La vergüenza y el péndulo de la culpa

La siguiente publicación fue escrita por mi colega, Mark Zaslav, Ph.D.

Cuando las cosas se sienten mal, ¿quién tiene la culpa? La misma pregunta, particularmente cuando parece dominar la vida mental, indica una vulnerabilidad especial para sentirse juzgado. Como ya he señalado en otra parte (Zaslav, 1998), junto con la envidia, la tendencia a atribuir la culpa a menudo se asocia con defensas contra la sensación de vergüenza.

En el corazón del sentimiento de vergüenza está una conciencia privada sin palabras de que uno es deficiente, fundamentalmente "malo" o indigno. Este sentimiento es tan doloroso que puede experimentarse como una implosión de autoestima, acompañado de fantasías de desaparecer del todo o incluso no merecer existir. Cuando nos sentimos avergonzados, nos alejamos instintivamente o nos escondemos de otras personas.

Los psicólogos clínicos dan crédito a la investigación psicológica moderna por la comprensión emergente de la vergüenza y su conexión con la culpabilización. Pero el impulso de culpar en respuesta a la vergüenza está bien documentado en la historia y la literatura. Por ejemplo, el relato de Génesis en el Antiguo Testamento, escrito hace miles de años, señala explícitamente que las respuestas humanas fundamentales a la vergüenza son ocultar y culpar directamente.

La conocida historia de Génesis, en la que Adán y Eva fueron advertidos contra comer del Árbol del Conocimiento (conocimiento de lo que está mal) puede verse como una brillante alegoría de la instalación y demostración de la capacidad humana para la vergüenza. Después de comer del árbol, y nuevamente vulnerables a la vergonzosa autoconciencia, Adán y Eva inicialmente se escondieron de Dios en respuesta a su sentido de desnudez. Cuando fue confrontado por haber desafiado las instrucciones de Dios, Adán inmediatamente culpó a Eva por tentarlo, mientras Eva culpaba a la serpiente. Solo unas pocas páginas más tarde, su hijo Caín mata a su hermano Abel en un estado de rabia narcisista envidiosa, culpando a su hermano por haberlo privado del reconocimiento apropiado de su ofrenda a Dios. Este enfoque en la vergüenza es virtualmente el primer aspecto, presumiblemente más importante, de la naturaleza humana descrito en el Antiguo Testamento. Las respuestas humanas características al manejo de la vergüenza fueron bien comprendidas en la sabiduría antigua.

Consciente o inconscientemente, si luchas con la vergüenza crónica, tiendes a experimentar la desgracia como un veredicto negativo sobre tu propio sentido del yo. A menudo, su pensamiento predeterminado puede expresarse en el lenguaje de la acusación y la culpa. Pero en mi trabajo de terapia, aprendí que es más útil centrarse en la naturaleza de los impulsos que dan lugar a culpar que en los detalles de quién o qué se culpa.

La investigación en neurociencia y psicología moral sugiere que los sistemas cerebrales emocionales que juzgan moralmente operan con rapidez y fuera de la conciencia. La historia o narración específica que nos contamos a nosotros mismos oa otros sobre nuestros juicios morales es el producto de módulos de "intérpretes" en el hemisferio izquierdo de nuestros cerebros (Gazzaniga, 2011). Las narraciones de culpas plausibles se producen después de que nuestros sistemas cerebrales emocionales ya hayan presentado el juicio. En una línea similar, el Dr. Jonathon Haidt (2012) ha comparado el discurso sobre el "razonamiento" moral con un jinete sobre la espalda de un elefante. El jinete consciente, verbalmente fácil, solo tiene un control limitado del elefante moral, pero genera racionalizaciones convincentes y elaboradas para defender intuiciones morales poderosas, instantáneas y profundamente arraigadas. En resumen, el impulso de asignar la culpa se origina como una intuición emocional y moral; el locus particular de la culpa expresada es a menudo el resultado de una imposición de la narración en sentido descendente por nuestros módulos de intérpretes. Ya sea atacando a los verdugos o flagelando al yo, la culpa a menudo disloca una sensación de vergüenza protegida. Cuando culpamos, se está elaborando, atribuyendo y proyectando una sensación de incorrección en una cuenta plausible. Pero mi interés como psicólogo radica en brindar al paciente un espacio seguro para analizar el sentido de la maldad en sí mismo.

Culpar puede ser internalizado o externalizado. Las personas que tienden a culparse a sí mismas pueden atribuir virtualmente cualquier resultado negativo a una sensación acechante de maldad o deficiencia. Los psicólogos cognitivos (Abramson, et al., 1999) han acuñado el término "estilo atribucional depresogénico" para referirse a la tendencia a interpretar todos los eventos negativos como evidencia de falla personal o toxicidad. Por otro lado, todos conocemos personas (narcisistas, por ejemplo) que externalizan la culpa. Las víctimas, otros actores o fuerzas fuera de control pueden ser los culpables. En el proceso, las personalidades externalizadoras regulan y proyectan sentimientos vergonzosos que de otro modo se vincularían con un sentido de responsabilidad por la cualidad vergonzosa. Esto también previene el sentimiento de culpa por acciones dañinas.

