Las letras edificantes pueden reducir la agresión

United States Flag

Las banderas volaron a media asta después de los asesinatos en Tucson.

Dos eventos aparentemente no relacionados ocurrieron el fin de semana pasado. Como todos saben, a los Estados Unidos le sorprendió la noticia de que un pistolero en Tucson disparó contra 19 personas, incluida Gabrielle Giffords, miembro del Congreso. Ese mismo fin de semana, la cantante y compositora Debbie Friedman falleció después de una enfermedad. Esta noticia pasó rápidamente a través de la comunidad judía, pero solo hizo una pequeña onda fuera de ella.

¿Cómo se relacionan estos dos eventos?

Luego del tiroteo en Tucson, los medios e Internet rápidamente señalaron la retórica de miedo, odio y violencia que se ha vuelto común en los Estados Unidos. Citas sobre "remedios de la segunda enmienda" y carteles con objetivos en cruz fueron presentados como evidencia de que los políticos habían cruzado la línea y de alguna manera fueron responsables del tiroteo trágico que dejó 6 personas muertas.

La cantante Debbie Friedman, quien también murió el fin de semana pasado.

Debbie Friedman dedicó su vida a actividades más positivas. Ella lanzó 20 álbumes de música en los cuales estableció una variedad de oraciones judías para la música contemporánea en un esfuerzo por lograr que más gente las cante. Su mensaje fue que había poder en la música y las letras que podían elevar el espíritu.

Dada toda la acalorada retórica que rodea el tiroteo en Tucson, tenemos que hacer la pregunta. ¿Las palabras importan? ¿Es posible cambiar el comportamiento de las personas, incluso por un momento, por lo que dices y haces? Y si es así, ¿puedes usar ese poder como una fuerza para bien?

Una de las razones por las que esta yuxtaposición de eventos me sorprendió fue que acababa de leer un artículo de Tobias Greitemeyer en la edición de enero de 2011 de la revista Journal of Experimental Social Psychology . En este documento, señaló que hay pruebas pasadas (algunas de su propio laboratorio) que demuestran que escuchar música con letras violentas puede llevar a las personas a actuar de forma más agresiva en una tarea de laboratorio posterior.

En este conjunto de estudios, Greitemeyer estaba más interesado en los efectos de la música con mensajes positivos. Comparó las acciones y los pensamientos de las personas que escucharon canciones con letras bastante neutrales (como Octopus's Garden de los Beatles) con aquellos que escucharon canciones con letras claramente positivas o prosociales (como We Are The World de LiveAid).

Un estudio adaptó una técnica utilizada por Brad Bushman y sus colegas para estudiar el comportamiento agresivo. Le dijeron a la gente que iban a hacer un estudio que incluía escribir y evaluar ensayos sobre un tema personal. Primero, escribieron un breve ensayo. Luego se les dio un ensayo para que lo evaluara otro participante, a quien les dijeron que estaba sentado en la habitación de al lado (de hecho, no había otro participante). También se les dijo que su ensayo fue llevado a ese participante para evaluarlo. Poco después, el ensayo del participante fue devuelto con el comentario de que el ensayo era aburrido. Esta retroalimentación tiende a frustrar a las personas y hacer que se enojen con el otro participante.

Después de esta tarea de ensayo, los participantes escucharon música con letras edificantes o música con letras neutrales. Después de escuchar la música, los participantes completaron algunas escalas que miden sus actitudes hacia la violencia y los sentimientos de hostilidad.

Luego, se pidió a los participantes que ayudaran con una prueba de sabor a ciegas que se estaba realizando. Se les dijo que el otro participante (que había calificado su ensayo) iba a probar probar una salsa de chile. El experimentador sabía que el participante odiaba las comidas muy condimentadas, pero necesitaba que alguien seleccionara cuál de las dos salsas probaría el participante y qué cantidad obtendría. Una de las salsas era dulce y la otra caliente y picante. La cantidad de salsa picante que los participantes seleccionaron fue tomada como una medida de agresión hacia esta otra persona.

Escuchar música inspiradora llevó a sentimientos más bajos de hostilidad y una actitud menos positiva hacia la violencia que escuchar música neutral. Además, las personas que escuchaban música positiva tenían menos probabilidades de darle salsa de chile caliente a la persona que había calificado su ensayo como aburrida que las personas que escuchaban música neutral. Es decir, la música positiva hizo que las personas actuaran menos agresivamente con otra persona.

Está muy lejos de darle un poco de salsa picante a alguien para cometer un terrible acto de violencia. Pero resultados como estos dejan en claro que podemos influir en el comportamiento diario de las personas a través de nuestras acciones y nuestras palabras. Quizás lo más importante es que nuestras acciones, nuestras palabras y nuestra música pueden ser una fuerza que hace que las personas que nos rodean actúen de manera más positiva.

A raíz de cualquier tragedia, es fácil señalar con el dedo, pero es difícil señalar el camino para mejorar la vida en el futuro. Tal vez todos podamos aprender una lección de Debbie Friedman y encontrar formas de proporcionar mensajes positivos a quienes nos rodean.

Sigueme en Twitter.

Related of "Las letras edificantes pueden reducir la agresión"