Las píldoras y productos para perder peso no funcionan y no son seguros

Nuestros antepasados ​​vivieron en un mundo de fiesta o hambruna. Cuando no sabe de dónde vendrá su próxima comida, o cuándo llegará, lo más inteligente es divertirse cada vez que hay comida disponible. Nuestros genes están programados para extraer tanta energía como sea posible de lo que comemos y para almacenar cualquier energía extra en depósitos de grasa, disponible en reserva para futuras hambrunas.

Estas tendencias genéticas profundamente arraigadas funcionó muy bien en el austero mundo de nuestros antepasados, pero son un desastre en nuestro mundo actual de refrigeradores, articulaciones ubicuas de comida rápida y batidos de leche.

Solo 1/3 de los estadounidenses ahora pueden mantener un peso normal; 1/3 tienen sobrepeso; y 1/3 son obesos El exceso de peso es un factor de riesgo para la mayoría de las enfermedades, y para muchas personas también es un problema cosmético consumidor.

Pharma sabe que una píldora de dieta segura y efectiva sería una de sus mayores vacas de efectivo potenciales. En los últimos 80 años, las compañías farmacéuticas han realizado una investigación exhaustiva y han desarrollado muchos productos que intentan capturar el enorme mercado de observadores de peso sin éxito. Ninguno ha funcionado bien; todos han tenido riesgos considerables.

Pero la esperanza y la exageración siempre son eternas. Dick Bijl es la persona perfecta para describir esta historia inquietante y proporcionar precauciones muy necesarias contra nuestra credulidad futura. Es presidente de la Sociedad Internacional de Boletines de Drogas, que representa 53 boletines nacionales de drogas, cada uno dedicado a evaluar los más y los menos de los medicamentos. Los boletines de medicamentos son esenciales, verdaderos antídotos contra las falsedades engañosas que arroja la máquina de propaganda de Pharma.

Dick escribe: "La tasa de sobrepeso y obesidad en adultos y niños está aumentando rápidamente en todo el mundo. Esto es el resultado de un desequilibrio energético de larga duración: personas que ingieren más calorías de las que queman. El sobrepeso aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares y ciertos tipos de cáncer y de muerte relacionada con estas enfermedades.

Los consumidores desesperados recurren con entusiasmo a los programas de dieta de moda y píldoras de dieta para obtener la reducción de peso. Pero el tratamiento para el sobrepeso es difícil, los resultados son pobres y los riesgos son grandes.

La FDA tiene un nivel extremadamente bajo para aprobar medicamentos para el control del peso; todo lo que tienen que demostrar es una pérdida de peso que es estadísticamente diferente del placebo, pero las pérdidas de peso que los medicamentos lograron realmente siempre fueron muy pequeños y generalmente desaparecen casi inmediatamente después de suspender el tratamiento. droga. Es dudoso que pequeñas diferencias estadísticamente significativas en el peso sean clínicamente relevantes para promover algún beneficio real para la salud.

La historia también ha demostrado que las píldoras de dieta pueden causar efectos secundarios graves, e incluso a veces fatales, que aparecen solo después de la aprobación y que los fuerzan a ser retirados del mercado.

En la década de 1930, el dinitrofenol se introdujo como un medicamento seguro y eficaz para perder peso en los Estados Unidos y Europa. Su mecanismo de acción parecía ingenioso: las células se volvían menos eficientes en el almacenamiento de energía y, en cambio, se quemaban como calor. Pronto cientos de miles de personas estaban usando la nueva droga maravillosa. Pero después de solo cuatro años, el dinitrofenol tuvo que ser retirado del mercado cuando los médicos notaron que muchos pacientes perdían la visión, total o parcialmente, a causa de las cataratas. Otros sufrieron de enfermedad renal o murieron debido a la temperatura corporal fatalmente aumentada. Cabe destacar que estos daños no han detenido a algunos fisiculturistas imprudentes, que todavía usan la sustancia a pesar de sus riesgos.

El mensaje básico del desastre que siguió a la introducción de esta primera píldora de dieta aprobada debería haber sido una manipulación clara y descuidada del sistema energético de nuestro cuerpo que puede ser peligrosa.

Esta lección nunca se aprendió. El mismo escenario de esperanza sin fundamento, decepción y daño se ha repetido una y otra vez.

En la década de 1960, aminorex era la nueva píldora de dieta prometedora, pero condujo a la hipertensión pulmonar.

En la década de 1970, la dexfenfluramina era la gran esperanza, pero causaba trastornos de las válvulas cardíacas.

La autorización de rimonabant en el mercado se retiró en 2008 principalmente debido a los efectos secundarios psiquiátricos.

La autorización de sibutramina en el mercado se suspendió en 2010 debido a efectos secundarios cardiovasculares graves y en ocasiones fatales.

La fentermina y la fenfluramina se han usado para el tratamiento de la obesidad, pero dieron lugar a hipertensión pulmonar y trastornos de las válvulas cardíacas.

