Han asumido que la comunicación de calidad simplemente significa que los socios se hablan "unos a otros" y luego se escuchan "unos a otros" en intercambios alternativos. La idea de que deben experimentar plenamente a sí mismos y a su pareja al mismo tiempo parece desalentador. Sin embargo, cuando las parejas dominan esta capacidad, llegan a un nivel de comprensión y conexión. Su capacidad para comprender más profundamente sus respuestas mutuas en tiempo real da como resultado una relación significativamente más auténtica.

Estos siete conceptos están en el núcleo de la tarea:

1. La comunicación es más que palabras

Las palabras y frases son aproximadamente el 10 por ciento de la comunicación entre parejas íntimas. El otro 90 por ciento consiste en lenguaje corporal, expresión facial, entonación de la voz, ritmo y conexión física. A medida que los socios se comunican entre ellos, deben estar en contacto con todas esas partes del rompecabezas en sí mismas, y al mismo tiempo experimentarlas en el otro. Ambos socios deben comprender y aceptar que, mientras interactúan, ambos experimentan al mismo tiempo sentimientos, esperanzas, temores, anticipaciones, necesidades y contraargumentos o defensas, sin necesariamente expresarlos en voz alta. De lo contrario, tanto el hablante como el oyente pueden asimilar las palabras sin entenderlas en el contexto de estas variables.

2. La historia de la relación es importante

La mayoría de los socios han tenido múltiples interacciones íntimas antes de la que están experimentando actualmente, junto con todos los recuerdos que resultan. Esas interacciones pasadas, tanto negativas como positivas, "sangran" emocionalmente a las actuales. Posteriormente, a medida que cada interlocutor habla o escucha, experimentará automáticamente los pensamientos y sentimientos restantes de las interacciones pasadas al mismo tiempo que interactúa actualmente. Esos recuerdos internalizados pueden influir dramáticamente en la interpretación de cada socio de lo que están experimentando internamente y hacia sus parejas, tanto verbalmente como no verbalmente. Dada la rica historia que los socios más íntimos tienen juntos, es notable para mí cuántos socios no parecen conscientes de cómo sus recuerdos independientes afectan continuamente a cualquier interacción actual.

3. Dominio de las señales no verbales

Para ayudar a las parejas a ver y escuchar más de lo que sucede en sus sesiones, a menudo las grabo en video sin sonido, y luego las dejo observar la grabación. En la mayoría de los casos, están totalmente sorprendidos de lo mucho que se han perdido por estar tan absortos en la expresión de sus propias "historias". Desde este punto de vista más objetivo, pueden ver rápidamente comportamientos sutiles, como balanceo de ojos, posiciones corporales que muestran actitud defensiva, mirar hacia otro lado o cambios rápidos en la expresión facial. También pueden observar cuánto pueden pasar por alto estas señales no verbales del otro lado, y cómo esa experiencia podría haber cambiado si los hubieran visto.

4. La ceguera de Rehashing

Prestar atención a sí mismo y a las señales verbales y no verbales concurrentes es bastante difícil; si las parejas intentan hacer eso durante el refrito de interacciones pasadas negativas, repetitivas y nunca resueltas, les resultará prácticamente imposible separarlas del presente. Es simplemente demasiado difícil deshacer experiencias atrincheradas e improductivas al tratar de escuchar abiertamente de una manera nueva.

Usar las mismas frases que siempre tienen, provocar las mismas emociones y desafiar la validez del otro puede desencadenar inmediatamente una ceguera emocional que hace que escuchar realmente a su pareja sea casi imposible. Los sentimientos viejos y nunca resueltos borran cualquier esperanza de que las interacciones actuales se vuelvan más efectivas.

A veces, es útil que los compañeros escriban palabras, frases, reacciones y defensas que hayan usado repetidamente en el pasado, y luego intenten crear nuevas formas de expresarse en el presente utilizando las técnicas que estudiamos juntas.

5. Atención simultánea a objetivos a corto y largo plazo

En el calor de un intercambio emocional, muchos socios no pueden mantener el pasado, el presente y el futuro en perspectiva. Las emociones pueden acumularse en medio de un intercambio duro actual, borrando las memorias del pasado y las cegadoras consecuencias futuras. Cuando los socios no dominan el hecho de prestar atención a sus experiencias simultáneas, pueden sacrificar demasiado fácilmente el futuro mientras tratan desesperadamente de obtener una ventaja en el presente.

