Las metáforas ayudan a explicar temas difíciles como el sesgo

Hace algunos años, las personas lanzaron un video educativo sobre asalto sexual y consentimiento utilizando el ejemplo de hacer té. Parecía comunicar el problema realmente bien y volvió a circular este verano.

Puedes ver el vídeo aqui:

Una pieza del Washington Post describe el video en detalle:

"El video es sorprendente en su simplicidad. Una voz británica formal detalla varios escenarios. Es a partes iguales irónico y sombrío.

"Si dices: 'Oye, ¿te gustaría una taza de té?', Y dicen, 'Uh, ya sabes, no estoy muy seguro', puedes hacer una taza de té o no , pero ten en cuenta que pueden no beberlo ".

"Y si no beben, entonces, y esto es lo importante, no hagas que lo tomen". Solo porque lo hizo no significa que tenga derecho a verlo beberlo. Y si dicen, 'No, gracias', entonces no les hagas el té. En absoluto.""

El video parecía comunicar efectivamente un tema muy complejo y delicado de una manera que hacía que la gente escuchara.

Conseguir la audiencia adecuada para escuchar es importante

Una cosa que dificulta el desarrollo de videos educativos efectivos sobre temas como la agresión sexual o el consentimiento es que las personas a las que más desea llegar son aquellas que tienen menos probabilidades de ver su video o entender su mensaje.

Las metáforas pueden ayudar a cerrar esa brecha. El siguiente video se centra en microagresiones, prejuicios implícitos y racismo. Estos son temas extremadamente delicados. Para las personas que desean reducir su propio prejuicio, puede ser amenazante reconocer cómo los estereotipos y los prejuicios influyen en su propio pensamiento y cuán dañino puede ser su comportamiento. Esto puede ponernos a la defensiva y hacer que sea más difícil estar abierto o entender un mensaje.

Las personas que están menos abiertas a la idea de que el racismo todavía opere en los Estados Unidos pueden estar aún menos abiertos a aprender más sobre microagresiones y formas sutiles de prejuicio y racismo. Mucha gente se irrita con el término "sesgo implícito", a pesar de que es uno de los fenómenos mejor documentados en la psicología social. Para algunas personas, el mismo lenguaje puede parecer hipersensibilidad, una "cultura de victimización" o "políticamente correcta". Durante el debate vicepresidencial, Michael Pence se refirió a la idea como "degradante".

Cualquiera puede reconocer el fanatismo de un skinhead. Es fácil decir 'ese no soy yo'. Es mucho más difícil entender formas de racismo más sutiles y más penetrantes. Es difícil ver esa fealdad en la cara. Es más difícil verlo dentro de nosotros mismos, dentro de las personas que amamos, o las personas que respetamos. Pero la evidencia científica nos muestra que el sesgo implícito es real. ¿Cómo se comunica con las personas que no quieren escuchar el mensaje?

Las metáforas son imágenes que nos ayudan a entender una situación comparándola con otra. En el ejemplo anterior, querer té se usa como metáfora para ayudarnos a comprender el deseo sexual. Las metáforas son muy efectivas porque funcionan en un nivel implícito y emocional, en lugar de uno explícito y racional. También son muy eficientes porque integran muchas dimensiones, capas emocionales e ideas diferentes en una idea simple. La investigación psicológica sobre metáforas muestra que la elección de una metáfora cambia por completo la forma en que abordamos la resolución de problemas. Por ejemplo, Paul Thibodeau y Lera Borodistsky escribieron un artículo que describe cómo usar metáforas del crimen como un virus o un crimen como una bestia activan asociaciones completamente diferentes. Las personas expuestas a esas diferentes metáforas producen y respaldan soluciones completamente diferentes para reducir el crimen.

Creo que este video sobre microagresiones hace un uso extremadamente efectivo de las picaduras de mosquitos como una metáfora. Las picaduras de mosquitos son algo que todos entendemos. Ambos son triviales y enloquecedores. Nos pasan a todos nosotros, pero algunos mucho más que otros. Y a pesar de que a menudo son solo una molestia, a veces son mortales.

Analizando el video. El uso que hace su video de la metáfora se basa en varios principios psicológicos bien establecidos. El objetivo del video es comunicar a las personas que aún no comprenden qué son las microagresiones o que niegan el impacto o la existencia de estereotipos y prejuicios étnicos o raciales.

  • El video no comienza colocando el tema en un contexto racial . Tales contextos tienen una carga emocional. También activan muchas asociaciones con contenido relacionado, como amenaza, culpa y creencias políticas.
  • El video está desarmando. Estamos más abiertos a nuevas ideas y menos propensos a actuar de manera implícita cuando nos sentimos seguros. Al abrirse con una escena no amenazante, hace que la gente esté más abierta a las ideas que se comunican.
  • El video usa una metáfora para describir microagregaciones: picaduras de mosquitos. Todos podemos relacionarnos con eso.
  • Proporciona ejemplos claros de microagresiones al tiempo que hace un uso efectivo de la metáfora. Entonces, vemos que las personas son víctimas de microagresiones y que sus agresores pasan de seres humanos amistosos a mosquitos gigantes. Y vemos cómo las microagresiones pueden sacarte la vida.
  • El video se enfoca en la víctima, haciendo empatía. Esto se comunica primero al observar al mosquito hincharse con la sangre de sus víctimas. Pero también vemos cómo los enjambres de mosquitos y la victimización repetida podrían afectar a las personas. Esto involucra la empatía del espectador. Y demuestra cómo alguien que mira desde afuera puede pensar que una víctima está reaccionando demasiado a 'una pequeña cosa', cuando es solo el último de un enjambre de 'mordiscos'.
  • El video pasa de lo común y lo menor a lo más raro y devastador. A medida que el espectador llega a comprender la omnipresencia de las microagresiones, es más fácil ver cómo los sesgos implícitos que conducen a microagresiones podrían llevar a que los mosquitos participen en actos de discriminación no reconocidos. Es más fácil ver qué tan fácil podría pasar porque no nos identificamos con el mosquito.
  • Hace que la metáfora sea explícita. Al final volvemos al principio y lo implícito se vuelve explícito. Estamos de vuelta en la parada de autobús. Vemos los efectos de las picaduras de mosquitos. Y, oh, sí, con las picaduras de mosquitos nos referimos a las microagresiones.

Creo que esto es particularmente importante porque al principio no se usa una palabra cargada (microaggression), se mantienen las defensas de las personas para que puedan escuchar. Vale la pena ver.

Related of "Las metáforas ayudan a explicar temas difíciles como el sesgo"