Las heridas de la infancia pueden sanarse

A.Nakasakul/123RF
Fuente: A.Nakasakul / 123RF

Cuando muchos de nosotros pensamos en la infancia , imaginamos tiempos felices y sin preocupaciones. A menudo se recuerdan sentimientos tiernos de relaciones seguras y amorosas con padres y abuelos. Aquellos de nosotros que somos padres sabemos que no hay nada más precioso que el nacimiento de un niño y los sueños asociados con ver a ese niño crecer y prosperar en la edad adulta.

Los adultos también saben que crecer puede ser doloroso. Las heridas de la infancia pueden persistir durante toda la vida, incorporarse en cada músculo y órgano de nuestro cuerpo. Los niños experimentan traumas de forma similar a los adultos, incluso por abuso, pobreza, guerra, lesiones u otros eventos adversos. Pero hay más en el trauma de lo que parece.

Hay maneras sutiles, a menudo invisibles, en que los niños sufren un trauma, siendo la pérdida de conexión humana la más común. El trauma relacional puede ser experimentado por niños que se sienten incomprendidos, inferiores, no aceptados, emocionalmente descuidados o socialmente desconectados. Estos sentimientos dañan la salud emocional de los niños.

En la actualidad, los estudiantes de primer año de la universidad califican su salud emocional en comparación con los demás de su edad en 50.7%, el nivel más bajo de la historia (Eagan, et al, 2014). Numerosos estudios han destacado la disminución de la salud emocional de los estudiantes estadounidenses, incluido un aumento constante de la ansiedad, la depresión y la enfermedad mental (Pryor, et al., 2010; Douce y Keeling, 2014). Si bien estas estadísticas son motivo de preocupación, la buena noticia es que los investigadores están empezando a comprender mejor los vínculos entre la mala salud mental, el trauma relacional y el cerebro. Como resultado, las terapias están mejorando.

En los últimos años, los neurocientíficos y los psicólogos han estudiado diversos tipos de trauma y sus efectos en los niños. Sabemos, por ejemplo, que cuando los niños experimentan un trauma, su crecimiento y desarrollo se interrumpe. Para sanar y avanzar, la investigación muestra que el cerebro debe ser estimulado de forma fresca y creativa. Más que nunca, un niño necesita el apoyo de adultos que puedan interactuar auténtica y respetuosamente con ellos.

Courtesy of the Publisher
Fuente: Cortesía del editor

En un libro nuevo e innovador, Prácticas Relacionales y Centradas en el Cuerpo para Trauma Curativo: Levantando las cargas del pasado , la psicóloga Sharon Stanley, PhD, demuestra la importancia de compartir experiencias traumáticas en presencia de aquellos que pueden ver, oír y sentir el muchas formas en que nuestros cuerpos comunican la verdad. Escrito principalmente para ayudar a profesionales, este libro también nos recuerda el importante papel que juegan los padres, los maestros y los mentores para ayudar a los niños a recuperarse de los eventos adversos o del trauma relacional. De hecho, la investigación y las prácticas de la neurociencia que Stanley comparte deben estar en el corazón de cada relación saludable entre adultos y niños. Obtenido de su libro son tres maneras importantes en que todos los adultos pueden convertirse en sanadores para los niños en sus vidas.

3 maneras de ayudar a los niños a sanar de experiencias de vida traumáticas

  1. Promueva la conciencia incorporada

    Esté dispuesto a escuchar y respetar la experiencia corporal y subjetiva que cada niño considera verdadera. ¿Qué significa esto? La investigación de la neurociencia muestra que cada experiencia traumática se siente en el cuerpo humano. Cuando los niños toman conciencia de sus cuerpos, esa conciencia comunica información importante a su cerebro. El cerebro, a su vez, realiza cambios correctivos y restaura el funcionamiento saludable.

    Un simple cambio en la conversación puede ayudar a los niños a ser más conscientes de sus cuerpos. Por ejemplo, en lugar de simplemente preguntar: "¿Cómo te sientes?", Podrías preguntar: "¿Cómo y dónde sientes eso (miedo, ira, tristeza) en tu cuerpo?" Cuando los niños se acostumbran a conectar sus sentimientos con las sensaciones corporales , ellos logran conciencia incorporada. "Ayudados por la conciencia incorporada", dice Stanley, "podemos mirar más de cerca, escuchar con más precisión y sentir más activamente en el momento, una atención plena que puede desplazar los patrones fijos autonómicos de los traumas".

  2. Crear rituales significativos

    A lo largo de la historia, los humanos nos hemos recuperado del trauma al unirnos para honrar la lucha y el poder de la transformación. Desafortunadamente, el ritual y la ceremonia casi han desaparecido en muchas de las culturas occidentales de hoy. Con base en años de investigación con pueblos indígenas, Stanley señala las poderosas conexiones cerebro-cuerpo que se realizan a través del ritual y cómo esas conexiones son esenciales para la curación del trauma.

