Las claves para recompensar las relaciones

La mayoría de nosotros hacemos lo mejor que podemos en nuestras relaciones interpersonales cercanas. Las relaciones pueden llenarnos de felicidad y darnos un sentido de pertenencia, compañerismo y amor. Sin embargo, las relaciones hacen que muchas personas se sientan confundidas, frustradas, incomprendidas y francamente malas. Incluso los mejores de nosotros tenemos momentos en los que las personas cercanas a nosotros nos dejan rascándonos la cabeza y preguntándonos cómo llegaron las cosas hasta este punto. La intensidad de nuestra experiencia emocional en estas situaciones puede depender de si estamos tratando con un amigo, hermano, padre, amante o incluso jefe. Pero los mismos procesos básicos subyacen a la mayoría de las interacciones interpersonales en las que la pérdida de la relación podría indicar dolor y dificultades.

La buena noticia es que puede aprender a comprender estos procesos y patrones y tomar medidas para cambiar su propia experiencia en las relaciones. Puede decidir cómo desea pensar, sentir y comportarse en la mayoría de las situaciones de moderada a moderada angustia. También puede aprender a evitar actuar y comportarse de manera que cause daño a las relaciones cuando la intensidad de una situación abruma su capacidad para sobrellevar.

Mi objetivo con esta serie es ayudarte a convertirte en un experto en tu propia personalidad. Cada mes durante el próximo año, estableceré secuencialmente lo que necesita saber para aprovechar su personalidad y obtener los tipos de experiencias que se merece. También sugeriré formas de realizar los cambios que desee. Te darás cuenta de cómo estás conectado para que pienses, sientas y te comportes característicamente. También aprenderás a entender a las personas con las que tienes relaciones. Probablemente no sea razonable esperar cambiar la personalidad de otra persona. Pero, puedes aprender a dar forma a las situaciones de una manera que les permita estar en su mejor momento. Una vez que comprenda cómo personas con diferentes estilos de personalidad perciben el mundo, experimentan emociones y enfrentan esas emociones, incluso su comportamiento más desconcertante puede tener sentido. Esto no significa que debemos tolerar conductas que nos lastimen o violen nuestros límites. Por el contrario, comprender la propia composición emocional ayudará a la mayoría de las personas a tener una idea más clara de cuándo se sobrepasan sus límites o no.

Para los adultos, todo comienza con la comprensión de cómo se forma la personalidad en condiciones positivas en la infancia: cuando los padres se mostraron siempre cálidos, disponibles y receptivos, al mismo tiempo que mantuvieron altos estándares para las conductas de sus hijos. Este patrón se aplica a aproximadamente el 55 por ciento de la población adulta que ha pasado a formar lo que se llama estilos de apego "seguros". El otro 45 por ciento de las personas tuvo que adaptarse de alguna manera para hacer frente a la crianza de los hijos inferior a la óptima en la infancia. Estas personas han desarrollado lo que se conoce como estilos de apego "inseguros". La palabra "inseguro" aquí se refiere a la calidad de la relación padre / hijo, no a cómo las personas se sienten sobre sí mismas. Como verá, muchas personas con estilos inseguros son personas muy seguras y competentes. Hay tres estilos y cada uno trae consigo un conjunto específico de características positivas y negativas. Comprender el patrón óptimo de "seguridad" ayudará a aquellos con estilos inseguros a maximizar sus rasgos positivos y cambiar, anular o compensar los negativos.

Al presentar este material, voy a recurrir principalmente a un modelo de desarrollo de la personalidad llamado "Attachment Theory". La teoría del apego fue iniciada por John Bowlby y Mary Ainsworth en los años sesenta y principios de los setenta. A lo largo de las últimas décadas, sin embargo, ha sido elaborado por muchos investigadores de los campos de la psicología social, cognitiva y clínica, y ahora incluso de la neurobiología. En general, no citaré mis fuentes, pero tenga la seguridad de que la información que le presento proviene de la investigación publicada y está basada en la ciencia sólida.

