Las emociones como segundo idioma – ¿O deberían ser las primeras?

"Resplendent Sunrise", oil, F.J.Ninivaggi
Fuente: "Resplendent Sunrise", petróleo, FJNinivaggi

1.

¿Por qué la alfabetización emocional es relevante?

Para los humanos, como seres sensibles capaces de expandir el conocimiento, las emociones son un paso más allá de la sensación cruda y un paso antes de la interpretación cognitiva. La emoción es la verdad en bruto dentro de los seres humanos. Las emociones primarias son sentidas, sentidas y universalmente compartidas por todos. El lado biológico de las emociones vive en las partes más profundas del neurocircuitrio del cerebro, la amígdala y el sistema límbico, y ha sido responsable de la supervivencia durante milenios antes de que surgiera el pensamiento consciente.

Se puede decir que las emociones son el fuego de la atracción y la repulsión entre los seres humanos. Las emociones transmiten información y generan acción. La intensidad de tales sentimientos es responsable del apareamiento, las familias y la protección contra los depredadores mediante la detección de amenazas y la erección de la defensa.

A medida que avanza el desarrollo saludable, el procesamiento emocional produce la capacidad de empatía. A medida que la cognición madura, su integración con la alfabetización emocional le permite a uno entender la perspectiva de otra persona y resonar con sus estados de sentimiento. Las conexiones emocionales conectan dinámicamente a una persona con otra. Este punto de referencia común crea el tejido de nuestras vidas sociales. Comprender y utilizar la alfabetización emocional nos ayuda a convertirnos en lo que realmente somos y enriquece profundamente nuestras relaciones interpersonales.

Debido a que las generaciones prehistóricas usaban medios más implícitos y menos conscientemente intencionales para identificar y transmitir datos emocionales entre sí y los niños, nuestra generación requiere, si no exige, enseñanza e instrucción explícitas. Un objetivo importante de la salud mental es disminuir a los niños que crecen con una sensación de vacío afectivo / emocional e inestabilidad del estado de ánimo. Dicha prevención primaria busca evitar la aparición de enfermedades o trastornos específicos mediante la reducción del riesgo: alterando comportamientos o exposiciones que pueden conducir al desarrollo de enfermedades y trastornos, y aumentando la resistencia a los efectos de la exposición a un agente patógeno o una situación psicológica no saludable.

La alfabetización emocional es poder sentir, identificar y usar adaptativamente los estados de sentimientos. Esta fluidez emocional mejora la autorregulación emocional, disminuye la sobrerreactividad a emociones negativas como la ira y es la base de la modulación emocional interpersonal. La amabilidad y la conciencia son mejoradas. Entender los propios sentimientos y comprenderlos posibilita la toma de perspectiva emocional y cognitiva. Esta es una base fundamental para la empatía y facilita las relaciones sociales cooperativas.

Las emociones son elementos dentro de nuestra amplia personalidad (temperamento, impulsos motivacionales y habilidades cognitivas). Las emociones son similares a los colores primarios o la escala musical elemental (es decir, do, re, me, etc.). Las emociones se pueden estudiar como entidades en sí mismas, pero nunca se encuentran aisladas. La inmensa variación de estos factores emocionales en cualquier persona, junto con un número casi infinito de otros rasgos, características y conductas aprendidas, hace que cada persona sea única.

"Resplendent Sunrise", oil, F.J.Ninivaggi
Fuente: "Resplendent Sunrise", petróleo, FJNinivaggi

1.

Las emociones, los afectos y los sentimientos son la excitación de las respuestas biomentales como reacción al estímulo cambiante dentro y fuera del individuo. Las emociones se desencadenan de varias maneras, por ejemplo, al ver a otra persona, al pensar en ellas o al presentarse situaciones que evocan sentimientos positivos y negativos, como música, obras de arte, eventos deportivos o escenas de desastre. "Resplendent Sunrise", Oil, 2015, a la izquierda, es una pintura del autor que puede provocar respuestas emocionales. Los procesos de sensación, percepción y su interpretación cognitiva son mecanismos que llevan la emoción a la experiencia biomental. La forma en que uno capta una situación o persona de manera positiva o negativa, las relaciones humanas, tiene una base sólida en la orientación emocional.

