Las creencias morales afectan el gusto por otros grupos

Art Markman
Fuente: Art Markman

No es sorprendente que nos gusten las personas que creen de la manera en que lo hacemos. Es más fácil tener conversaciones con quienes tienen las mismas opiniones sobre cuestiones clave. Esto es particularmente cierto para los problemas morales, que llegan a nuestros valores más profundos. Enfrentarse a diferencias clave sobre los valores morales puede llevar a fuertes reacciones emocionales.

A partir de esta observación general, podría parecer que cualquier diferencia en los valores morales entre las personas disminuiría lo mucho que les gusta a esas otras personas y cuánto tiempo les gustaría pasar con ellas.

Un documento fascinante de Nadine Obeid, Nichole Argo y Jeremy Ginges en la edición de marzo de 2017 del Boletín de Personalidad y Psicología Social elabora un conjunto más refinado de predicciones.

Estos investigadores señalan que puede dividir los valores morales en dos clases amplias: valores de autonomía y valores de enlace. Los valores de autonomía son aquellos en los que las personas tienen un fuerte juicio moral de que las personas deben ser tratadas con justicia y que no deben hacer daño a los demás. Los valores vinculantes son aquellos en los que las personas tienen un fuerte juicio moral de que estar ligado a un grupo social es importante y que hay ciertas cosas que son puras y sagradas.

El argumento en este documento es que las personas reconocen que los ideales que los unen a un grupo particular diferirán de un grupo a otro. Los miembros de diferentes religiones o sectas de una religión en particular reconocen que hay creencias y prácticas particulares que se adhieren a los seguidores de otra tradición religiosa. Por el contrario, las creencias sobre la equidad y evitar el daño a los demás (los valores de Autonomía) deben mantenerse en todos los grupos. Como resultado, las similitudes entre individuos de diferentes grupos en estos valores de Autonomía deberían predecir cuánto personas de diferentes grupos querrían pasar tiempo juntas.

Pusieron a prueba esta idea en varios estudios. Uno miró árabes y bereberes en Marruecos. A los 100 participantes en este estudio se les pidió que calificaran la importancia de varios valores morales para ellos. Estos valores están relacionados con la vinculación o la autonomía. Luego, calificaron su creencia acerca de la importancia de estos valores para el otro grupo, por lo que los árabes calificaron la importancia de estos valores para los bereberes y viceversa. Después de eso, los participantes calificaron qué porcentaje del vecindario querrían asignar al otro grupo étnico, así como también medidas de distancia social, incluyendo elementos como si querrían cenar en la casa de alguien del otro grupo.

La diferencia en los valores se obtuvo restando la importancia de los valores particulares como valores morales para cada participante de sus calificaciones de la importancia de esos valores para el otro grupo. El predictor más importante del deseo de vivir cerca y ser socialmente cercano a los miembros del otro grupo étnico fue la similitud en los valores de Autonomía. Es decir, creer que los miembros de otro grupo tratarían a las personas de manera justa y sin causar daño haría que las personas tuvieran más probabilidades de querer vivir cerca de ellos y pasar tiempo con ellos. Las diferencias en los valores de enlace tuvieron una menor influencia en las medidas de distancia social.

Un segundo estudio repitió este análisis con cristianos, suníes y chiitas en el Líbano. Una vez más, las personas que se veían a sí mismas como similares a otros grupos en valores de Autonomía tenían más probabilidades de querer ser socialmente cercanas a los miembros de esos otros grupos. Las similitudes en los valores de enlace no predecían el deseo de cercanía social.

Estos estudios sugieren que las personas pueden tolerar las diferencias de valores entre ellos y otros que reflejan su pertenencia a un grupo. En general, entienden que pertenecer a otro grupo significa que los miembros de ese grupo probablemente tengan creencias diferentes sobre lo que es puro o sagrado. Lo que las personas tienen dificultades para aceptar son otras personas que difieren en el grado en que quieren tratar a todas las personas de manera justa y evitar hacerles daño. Como resultado, prefieren rodearse de personas que son similares a ellos en sus creencias sobre la equidad.

Simplemente por estos dos estudios, por supuesto, es difícil saber exactamente qué está causando esta disposición a la cercanía social. ¿Es el caso que ver similitudes en los valores crea un deseo de cercanía social? Tal vez el deseo de cercanía social hace que las personas crean que los miembros de otros grupos son similares a ellos en sus creencias sobre la justicia y el daño.

Los autores reconocieron este problema e hicieron un estudio experimental que no pareció abordar la relación entre la distancia social y los valores morales. No describiré este estudio adicional aquí, sino que simplemente diré que se necesita hacer más trabajo para comprender mejor la relación entre la autonomía y los valores vinculantes y la distancia social.

Dicho esto, sigue siendo bastante interesante que los valores de Autonomía (equidad y evitar daños a los demás) estén más relacionados con la cercanía social que con los valores vinculantes.

  • Sígueme en Twitter, en Facebook y Google+.
  • Mira el libro Two Guys on Your Head, Brain Briefs , y mis libros Smart Thinking , Smart Change y Habits of Leadership
  • Escuche mi programa de radio en KUT radio en Austin – Two Guys on Your Head – y siga 2GoYH en Twitter y en Facebook. El programa está disponible en iTunes y Stitcher.

Related of "Las creencias morales afectan el gusto por otros grupos"