La teoría del apego se basa en la idea de que cada persona tiene una necesidad innata de sentirse cuidada y protegida por los demás. Esto es particularmente cierto para los niños pequeños que dependen del cuidado y la protección de sus padres para la supervivencia. No fue hace tanto tiempo en la historia humana cuando la falta de protección y cuidado daría como resultado una muerte casi segura. Por lo tanto, los niños se apegan a sus padres para que puedan permanecer lo suficientemente cerca como para obtener la protección necesaria contra las amenazas ambientales (piense en los depredadores, el clima y las tribus hostiles de las personas). La ansiedad es la manera en que la naturaleza le dice al niño cuando se está aventurando demasiado lejos de esta "base segura" parental. La ansiedad aumenta cuando el niño se aleja hasta que se vuelve tan incómodo que lo impulsa a volver a la base segura para volver a establecer la conexión. Piénselo de esta manera: si, durante nuestra historia antigua, la ansiedad de los niños no llega a ser lo suficientemente alta como para lograr que restablezcan la proximidad, no habrían sobrevivido. Por extensión, todos los que estamos vivos hoy somos descendientes de personas ansiosas, y la ansiedad y el sistema de apego pueden verse como necesarios para la supervivencia.

Si el padre es de fácil disponibilidad, cuidado y receptivo con el niño cuando regresa, el niño debe hacer poco más para reducir la ansiedad y sentirse seguro de nuevo. A medida que este ciclo se repite una y otra vez en los años de la infancia, el niño explora en círculos cada vez más amplios hasta que, finalmente, el hecho de saber que el padre está en alguna parte y se puede recurrir cuando es necesario es suficiente para reducir la ansiedad en la mayoría de las situaciones. Pero, la historia no termina en la infancia. Bowlby y la mayoría de los teóricos del apego ven el sistema de apego como operando continuamente, desde la "cuna hasta la tumba". Cuando somos jóvenes, dependemos de nuestros padres o sustitutos de los padres para proporcionarles nuestra base segura. A medida que nos adentramos en la adolescencia y luego en la edad adulta, transferimos estos vínculos de apego de padres a compañeros, grupos, parejas románticas e incluso jefes.

Mira otro ejemplo de la antigüedad. Si vivieras entre una tribu de cazadores-recolectores y lograras que el líder del grupo o del grupo se enfadara contigo, tal vez te echen de la cueva o no te permitan dormir cerca del fuego por la noche. Al igual que con el ejemplo del niño anterior, no poder permanecer cerca del grupo podría causar la muerte. Por lo tanto, ninguno de nosotros debería sorprenderse si experimentamos fuertes sentimientos de abandono, estamos ansiosos o sentimos un hoyo en el estómago cuando detectamos signos de que nuestro amante puede dejarnos o corremos el riesgo de quedar marginados en nuestros grupos sociales.

La clave para entender su personalidad (qué tan rápido se da cuenta de las amenazas, cuán fuertes son sus respuestas emocionales y cómo lidia con esas emociones) se basa en lo que tuvo que hacer en el pasado para sentirse seguro otra vez durante los eventos de separación (real, amenazado o imaginado). En mi próxima publicación, expondré los patrones de afrontamiento y las formas características de pensar, sentir y comportar que subyacen a la seguridad y luego a los tres estilos inseguros de "preocupado", "descartar" y "temeroso". Comprender su estilo y aquellos de las personas con las que estás cerca te ayudarán a anticipar qué tipos de eventos provocarán fuertes emociones y qué tipo de pensamientos y comportamientos pueden resultar. Por extensión, puede aprender a anular y cambiar gradualmente sus reacciones automáticas y comportarse con intención de manera que produzca los mejores resultados en sus relaciones con los demás.

Related of "Las claves para recompensar las relaciones"