El balance de la eficacia y los efectos secundarios de orlistat, ahora el único fármaco que pierde peso registrado y disponible en la UE, tampoco es positivo. Este medicamento solo tiene una eficacia marginal, a menudo produce efectos secundarios gastrointestinales y, a veces, causa daño hepático grave. Recientemente, salió a la luz que el informe de los efectos secundarios en las publicaciones de orlistat fue sistemáticamente subestimado.

La combinación de topiramato y fentermina ha sido aprobada en los Estados Unidos, pero no en Europa, debido a serias dudas con respecto a la seguridad a largo plazo.

Recientemente se otorgaron dos productos para el tratamiento del sobrepeso: naltrexon / bupropion (un antagonista de los opioides y un antidepresivo) y liraglutida (que ya estaba aprobado para la diabetes mellitus). Estos producen solo una pequeña pérdida de peso de 4 a 5 kg, que no justifica los riesgos a largo plazo de los efectos secundarios.

También hay muchas preparaciones herbales promovidas como seguras y efectivas en el control del peso. Es necesaria una gran precaución porque no se estudian intensamente antes de entrar en el mercado o se supervisan cuidadosamente después. Y la seguridad y la eficacia son dudosas. En el pasado, muchas preparaciones contenían efedra, que puede causar problemas cardiovasculares (hipertensión, arritmia, infarto de miocardio) y efectos secundarios del sistema nervioso central. En Europa y Estados Unidos, ahora está prohibido comercializar preparados que contengan efedra.

Sería un gran beneficio para la salud y la forma física del mundo si se dispusiera de un fármaco eficaz y seguro para perder peso, pero en este momento el control del peso con medicamentos sigue siendo una ilusión. Debe reconocerse que las píldoras de dieta hasta ahora han producido un beneficio mínimo y muchas complicaciones malas.

Los efectos duraderos de las intervenciones no farmacológicas, como el asesoramiento sobre la dieta y el entrenamiento físico, también han demostrado ser pequeños, pero son seguros y siguen siendo la primera opción en el tratamiento.

La solución del problema de la obesidad no reside en el consultorio del médico o en la farmacia, sino que debe centrarse en la prevención y los cambios en el estilo de vida ".

Gracias, Dick, por recordarnos que no hay misterio para lograr un peso saludable, y no hay atajos. Una dedicación a largo plazo a una dieta adecuada y ejercicio regular son cruciales para cualquier programa exitoso de control de peso. Las píldoras de dieta son un intento de solución a corto plazo que no funciona y pueden causar una gran cantidad de problemas.

Y sea escéptico de las futuras píldoras de dieta que ingresan al mercado con afirmaciones extravagantes. Si una solución de píldora para el sobrepeso fuera fácil, ya la tendríamos.
No hay fruta fácil de colgar, no hay una respuesta fácil.

Se han realizado muchos descubrimientos científicos prometedores que revelan los mecanismos del cerebro y del intestino que regulan el apetito y el peso. Pero los tratamientos derivados de ellos nunca funcionan, ya que cada uno aborda solo un objetivo simple en un sistema muy complicado. Mantener el peso ante la hambruna fue tan esencial para la supervivencia de nuestros antepasados, que se remonta a millones de años atrás, que tenemos muchos sistemas redundantes incorporados que se superponen para garantizar que utilicemos la energía de manera eficiente y desarrollemos depósitos de grasa siempre que sea posible. Intente cambiar el funcionamiento de un sistema con una píldora de dieta y otros apliquen para restablecer el equilibrio anterior.

Y es un equilibrio notablemente delicado. Coma solo una barra de caramelo extra por día durante un año, algo muy fácil para mí, y gane treinta libras. En un mundo que ofrece elecciones de alimentos ridículamente tentadores, ganar peso es para la mayoría de nosotros la posición predeterminada inevitable.

Entonces, ¿cómo podemos luchar contra la buena lucha contra el sobrepeso sin recurrir a las píldoras de dieta?

A nivel personal, las únicas respuestas son una idea de la necesidad absoluta de los cambios en el estilo de vida, combinados con la disciplina para efectuarlos.

A nivel nacional, debemos apuntar al sobrepeso como nuestro principal riesgo para la salud pública y la prioridad número uno en materia de políticas. Deje de subsidiar a los fabricantes de edulcorantes; comience a subsidiar productos vegetarianos. Haga que el ejercicio y los buenos hábitos dietéticos sean una parte esencial del currículo escolar, los períodos de recreo y los almuerzos. Dé deducciones de impuestos para equipos de ejercicio y membresías de gimnasio. Gasta más dólares públicos en programas de control de peso y menos en tratamientos médicos.

No hay una pastilla para cada problema. Como individuos y como sociedad, debemos enfrentar el hecho de que el control del peso en tiempos de abundancia será una lucha continua e interminable, pero que no podemos evitar con seguridad.

Related of "Las píldoras y productos para perder peso no funcionan y no son seguros"