La culpa, en contraste con la vergüenza, es vista por los psicólogos sociales como una emoción separada en la que hay arrepentimiento por una acción que ha causado sufrimiento a otra persona. La culpa implica una respuesta empática al perjudicado. Cuando es culpable, la gente expresa arrepentimiento por haber causado una lesión. La capacidad de identificarse con el que sufre es esencial para la culpa. La investigación ha asociado la propensión a la culpabilidad (en oposición a la propensión a la vergüenza) con beneficios psicológicos, lo que lleva al individuo culpable a tender la mano al expresar arrepentimiento o enmendar la situación. Estos han sido denominados "scripts sociales afiliativos".

Obviamente, la vergüenza y la culpa se experimentan juntas con frecuencia. Por ejemplo, no es raro que una persona culpable se culpe a sí misma por haber herido los sentimientos de alguien. Pero el foco principal en la emoción culpable está en el sufrimiento real o imaginado de la persona perjudicada, la vergüenza es secundaria. Por ejemplo, la declaración, "Me culpo a mí mismo por herir los sentimientos de Fred con palabras insensibles" es evidencia de la consideración culpable de las acciones que perjudicaron a Fred. El problema vergonzoso para la persona culpable es la conciencia de la responsabilidad por haber actuado de manera perjudicial.

Por otro lado, las personas que están extremadamente preocupadas por la vergüenza y su manejo en realidad exhiben menos culpabilidad que las personas "normales" que carecen de esta sensibilidad a la vergüenza. Parece que la preocupación por la vergüenza secuestra la capacidad del individuo para tener acciones propias, empatizar con otras personas heridas por esas acciones y experimentar el impulso de enmendarse. En resumen, las personas que son propensas a la vergüenza tienden a ser relativamente inmune a la culpa madura, prosocial. Se culpan a sí mismos no por su comportamiento sino por lo que son; la culpa no gira en perjuicio de los demás sino que es fundamentalmente buena o mala. Para tales personas, echar la culpa disloca atributos indeseables a otros, oscureciendo cualquier enfoque en el sufrimiento causado por actos dañinos que han cometido.

La historia del Génesis sugiere que cuando se trata de una evaluación moral autoconsciente, la mente humana está conectada para abrazar la racionalización inmediata a expensas de la reflexión honesta. Adán y Eva prácticamente dejaron escapar sus propias narrativas de culpabilidad en respuesta a su nuevo sentido de incorrección en presencia de un Dios acusador. Si eres propenso a un sentido de vergüenza mal calibrado, es posible que te encuentres constantemente saltando a la autocondena o sintiéndote juzgado por los demás. A menudo, nuestros objetivos de culpa están determinados principalmente por nuestros estados mentales en lugar de cualquier realidad objetiva. Cuando estamos deprimidos, podemos culparnos por cosas que están fuera de nuestro control o que no están relacionadas con nuestras acciones. Cuando nos sentimos menospreciados o victimizados, podemos ser más vulnerables a la fijación autodestructiva de desaires o agravios imaginarios, lo que lleva a espirales de autocompasión y enojo.

El abandono o abuso infantil puede dañar el desarrollo de un sentido de sí mismo seguro, cohesivo y positivo. Sin la guía y el apoyo de un padre en sintonía con nuestras necesidades o estados emocionales, nos volvemos vulnerables a la internalización de un profundo sentido de vergüenza inútil que puede generar muchos hábitos autodestructivos de la mente y el comportamiento. La predisposición a las adicciones, la depresión y los trastornos alimentarios son algunos de los comportamientos observables que observamos clínicamente, pero la necesidad compulsiva de echarle la culpa es una manifestación más sutil de la vergüenza crónica. Si este es el caso para usted o alguien que conoce, la terapia cognitiva puede ayudar a proporcionar herramientas para tomar conciencia de que la avalancha de veredictos mentales continuos y fugaces (uno mismo u otro) no son "verdades" objetivas, sino señales de una dificultad subyacente o esencialmente merecedor de existir. A medida que te centres en estos estados emocionales y sus manifestaciones en la terapia, las rutas de escape defensivas, como echarle la culpa, serán menos convincentes, permitiéndote ser más abierto y compasivo contigo mismo y con los demás. Con el apoyo de un terapeuta experimentado, aprenderá a notar y aceptar sus propios estados internos, desarrollando un mayor sentido de valía.

El Dr. Mark Zaslav es psicólogo clínico en el condado de Marin, California, con prácticas de psicoterapia y consultoría psicológica forense. Él puede ser contactado en: markzaslav@gmail.com

Referencias

Abramson, LY, y col. (1999). Vulnerabilidad cognitiva a la depresión: teoría y evidencia. Revista de Psicoterapia Cognitiva, 13 (1), 5-20.

Gazzaniga, M. (2011). ¿Quien esta a cargo? Nueva York, Nueva York: HarperCollins.

Haidt, J. (2012). La mente recta. Nueva York, Nueva York: Panteón.

Zaslav, MR. (1998) Estados mentales relacionados con la vergüenza en psicoterapia. Revista de Práctica de Psicoterapia e Investigación, 7 (2), 154-166.

Related of "La vergüenza y el péndulo de la culpa"