Lidiar con el rechazo (reevaluar la prioridad de las necesidades)

Hace algún tiempo, me dirigí a una situación con un chico de trece años, que había estado entregando hojas en blanco a sus profesores y llamándolos sus tareas. Para hacer aún más interesante este caso, este adolescente había sido identificado como un estudiante talentoso, por sus maestros y otros profesionales. Más tarde se supo que intentaba enmudecer ante la presencia de sus compañeros para ganar aceptación. Si bien esta revelación tuvo mucho sentido, también fue triste, porque durante la mayor parte del semestre había dedicado su tiempo a sabotear su progreso académico.

Este escenario es típico de los adolescentes, sin embargo llama la atención para una reevaluación de lo que la mayoría de nosotros consideramos necesidades humanas importantes. Al igual que la mayoría de la gente en mi campo, aprendí que antes de que las necesidades emocionales tuvieran que cumplirse, las necesidades básicas como la comida y el agua deben cumplirse primero. Pero, ¿y si el reverso es cierto? ¿Qué pasa si nuestras necesidades más básicas que se cumplen primero son las necesidades emocionales? Más específicamente, ¿qué pasa si nuestra necesidad más básica y primordial de satisfacerse primero es la necesidad de aceptación y reconocimiento?

Como se dijo anteriormente, la historia sobre el adolescente que se había estado saboteando académicamente para ganar aceptación, no es nada nuevo. Este fenómeno es común incluso entre adultos. Piénselo, recientemente la compañía de ropa Ralph Lauren presuntamente despidió a una modelo porque era demasiado grande para modelar su ropa. Resulta que el modelo derrumbado medía cinco pies y diez pulgadas de altura y pesaba ciento veinte libras. Te hace preguntarte qué tipo de ropa ella había estado modelando, la ropa de los niños? Esta actitud de configuración de tendencia torcida explica actualmente el fenómeno detrás de los trastornos de la alimentación, específicamente la anorexia, en la que una persona se niega a sí misma de los nutrientes esenciales, para lograr un sentido percibido de belleza. Aquí hay otro ejemplo, ¿qué hay de los terroristas suicidas? ¿Gente, (en su mayoría jóvenes) que se han comprometido a negarse a sí mismos del regalo más preciado de la vida para honrar una causa? Estos son dos ejemplos en los que se ha sabido que los seres humanos se niegan a sí mismos las necesidades fundamentales y concretas que garantizan la supervivencia, a fin de obtener un sentido de aceptación percibido en un grupo o cultura mayor.

Las necesidades físicas básicas, como la comida, el agua y el refugio son importantes y siempre serán esenciales para el bienestar de cualquier persona, sin embargo, la necesidad de aceptación y reconocimiento por parte de los compañeros no debe subestimarse en lo más mínimo. Como padre, cuando pienso en el futuro de mi hijo, lo primero que me viene a la mente es cuánto debo ahorrar para sus gastos universitarios. Sin embargo, he estado haciendo un esfuerzo consciente para cambiar esa mentalidad, mientras que la educación y la preparación de mi hijo para la prosperidad es importante, de suma importancia es su bienestar emocional. Sin él, aprendiendo a aceptar a sí mismo y a los demás incondicionalmente, y posteriormente tener un sano sentido de identidad, cualquier preparación para la prosperidad a largo plazo podría ser infructuosa.

Así como la mayoría de los padres dedican mucho esfuerzo a preparar a sus hijos y adolescentes para alcanzar la prosperidad en diversos esfuerzos, se debe dedicar la misma cantidad de esfuerzo a preparar a los jóvenes para abordar adecuadamente cuestiones como la presión negativa de los compañeros y desarrollar una autoestima saludable. .

Related of "Lidiar con el rechazo (reevaluar la prioridad de las necesidades)"