"Relaciones humanas" es la intimidad entre dos personas. En la era seminal de la psicología profunda, las exploraciones en procesos inconscientes que tienen lugar en relaciones interpersonales en tiempo real se llamaron "relaciones de objeto", un objeto que se refiere a las interpretaciones subjetivas de cada participante. La relación era la llama vital de la intimidad emocional que cargaba y hacía vital la relación. En un artículo anterior sobre Psicología actual, "Teoría de la envidia: un nuevo modelo de la mente", analizo la influencia crucial de las emociones, como la envidia, en el desarrollo individual e interpersonal. Enfatizo la sana maduración de la envidia en admiración, emulación, gratitud y empatía.

Fundamentos de las emociones

Las emociones tienen dos componentes fundamentales:

1.) estado de sentimiento, y

2.) la persona o situación que provoca ese sentimiento.

Las emociones como estados de sentimientos se pueden caracterizar por dos dimensiones:

1.) valencia: positiva o placentera, y negativa o angustiante, y

2.) nivel de excitación: un rango de baja a alta intensidad.

Cuando se habla de valencia e intensidad, esta formulación académica es útil. Sin embargo, no captura los matices de los estados emocionales que son multifactoriales. La varianza en los neurotransmisores (p. Ej., Dopamina, norepinefrina), la presión arterial, el nivel de fatiga-energía y los factores contextuales, como los precedentes experienciales, los recuerdos y la retroalimentación interpersonal dinámica desempeñan un papel importante en el procesamiento emocional.

Circuitos cerebrales: sistemas dinámicos de circuitos neuronales interrelacionados: usan la emoción para detectar amenazas, un proceso en gran parte inconsciente. El reconocimiento de emociones tiene un centro de gravedad en la estructura cerebral profunda llamada amígdala. La amígdala y su función preferencial, especialmente en la señalización de emociones negativas como la amenaza, están bajo influencia genética. La amígdala reacciona instantáneamente y activa el sistema nervioso autónomo y el sistema endocrino; en breve, la corteza y el lóbulo prefrontal comienzan a infundir significado a esta excitación emocional para generar la emoción del miedo. Las diferencias individuales en el reconocimiento de emociones entre las personas se heredan aunque no completamente. Y, todos estos procesos son en gran medida operaciones no conscientes. De hecho, la construcción "emoción" se entiende típicamente como una reacción inconsciente y una percepción que se origina en una matriz fisiológica que repercute psicológicamente a medida que se organiza primero en la infancia y continúa durante toda la infancia.

Las emociones son nuestro primer idioma

El consenso más reciente entre los psicólogos académicos del desarrollo es que los bebés nacen en el mundo con temperamentos ya precableados. Estos conjuntos de reacciones automáticas se han clasificado en unos pocos sustratos centrales que parecen persistir y mantenerse constantes durante toda la vida. Uno de estos es la disposición emocional. Los otros incluyen reactividad general / autorregulación, nivel de actividad y sociabilidad.

A la edad de cuatro años y luego, la formación de la personalidad se desarrolla en arreglos ilimitados únicos. La personalidad se refiere a un conjunto único de rasgos de comportamiento consistentes, conjuntos de disposiciones duraderas para comportarse de maneras adaptativamente flexibles en una variedad de situaciones. El tono emocional, un elemento en el núcleo de la personalidad, cubre un espectro que va desde la atracción hasta el del distanciamiento y por lo tanto ejerce una profunda influencia en todas las demás capacidades.

En su estado elemental, cuando están influenciados por los procesos superiores de la cognición, tanto la emoción como el pensamiento pueden ser poderosos "humanizadores". Con esto me refiero a esforzarse por aproximarse a lo personal: sentir los sentimientos, pensar a través de los pensamientos, pausar y hacer elecciones informadas.

