La sabiduría de la incertidumbre

Al contrario de la opinión popular, como seres humanos realmente no sabemos mucho. Soy consciente de que eso puede hacer que la mente se erice un poco, tal vez incluso genere un poco de indignación justa en algunos, pero cuando miras profundamente, es imposible negarlo.

En un mundo incierto, es natural que busquemos certeza. Proporciona una sensación de confort, de seguridad, tal vez incluso un sentido de propósito o pertenencia. En un mundo en el que todo cambia constantemente, donde las personas, los lugares y las situaciones, e incluso nuestra propia mente, están en un constante estado de cambio, la ilusión de certeza es muy atractiva.

Pero es importante diferenciar entre lo que sabemos y lo que creemos, lo que sabemos y lo que sospechamos, lo que sabemos y lo que nos han dicho. Porque lo que realmente sabemos es solo lo que experimentamos, ni más ni menos. Si dejamos ir todo lo que hemos leído, escuchado alguna vez, o alguna vez nos hemos dicho que somos ciertos, no nos queda más que nuestra experiencia. De hecho, incluso esto está cambiando constantemente, ya que cada momento, cada experiencia da paso a la siguiente.

Entonces no nos queda más que la experiencia del momento presente, la certeza del ahora.

Para algunos, este tipo de reflexión es una revelación, un motivo de celebración, una oportunidad para dejar el viejo equipaje y el vehículo a un renovado sentido de maravilla y curiosidad en la vida. Esto es, por supuesto, acompañado por el sonido de la conciencia colectiva respirando un suspiro de alivio enorme, ya que todos y cada uno de nosotros nos damos cuenta de que ya no necesitamos pretender tener todas las respuestas. Uf.

Para otros, es la causa de las palpitaciones del corazón, el aumento de la presión arterial y las palmas sudorosas. En resumen, un deseo abrumador de comprometerse con el pensamiento, evitar el miedo, repetir una opinión bien ensayada en la mente, aferrarse a los restos de la creencia y asegurar cualquier ilusión de certeza a la que podamos aferrarnos. Cualquier cosa, literalmente cualquier cosa, para evitar mirar dentro del abismo de incertidumbre que es la vida misma.

Pero no hay vergüenza en no saber, solo hay libertad. Una mente incierta es una mente abierta. Es una mente curiosa, interesada, reflexiva y maleable. Cuando nos encontramos con la vida con una genuina sensación de incertidumbre, dejamos de proyectar lo que creemos que sabemos y, en cambio, comenzamos a ver la vida tal como es. Lo mismo aplica para las personas que nos rodean. Solo al dejar ir nuestras ideas preconcebidas y opiniones de los demás, les permitimos ser quienes realmente son, para cambiar y evolucionar de un momento a otro.

Esta es la sabiduría de la incertidumbre.

No es un rechazo del intelecto humano, no falta a la opinión de los demás, ni niega o devalúa la experiencia de los demás. En todo caso, fomenta la búsqueda de una mayor comprensión intelectual, al mismo tiempo que abraza las ideas de los demás. De esta manera, ofrece la oportunidad de una respuesta tranquila y considerada a los eventos de la vida, una resolución donde hay conflicto y paz donde hay guerra.

Pero la sabiduría de la incertidumbre, no obstante, resalta la importancia de la comprensión experiencial. Pensar en la satisfacción es una cosa, estar contento es otra muy diferente. No es suficiente simplemente creer, tenemos que descubrir, descubrir por nosotros mismos. No es suficiente sospechar, necesitamos sentir, conocerlo personal e íntimamente.

Para ser claros, no se trata de pensar en la incertidumbre, que no es más que duda y confusión. Por el contrario, esta es la experiencia directa de la incertidumbre misma, de momento a momento, libre de pensamiento, juicio, opinión o análisis. No es nada menos que la conciencia desnuda, la naturaleza de la mente, la vida misma, que se desarrolla ante nuestros ojos.

¿Quieres más consejos sobre cómo hacer que la meditación sea parte de tu día? El espacio de cabeza es una meditación simple, accesible y relevante para su vida diaria. Regístrese de forma gratuita en nuestro programa Take10 para obtener los fundamentos adecuados con los programas de audio guiado y soporte y obtener su espacio de cabeza, en cualquier momento y en cualquier lugar en la aplicación Headspace. Y si descubres que estás sintiendo los beneficios de algunos Headspace, ¿por qué no aprovechar nuestra fantástica oferta de lectores de Psychology Today?

Related of "La sabiduría de la incertidumbre"