    Podemos ayudar a los niños a recuperarse de los eventos dolorosos y las relaciones hirientes al trabajar con ellos para crear rituales significativos. Una vez más, las actividades basadas en el cuerpo deben estar al frente y al centro, involucrando al hemisferio derecho del cerebro para conectarse con la forma subjetiva de conocimiento del niño. La integración de las artes, la música, las prácticas contemplativas y la danza, dice Stanley, puede transformar el caos del trauma en recursos relacionales para el crecimiento.

    El objetivo de los rituales es crear conexiones humanas. Cuando los padres y maestros crean espacios seguros para que los niños se expresen, exploren sus sentimientos y tomen conciencia de las sensaciones en sus cuerpos, los niños sienten lo que significa ser humano. Stanley sugiere que la ceremonia cambia el cerebro de maneras que convierten el miedo en amor, facilitando el crecimiento y el desarrollo.

  3. Conéctate a través de la Empatía Somática

    Mucho se ha escrito sobre el poder de la empatía. Lo que Stanley hace muy bien en su libro es diferenciar lo que a menudo entendemos como "empatía cognitiva", un intento de comprender lo que otros piensan, desde la "empatía somática", la capacidad de sentir lo que otros sienten. El primero es una actividad del hemisferio izquierdo; el último tiene el cerebro derecho.

    Según Stanley, "la empatía somática se comunica con las personas que sufren trauma y se ven, sienten y comprenden tal como son, lo que les permite sentirse." Los padres, maestros y todos los adultos cariñosos tienen la capacidad de ayudar a los niños a sanar nuestras interacciones con ellos y a través de nuestra atención consciente a sus señales basadas en el cuerpo.

    Por ejemplo, cuando un niño duele en su estómago, siente tensión en su mandíbula o experimenta sensaciones apretadas en su pecho, podemos ayudarlo a conectar estas sensaciones de manera más consciente con un conocimiento profundo de sí mismo. Hacemos esto a través de una escucha auténtica y un sentido de respeto por cómo un niño siente y experimenta esos sentimientos en su cuerpo. Estamos conscientemente presentes, ayudando a los niños a reflexionar y a obtener autoconciencia incorporada.

    A través de relaciones compasivas basadas en la empatía somática, el cerebro de un niño cambia de manera tal que repara los efectos del trauma.

Buscando ayuda cuando el trauma de la experiencia juvenil

Las tres prácticas enumeradas anteriormente son formas cotidianas en que todos los adultos pueden alimentar las conexiones profundas con niños y adolescentes y ayudarlos a recuperarse de un trauma. Pero a menudo, los niños necesitan la ayuda de profesionales psicológicos experimentados para superar los eventos adversos y los traumas relacionales en sus vidas. La buena noticia es que la investigación neurobiológica con prácticas de curación somáticas incorporadas está abriendo nuevos caminos cada año.

Stanley ha entrenado a cientos de practicantes durante más de una década en lo que ella llama "transformación somática". Para ayudar a los profesionales que quieren comprender los fundamentos neurobiológicos del trauma y las nuevas formas de trabajar con los afectados por el trauma, recomiendo el libro de Stanley, basado en las investigaciones más recientes y las prácticas transformadoras disponibles.

Como padres y maestros, todos debemos ser más conscientes de las señales sutiles del trauma relacional en nuestros hijos y en nosotros mismos. A través de numerosos estudios de casos, Stanley demuestra que nunca es demasiado tarde para sanar las heridas de nuestra propia infancia a través de la curación somática corporal. Cuando nos curamos a nosotros mismos, tenemos una mayor capacidad para establecer relaciones auténticas basadas en la empatía con nuestros hijos.

Referencias

Douce, LA, & Keeling, RP (2014) Una introducción estratégica sobre la salud mental de los estudiantes universitarios. (Washington DC: Consejo Americano de Educación).

K. Eagan, et al., (2014) El estudiante de primer año americano: Normas nacionales Otoño 2014 (Los Ángeles: CA: Instituto de Investigación de Educación Superior, UCLA, 2014)

JH Pryor, et al., (2010) El estudiante de primer año americano: Normas nacionales de otoño de 2010 (Los Ángeles, CA: Instituto de investigación de educación superior, UCLA, 2010).

S. Stanley, (2016) Prácticas Relacionales y Centradas en el Cuerpo para Trauma Curativo: Levantando las cargas del pasado (Nueva York: Routledge).

Autor

Marilyn Price-Mitchell, PhD, es la autora de Tomorrow's Change Makers: Reclamando el poder de la ciudadanía para una nueva generación. Una psicóloga e investigadora del desarrollo, trabaja en la intersección del desarrollo y la educación positivos de los jóvenes.

Sigue el trabajo de Marilyn en Roots of Action, Twitter o Facebook.

Suscríbete para recibir notificaciones por correo electrónico de los artículos de Marilyn.

© 2016 Marilyn Price-Mitchell. Todos los derechos reservados. Por favor, vea las pautas de reimpresión para los artículos de Marilyn.

Related of "Las heridas de la infancia pueden sanarse"