El procesamiento emocional es inconsciente y dinámico. Tiene un lenguaje inconsciente que actúa para organizar los estados internos. Este lenguaje es comunicación entre y entre las dimensiones del neurocircuito biomental que vive la mente. Los elementos de este lenguaje interactúan dinámicamente entre las personas, sin embargo, esta experiencia humana común (procesamiento emocional) conserva su acento, gramática y prosodia virtualmente únicos tanto intrapsíquicamente como cuando se trafican interpersonalmente.

Todas las emociones tienen una base subyacente en los procesos inconscientes: mezclas amorfas y experienciales de impresiones orgánicas, huellas sensoriales, imaginación y fantasía. Estos procesos están presentes en el recién nacido cuya conciencia durante los estados de vigilia se puede caracterizar como de "conciencia fenoménica". Esta inmediatez de la conciencia sensorial es sustantiva pero sin capacidad para la atención sostenida.

Por ejemplo, en los adultos, la bien conocida condición neurológica "visión ciega" (para responder a estímulos visuales que no ven conscientemente) ha puesto en duda lo que se creía cierto: las percepciones primero deben entrar en la conciencia para influir en el comportamiento. La visión ciega demuestra que la experiencia y el comportamiento pueden guiarse por información de la cual uno no está consciente.

En la primera infancia, tal conocimiento de los fenómenos ambientales es más un "darse cuenta" que una "atención" definitiva. En la vida adulta, todos estos procesos cognitivos multideterminados están influenciados por la imaginación, la fantasía y las preferencias subliminales, que son emociones -basado.

Aunque abundan los matices de la interpretación teórica de lo anteriormente mencionado, la mayoría coincide en que existe un comportamiento superficial inferior, un sustrato de deseos, creencias e intenciones. Este nivel de información está predominantemente ocluido de la conciencia, pero es instrumental en la formulación de significado, explicaciones y predicciones tanto conscientes como no conscientes.

Las emociones, por lo tanto, son principios que organizan el funcionamiento mental en múltiples niveles desde el nacimiento hasta la edad adulta. Son señales de alerta, notablemente mediadas por el contacto visual, que informan, consciente e inconscientemente, a padres y niños sobre una percepción, idea u objeto que requiere atención y respuesta apropiada. Las emociones ayudan a regular la homeostasis biomental y aseguran la supervivencia. La supervivencia humana denota no solo mantenerse vivo, sino también minimizar la incomodidad y lograr una mejor calidad de vida con significado. Además, las emociones actúan como señales de expresión y recepción para toda la comunicación social. Son notables mensajes no verbales que comunican actitudes inconscientes. Necesidades, respuestas, deseos, afectos, refuerzos y desdén pueden ser comunicados.

Procesamiento emocional

Las emociones son al principio reacciones de excitación no consciente.

Primero, el estímulo debe ser importante y significativo;

En segundo lugar, el estímulo se evalúa como bueno o malo y para abordarlo o evitarlo;

Tercero, el estímulo se categoriza inconscientemente en especificidad como una emoción específica.

Cuando las emociones no conscientes se expresan conductualmente, se llaman afectos; cuando estos son identificados y etiquetados conscientemente con palabras, se los llama sentimientos. Por lo tanto, los colores vívidos de las emociones se dan forma por las formas de pensamiento que correlacionan la excitación emocional con algún significado cognitivo. Debido a que la emoción está fuertemente cargada de contenido inconsciente, el pronóstico afectivo o la predicción de la reacción emocional de uno ante eventos futuros es fluido, cambiante y un esfuerzo poco confiable. La secuencia de "procesamiento" antes mencionada es meramente una descripción simplificada de un proceso biomental altamente complejo y matizado. La identificación, la importancia y la prominencia están mediadas por sistemas de neurocircuitos integrados en el tálamo, la amígdala, el sistema límbico y la corteza prefrontal.

