Las ratas podrían ser empáticas y ayudarán a otras ratas necesitadas

Una rata que podría usar una mano

A los humanos les gusta creer que son especiales. Con la temporada de Navidad por delante, la compasión está en nuestra mente. A menudo sentimos que la compasión hace que los humanos sean nobles, parece elevarnos por encima de los demás, animales aparentemente egoístas. Esta postura está grabada en nuestro idioma: la palabra "humano", que hasta el siglo XVIII simplemente significaba humano, ahora significa compasivo, mientras que la palabra "bestial", que originalmente significaba relacionado con animales, ahora significa brutalidad y crueldad. Las investigaciones recientes ahora cuestionan esta suposición: los animales, sí, incluso las ratas, parecen compartir la angustia de los demás y tomar medidas para ayudarlos.

Compartir las emociones de los demás

Un elemento clave de la compasión humana es la sensibilidad a las emociones de otras personas. En el libro "The Empathic Brain", cuento la historia de cómo nuestro laboratorio y un puñado de colegas descubrieron que nuestro cerebro es profundamente empático. Utilizando imágenes cerebrales magnéticas funcionales, pudimos demostrar que cuando ves a alguien que experimenta una emoción, ya sea disgusto, dolor o placer, las regiones del cerebro se vuelven activas y normalmente activas cuando sientes estas mismas emociones. Esto indica que ser testigo de lo que sienten los demás no solo hace que se den cuenta de manera abstracta de lo que sienten, sino que su cerebro está realmente conectado para que sientan lo que sienten. Las alegrías y las tristezas de los demás se hacen nuestras. Tu destino y el destino de las personas que te rodean en realidad están profundamente conectados por los hilos invisibles de la empatía. Las personas que son más empáticas muestran más de estas activaciones vicarias; el criminal psicópata muestra menos de esta actividad.

La empatía nos impulsa a ayudar

Compartir las emociones de los demás es una experiencia poderosa. Nos hace llorar mientras vemos una película triste o nos regocijamos con las victorias de los héroes. ¿Pero de qué sirve la gente que nos rodea? Lo que importa es que la empatía nos motiva a ayudar a los demás. Si ves a una víctima llorando de violencia, tú empáticamente padezcas su dolor. Este dolor vicario es desagradable, y para aliviarlo ayuda a la víctima. Si puedes lograr que la víctima sonría, su alegría se convierte en tuya. Los delincuentes psicópatas que experimentan menos empatía, también parecen carecer de esta motivación pro-social

Pero, ¿y las ratas?

Este año (Atsak et al., 2011), mostramos que si una rata presencia a otra que recibe un leve electroshock, suceden dos cosas. La rata que recibe el choque salta y luego se congela. La congelación es una expresión típica de miedo en ratas; si ven un gato, se congelan. Esto hace que sea más difícil para el gato oírlos o verlos, y a menudo salva su vida. Cuando se sorprenden, hacen lo mismo. Para nuestra sorpresa, la otra rata, que simplemente es testigo de la reacción de la rata sorprendida, también se congeló, como si ella misma hubiera recibido un shock. Varios otros grupos de investigación han encontrado fenómenos similares (ver Panksepp y Lahvis, 2011 para una revisión). Por lo tanto, las ratas también parecen compartir las emociones de sus compañeros ratas. Pero, ¿ese intercambio los llevaría a ayudar a otros, como a los humanos?

Un artículo (Bartal et al., 2011) del grupo de Peggy Mason en la Universidad de Chicago para aparecer el viernes en Science muestra por primera vez, que bajo ciertas circunstancias, sí lo hace. En este experimento, una rata se contuvo en una pequeña jaula en el medio de la arena más grande, una experiencia angustiante. Otra rata podía moverse libremente y tenía la oportunidad de liberar a la rata cautiva abriendo la puerta de su jaula. Abrir esta puerta requiere un poco de esfuerzo y a las ratas les llevó un tiempo descubrir cómo abrirla. En contraste con el concepto erróneo de que las ratas serían animales egoístas, se vio que las ratas libres se esforzaban mucho para encontrar la manera de abrir la puerta y liberar a su compatriota cautivo. En un experimento adicional, le dieron a la rata libre la oportunidad de picar chips de chocolate en lugar de liberar al cautivo. Se esperaría que una rata egoísta primero comiera todas las papas fritas, luego no hiciera nada, o liberara al cautivo. En contraste, las ratas fueron vistas liberando al cautivo antes de comerse todas las fichas y luego compartir el resto de las fichas con la rata liberada.

Una palabra de precaución

La historia de la humanidad está llena de ejemplos de bravura excepcional. Durante el holocausto, algunos ayudaron a judíos en peligro de sus propias vidas. Los experimentos mencionados anteriormente están lejos de explorar situaciones similares: las ratas tenían pocas razones para no ayudar, y solo abandonaron un par de minutos y chips de chocolate. Ya sea que las ratas estén dispuestas a arriesgar sus vidas para ayudar a otra permanece muy poco claro. Tampoco está claro qué sintieron las ratas mientras ayudaban. En los humanos, algunas personas solo ayudan a aliviar su propia angustia vicaria, mientras que otras parecen hacerlo porque se sienten verdaderamente obligadas a ayudar. Estos motivos alternativos se distinguen al dar a los posibles ayudantes la oportunidad de abandonar la situación. Irse reduce la incomodidad de presenciar la angustia de alguien, pero no ayuda a la otra persona. Por lo tanto, las personas que deciden irse buscan primordialmente reducir su propia angustia. Aquellos que se quedan y ayudan pueden ser verdaderamente compasivos. Lo que es cierto en ratas aún no se ha explorado. Dicho esto, la evidencia del intercambio emocional y el comportamiento de ayuda en ratas nos muestra que puede haber más similitudes entre animales y humanos de lo que sospechábamos. Puede que no seamos el único animal moral. En lugar de herir nuestra autoestima, estos hallazgos deberían tranquilizarnos. Si compartimos la empatía y la motivación para ayudar a otros con las ratas, estos motivos deben estar profundamente grabados en nuestra biología y arquitectura cerebral. Ni los hombres ni las ratas son ángeles: ambas especies también experimentan avaricia y envidia, y dañarán e incluso matarán a otros en algunas situaciones. Pero la motivación para ayudar a los demás parece ser una realidad biológica.

Un pensamiento para Navidad

Un regalo de Navidad de compasión

Entonces, si todavía está buscando regalos de Navidad, ¿qué mejor momento para reflexionar sobre la compasión? Considere darles a sus amigos algo para pensar. La nueva ciencia de la empatía ha generado algunos libros muy buenos. Uno de ellos es The Empathic Brain ($ 12 como una tapa blanda, o $ 2,99 como un ebook kindle). A través del desvío de la investigación con animales y la ciencia del cerebro, la biología está descubriendo un nuevo lado de la naturaleza humana.

Elogios para el cerebro empático: "Una lectura emocionante para cualquier persona interesada en el lado más amable de nuestra especie" (Prof. Frans de Waal, Emory). "La explicación de Christian Keysers sobre cómo las neuronas espejo nos hacen sociables es una obra maestra". (Prof. Dick Swaab, Instituto Neerlandés de Neurociencia). "Aunque muchos han escrito sobre las neuronas espejo, este libro les eclipsa a todos" (Prof. Mark Hauser, Universidad de Harvard). "Lo que establece el cerebro empático por delante de todos los demás libros en mi opinión, es que es una gran lectura autorizada" (El psicólogo).

Related of "Las ratas podrían ser empáticas y ayudarán a otras ratas necesitadas"