Cuando los compañeros íntimos toman conciencia del potencial positivo de este tipo de comunicación sincrónica, es más probable que enriquezcan y profundicen el momento actual. El pasado y el futuro se vuelven menos capaces de contaminar el presente. Al prestar una atención exquisita a los modos simultáneos y múltiples de comunicación de los demás, pueden tener en cuenta los deseos futuros, sin importar lo que esté sucediendo en el presente. No olviden que la persona que tienen delante es la pareja con la que desean continuar en el futuro y actúan en consecuencia.

6. Prestar atención continua a las metas cambiantes

Cuando las parejas se involucran en intercambios emocionales, a menudo no se dan cuenta de que sus pensamientos, sentimientos y objetivos pueden cambiar notablemente a medida que progresa su interacción. Lo que uno o ambos socios pueden estar buscando ya que el objetivo de su intercambio actual generalmente cambiará a medida que continúen interactuando. Aquí es donde las capacidades de ambos socios para observar y comprender lo que está sucediendo entre ellos en cada momento es crucial. A medida que experimentan simultáneamente la experiencia emocional completa de los demás, están siempre listos para reconocer si de repente necesitan cambiar el rumbo.

Es importante tener en cuenta que el deseo potencialmente cambiante de cada socio por un resultado específico no siempre será lo que el otro desea al mismo tiempo. A medida que ocurren los cambios, ambos socios están disponibles para ayudarse mutuamente a cambiar a un nuevo curso.

7. Separando al Socio actual del pasado Otros

Es muy fácil para las parejas olvidarse de lo que significan el uno para el otro, especialmente si una interacción es difícil y emocionalmente cargada. Si las personas no se quedan simultáneamente en el presente y se sintonizan continuamente entre sí, pueden responder al otro compañero como si él o ella fuera alguien del pasado. Las personas a menudo se comprometen con nuevos socios que, consciente o inconscientemente, les recuerdan a sus parejas o cuidadores de la infancia anteriores, tanto positiva como negativamente. Sin embargo, cada nueva relación tiene características únicas propias. En el fragor de la batalla, es demasiado fácil prestar atención a las señales que traen esos recuerdos.

A menudo he visto esto: un compañero le hablará al otro como si fuera una persona del pasado. Los otros socios a menudo comentarán que no se sienten vistos ni escuchados y comienzan a luchar por su propia presencia. Eso es más probable que suceda cuando los socios no están en el mismo espacio físico. Cuando se acercan el uno al otro, se tocan de algún modo y se miran a los ojos, es muy evidente que han perdido el contacto con la persona con quien están realmente. Esa proximidad física les permite volver a centrarse en sus socios actuales y recoger las pistas más realistas que han perdido.

* * * * *

Cuando las parejas dominan estas habilidades, sucede algo sin precedentes. Ocurre cuando se dan cuenta de que ya se conocían a sí mismos y a sus parejas de esta manera en otro momento de su relación, cuando fueron los primeros en enamorarse.

Cuando señalo eso, las parejas se preguntan si podrían haber olvidado cómo estaban el uno con el otro al principio. Por supuesto, experimentaron la singularidad del otro, prestaron atención al futuro mientras estaban en el presente, observaron comportamientos no verbales y abrieron sus corazones a los cambiantes estados de ánimo y deseos. E hicieron todo eso automáticamente, porque eso es lo que el nuevo amor requiere para seguir floreciendo.

Es muy común que los socios a largo plazo a menudo dejen esas habilidades cruciales atrás. Quizás los socios comprometidos se dan por supuestos, o simplemente no sienten la necesidad de mantener ese nivel de participación. Tal vez creen erróneamente que los conflictos no resueltos ya no pueden vencerlos, o se preocupan por otros intereses, o simplemente se vuelven perezosos.

A medida que los socios se dan cuenta de que de alguna manera supieron una vez dentro de lo que ahora están aprendiendo de nuevo, no solo se comprometen recíprocamente con sus promesas mutuas; no quieren olvidarse de amarse de esa manera otra vez. Esa toma de conciencia desencadena una espiral ascendente de revitalización, emoción, curiosidad y devoción que muchos no han sentido en mucho tiempo.

Muy a menudo, las personas sí saben lo que crea una relación maravillosa y duradera, pero permiten que las presiones y demandas de la vida respalden la amnesia emocional. Muchas parejas, dadas la oportunidad de recordar quiénes son en el mejor de los casos, vuelven a adoptar fácilmente lo que inconscientemente o inconscientemente han dejado de lado.

Related of "La pieza que falta en la comunicación íntima"