Alfabetización emocional: el refinamiento de la inteligencia emocional

Las emociones y actitudes positivas como el amor y el afecto, la felicidad, el disfrute, la sorpresa, la aceptación, la cooperación, la misericordia, el perdón y la compasión, por ejemplo, actúan como ejes para asegurar las relaciones y apoyar un sentido de integridad emocional y autocontención. Estos contribuyen a mejorar el autoconcepto y la autoestima tanto en el emisor como en el receptor. La percepción de la felicidad con sus variantes de amor y afecto parece ser universalmente reconocida por personas de todas las culturas.

Las emociones negativas como la hostilidad, la ira, el miedo, el disgusto, el desprecio y la decepción son disruptores y pueden actuar como repelentes hacia compromisos afectuosos. También actúan para modular emociones positivas produciendo, por ejemplo, estados de ambivalencia o confusión. Si se identifican y se templan, las emociones negativas se pueden usar de manera constructiva para ayudar a reconfigurar los sentimientos y estabilizar el estado de ánimo.

Las emociones negativas, por lo tanto, se comportan para interrumpir el status quo y ofrecen el potencial de reconfigurar una reforma de personalidad más constructiva. Cuando se modifica, la influencia de las emociones negativas puede aumentar la integridad emocional personal e interpersonal. Las emociones negativas deben existir con emociones positivas; su dependencia interactiva modula toda la experiencia, tanto la experiencia propia como la experiencia con los demás. Si no se controla, las emociones negativas tienen el potencial de ser representadas de manera autodestructiva. El espectro de la agresión -en última instancia, asesinatos y asesinatos destructivos- está energizado por la negatividad de la envidia y el odio.

Los estados de sentimiento subjetivamente experimentados se comunican a través de palabras y expresiones faciales. La percepción de las exhibiciones emocionales no conscientes y a menudo sutiles de un observador externo se deriva de ver o escuchar las breves señales emocionales organizadas en "sentimientos" conscientemente sentidos. Estas manifestaciones externas de estados de sentimientos subjetivamente experimentados se basan tanto en el cerebro como en la cultura. Tienen sustratos genéticos innatos y universalmente compartidos, formados por la cultura y la convención. En lenguaje común, los términos "emociones" (estados no conscientes breves), "sentimientos" (estados conscientes subjetivamente identificados) y "afectos" (expresiones faciales visualmente perceptibles) a menudo se usan indistintamente.

Para aquellos interesados ​​en la precisión técnica, las emociones y los sentimientos son universales en todas las culturas. Esto denota que las emociones que identifican la "percepción emocional" en uno mismo, los demás, las voces, las historias, la música y el arte están intrincadas y se comparten universalmente.

Identificar significa reconocer y descubrir la emoción como una experiencia emocional.

Darle un nombre a una emoción o etiquetarlo ocurre en algún lugar entre la "percepción" emocional y la "comprensión" emocional a medida que el "afecto" toma forma materialmente.

El afecto, sin embargo, se define como la visualización visible, intencional y pública (facial, verbal, gestual) de estados emocionales y emocionales. Los afectos están culturalmente determinados en cierta medida y difieren entre personas, grupos étnicos, nacionales y culturales ("reglas de visualización"). El afecto tiene una calidad fluida y puede cambiar de momento en momento en el mismo individuo dependiendo del estado mental de esa persona (por ejemplo, feliz, pensativo, deprimido, etc.). Las reglas de visualización y los contextos sociales se correlacionan con la "comprensión emocional" y la "regulación emocional", ambas influenciadas culturalmente. Algunos teóricos consideran que la inteligencia emocional comprende tres dominios: percepción, comprensión y regulación.

Las emociones existen al nacer. Sin embargo, los bebés y los niños no comprenden cognitivamente ni etiquetan sus emociones como sentimientos conscientes hasta la última infancia. Desde el nacimiento, sin embargo, los bebés pueden sentir las comunicaciones emocionales de los demás y responder de manera adaptativa. Esta base "no consciente" de emoción y afecto persiste durante toda la vida, pero se complementa con un enfoque más consciente (llamado "sentimientos" y pensamientos sobre los sentimientos) hacia el final de la infancia. La estabilidad emocional y las interacciones sociales exitosas tienen su base en el desarrollo emocional saludable comenzando en la infancia y refinándose a partir de entonces.

La psicología académica convencional ha delineado el siguiente esquema con respecto a la clasificación de las emociones. De hecho, ningún esquema puede captar la diversidad y la fluidez de las emociones humanas, aunque abundan los intentos provisorios como este.

Las emociones primarias incluyen la felicidad, la tristeza, la ira, el miedo, la sorpresa y el disgusto. Estos son estados mentales básicos y difusos que se entiende tienen el mismo significado para todas las personas en todas las culturas. Las emociones secundarias son compuestos más complejos de emociones primarias que se vuelven más definidas como estados de sentimientos conscientes. Estos se desarrollan entre los dieciocho y los veinticuatro meses de edad. Incluyen culpa, vergüenza, vergüenza, orgullo y envidia. Estas emociones secundarias se entienden como emociones autoconscientes porque implican un sentido emergente de autorreflexión y consideración del yo en relación con los demás. Por ejemplo, la vergüenza implica sentimientos de "mala", mientras que la culpa es la angustia por haber hecho algo "malo". Las denotaciones especiales de "envidia" utilizadas por el autor se han delineado en el libro "Teoría de la envidia". esa perspectiva, la envidia inconsciente se entiende como la dinámica decisiva de la personalidad más que meramente una emoción o rasgo.

La psicología evolutiva de las emociones en la infancia

La psicología convencional, además de los estudios de observación naturalistas, utiliza una metodología científica que incluye, por ejemplo, estudios de neuroimágenes y electrográficos para esbozar una línea de tiempo para el desarrollo y la expresión de estados emocionales. El tono emocional de los recién nacidos no está formado y se puede clasificar como estados de atracción que se sienten de manera positiva (como tranquila) y estados de abstinencia y evitación (que se sienten como angustiosos). Los estados positivos, por ejemplo, se expresan como la "sonrisa social" -el gesto facial claro, receptivo y afectuoso- alrededor de las seis semanas, y la "carcajada" -la primera risa del bebé aún no verbal- aproximadamente cuatro meses. Entre tres y cuatro meses, los bebés pueden sincronizar claramente sus propios estados emocionales con los observados en otros.

De cuatro a cinco meses, los bebés pueden distinguir los tonos emocionales positivos de los negativos en otros. Entre siete y doce meses, las pruebas de electroencefalografía que miden la actividad eléctrica del cerebro muestran claras distinciones en el procesamiento emocional de los bebés; los bebés típicos pueden discriminar entre las diferentes expresiones emocionales de los demás. Los sentimientos como la felicidad, la tristeza, la ira y el miedo se pueden diferenciar como distintivos y evaluativamente distinguidos. Entre cuatro y seis meses, los bebés muestran signos de ira y miedo. Aproximadamente a los siete meses, es evidente la "ansiedad extraña", la respuesta de miedo de un bebé cuando aparece un extraño. El fenómeno de la "referencia social" -cuando los bebés miran a los padres en busca de pistas emocionales que se relacionen con la seguridad o el peligro- es claro a los diez meses y confirma la comprensión básica del bebé de las emociones de los demás.

Cultivar las emociones y la primacía del amor

La actitud psicológica del amor es sostenida por los humanos como una experiencia biomental fundamental, cuya naturaleza positiva abarca una variedad de manifestaciones emocionales: afecto, placer, felicidad, alegría, calidez, apego, cooperación y cercanía. Estas características van más allá del mero sentimentalismo, una visión romántica de la vida interpersonal y la adaptación evolutiva. Tienen implicaciones tanto de supervivencia como de calidad de vida.

En contraste, los estados emocionales negativos como la ira, la depresión y la ansiedad desmedida, por ejemplo, son contrapuntos inevitables que modulan la experiencia humana. Reconocer y administrar estos factores negativos es tanto necesario como útil. Las emociones negativas ayudan a dar forma, refinar y mejorar las emociones positivas. Ambos se mezclan en el complejo proceso de nutrir. Ser consciente de los propios estados de sentimiento, estados de ánimo (estados de sentimiento a largo plazo) y los de los demás refina la alfabetización emocional y mejora la cooperación social.

Las emociones, sin embargo, son abrazos fugaces de exquisita excitación; y su transitoriedad innata se aprecia mejor con la mano abierta. Heráclito, filósofo griego de la antigüedad (c.500 aC), es famoso por decir: "Uno no puede entrar en la misma corriente dos veces". La naturaleza dinámica, cambiante e impermanente de las emociones es similar a ese paso en una corriente pulsante . Reconocer esto ayuda a ser testigo del aumento y la caída de las emociones junto con las huellas cognitivas que pueden dejar atrás. Experimentar la comprensión íntima de la emoción y permitir que avance y se desvanezca puede ser una de las mejores formas de "aprender de la experiencia".

Apreciar y respetar las transiciones de desarrollo que son una parte inextricable de la maduración a lo largo de los largos años de la infancia actúa para salvaguardar la naturaleza misma de la infancia. Esta idea argumenta en contra de descartar la importancia natural de estos años formativos. En este sentido, puede ser aconsejable no abarcar demasiado y acelerar de manera prematura las características del desarrollo como la cognición, la lectura o la destreza física de forma aislada.

Los ritmos naturales únicos de la infancia y cómo cada niño expresa estas etapas deben ser reconocidos y sus horarios innatos respetados. La aceleración antinatural no es aconsejable; reconocer y facilitar sensiblemente las capacidades y potenciales naturales de un niño es saludable.

Emociones y Motivación

Entender las emociones está aliado y requiere una apreciación de la motivación. La motivación denota un nivel de activación biomental e interés hacia la autoexpansión logrado a través del logro de objetivos y la adquisición de recursos, los cuales producen una satisfacción placentera. El constructo de la motivación abarca impulsos innatos que lo empujan a uno hacia un objetivo, y los incentivos medioambientales lo empujan a uno hacia las recompensas.

La motivación incluye dos componentes principales:

1.) querer o desear, y

2.) esfuerzo realizado hacia un objetivo deseado.

Debido a que la emoción crea una excitación orientadora hacia o desde un objetivo, la motivación energiza la intensidad de estas actividades. Es la fuerza inherente a ver los desafíos inmediatos del pasado y luchar por un camino de continuo movimiento hacia adelante.

La motivación es una fuerza que mejora la adaptación al conflicto mediante la resolución mediante la resolución de problemas. Por ejemplo, visto a través de la lente biomental, la angustia psicológica y la incomodidad fisiológica del individuo causadas por el hambre provocarán el ciclo de búsqueda y obtención de alimentos. Además, la necesidad de amor y pertenencia hace que el vínculo entre parejas sea un esfuerzo vivo, atractivo y buscado. En ambos ejemplos, la emoción alimenta la intensidad de la búsqueda. Y la búsqueda abarca objetivos individuales y sociales con beneficios para una mejor calidad de vida, tanto individual como compartida con otros.

Además de la primacía del amor y el afecto, los padres pueden facilitar el desarrollo de un niño de la siguiente manera. El desempeño motivado se mejora, por ejemplo, cuando los cuidadores introducen los comportamientos deseados en una luz casi excepcionalmente deslumbrante, por lo que se prefiere a otro comportamiento (como letargo o postergación) lo que permite al niño ver que el comportamiento de desarrollo más facilitador se reúne mejor sus necesidades en un contexto específico.

También se debe tener en cuenta que, por mucha motivación que pueda conducir a una persona a optimizar las capacidades, hay límites incorporados más allá de los cuales el logro puede no ser posible. Además, factores importantes como la resistencia al cambio ("No lo haré") son importantes para descubrir.

Desde una perspectiva cognitiva, tanto las emociones como la motivación mejoran las funciones ejecutivas: atención, memoria de trabajo, organización, planificación, inhibición de distractores, corrección de errores y logro exitoso de un objetivo.

La emoción, la motivación y las funciones ejecutivas, por lo tanto, volición de poder: la eficacia de implementar decisiones. Los hallazgos contemporáneos de MRI (2015) [publicados el 28 de enero en el Journal of Neuroscience,] en el Northwestern Medical Center muestran que los "superagers" (aquellos de 80 años y mayores que son saludables y exitosos) tienen una parte más saludable del cerebro llamada "anterior gyrus cingulado. "Esta región se correlaciona con la memoria, el funcionamiento ejecutivo, la resolución de conflictos, la motivación y la perseverancia. La importancia de apreciar el valor de la motivación en la crianza de los hijos se discute extensamente en "Desarrollo infantil biológico" en secciones sobre "mensajes motivacionales". He enfatizado la importancia de la retroalimentación afectuosa y correctiva al respaldar el cuidado, la disciplina y el ejemplo viviente.

Resistencia

La resiliencia denota la capacidad de recuperarse para un funcionamiento saludable cuando está bajo estrés. Los factores de resiliencia bien conocidos incluyen el optimismo realista, la capacidad de enfrentar los propios temores, una sólida brújula moral, redes de apoyo social, un sentido de la aptitud espiritual, mental y física, tener modelos de roles resilientes, flexibilidad psicológica y habilidad para encontrar y construir significado en la vida de uno

Un tema importante de la perspectiva biomental es que la alfabetización emocional es la base de la resiliencia en todas las etapas de la vida. La alfabetización emocional mejora la amabilidad y la conciencia.

Las emociones son similares a los verbos. Son aproximaciones orientadas a la acción. En un último artículo, "Eres el primer verbo de tu hijo", se analizará cómo esta idea tiene un significado pragmático en la crianza de los hijos.

Todo lo anterior ha delineado perspectivas sobre las emociones y su significado para los individuos y sus relaciones interpersonales en todas las etapas del ciclo de vida. Las emociones son nuestra verdad personal.

La perspectiva biomental considera la inteligencia emocional y la alfabetización emocional como capacidades: competencias no desarrolladas para ser identificadas y mejoradas. Se mejoran las habilidades del mundo real, la comunicación efectiva y la sensibilidad interpersonal.

La alfabetización emocional va de la mano con la resiliencia, la amabilidad y la escrupulosidad. Tal programa de enseñanza solo puede hablar sobre el material al que apunta; internalizarlo requiere una introyección en el tiempo acompañada de introspección, práctica y experiencia en tiempo real.

En artículos posteriores, la aplicación práctica de lo que se ha discutido anteriormente se integrará en una serie sobre crianza de los hijos. ¡Espero que estés atento!

Una discusión del estado del arte de la teoría de la emoción y la aplicación práctica se puede encontrar en mi nuevo libro, "Haciendo sentido de la emoción: Inteligencia emocional innovadora".

Referencia:

Ninivaggi, FJ (2013) "Desarrollo Infantil Biomental: Perspectivas sobre Psicología y Crianza de los hijos." MD: Rowman & Littlefield. [amazon.com]

Ninivaggi, FJ (2017) "Sentir la emoción: innovar la inteligencia emocional". MD: Rowman & Littlefield. [amazon.com]

@ constantine123A

¿Me gusta?

https://frankninivaggi123a.wixsite.com/emotions

Sus comentarios (presione 'Comentarios') en este blog son bienvenidos.

Related of "Las emociones como segundo idioma – ¿O deberían ser las primeras?"