Lo que el psicoanálisis puede hacer por usted

cc0 public domain
Fuente: dominio público cc0

He estado practicando como psicoanalista durante 10 años, y como psicólogo clínico durante 10 años más. Para muchas profesiones, dicho ejercicio se considera sazonado pero, en los círculos psicoanalíticos, apenas estoy comenzando. Es cierto que toma mucho tiempo aprender a practicar el psicoanálisis. Uno aprende las teorías en el entrenamiento y tiene la experiencia de conducir algunos casos analíticos bajo supervisión. Uno también tiene la experiencia importante de estar en un análisis personal que, con suerte, da vida a la teoría y la práctica de una manera interna vital. Una vez que se completa el entrenamiento, sin embargo, la práctica del psicoanálisis realmente comienza.

Entonces, de alguna manera, la práctica psicoanalítica tiene que ver con el entrenamiento en el trabajo. Hay algo invaluable en tener mucha experiencia con los pacientes. Las personas son complejas y el inconsciente es complicado, por lo que se necesita mucho tiempo para tener una idea de lo que realmente está sucediendo. Conocer a muchos tipos diferentes de pacientes ayuda mucho, también, dando a uno un sentido de puntos en común y diferencias. He tenido la suerte de tener un buen número de pacientes que realmente desean, necesitan y pueden manejar el largo camino hacia un tipo de cambio más duradero. Juntos, estamos comprometidos con el trabajo terapéutico involucrado en ayudarles a encontrar una salida al callejón sin salida de sus patrones arraigados que les impide avanzar hacia la vida que podrían y desean tener.

cc0 Public Domain
Fuente: cc0 Public Domain

Estas experiencias me han llevado a identificar un vínculo esencial que es un obstáculo para el progreso de muchos de mis pacientes. Este vínculo a menudo no es aparente al principio, pero aparece a medida que se reproduce, una y otra vez. Es un lazo provocado por una creencia rígidamente sostenida de que solo hay dos enfoques polares opuestos a la vida. La primera opción es lograr un ideal y el segundo es darse por vencido. Mis pacientes se estancan porque ninguna opción funciona y no ven alternativas.

Al tratar de comprender estas experiencias, he llegado a ver el psicoanálisis, en términos generales, como el descubrimiento y la búsqueda de una tercera vía: una forma de operar psicológicamente que implica un equilibrio entre trabajar para mejorar la vida y, al mismo tiempo, hacer las paces con limitaciones

En este ensayo, quiero elaborar un poco sobre las dos formas en que las personas se limitan, y luego decir más sobre la tercera vía que abre un nuevo camino hacia un cambio duradero y productivo.

La primera forma -el camino de buscar un ideal- también podría llamarse la búsqueda de la perfección. Involucra la persecución tenaz de "lo mejor", ya sea que signifique éxito, entusiasmo, belleza, dinero, sexo, poder o incluso ser querido y respetado por todos. En este modo, no hay espacio para falla y no se otorga crédito parcial. El juicio por las deficiencias es rápido y severo. Es todo o nada. Aquí, la ansiedad es la fuerza motriz y el deseo de control reina.

La segunda forma, el camino de rendirse, es el resultado de no cumplir con este estándar perfeccionista. Una vez desilusionados por su búsqueda de la perfección, muchos de mis pacientes cambian a la opinión contraria de que los problemas de sus vidas son insuperables. Se ven a sí mismos como víctimas del poder de otras personas y degradan sus propias capacidades. Los sentimientos distintivos son la resignación, la desesperanza y la impotencia. Se sienten superados en la vida, contra demasiado desde el exterior sin suficientes recursos internos. Aquí, la depresión toma el trono.

Estos dos enfoques de la vida van de la mano, oscilando dentro y fuera de la mente de una persona, a veces de una semana a otra o de un día a otro, pero incluso de un momento a otro. Por un lado: conducir, conducir, conducir en la búsqueda de un ideal. Cuando uno se queda corto, uno es catapultado al otro lado de la división: darse por vencido. Cualquier cosa menos que lo ideal se considera mediocre y no vale la pena el esfuerzo. La evaluación errónea, distorsionada, incluso delirante, se sostiene: lo he intentado con todas mis fuerzas y no tengo nada que mostrar.

Teniendo cierta distancia y perspectiva, puedo ver que este tipo de evaluación no se basa en la realidad. Puedo ver a mis pacientes aprendiendo a través de la experiencia, desarrollándose a sí mismos a través del ensayo y error. Puedo ver mejoras en sus vidas, tanto en el interior como en el exterior. A veces pueden verlo también, y hay momentos de aliento que alimentan su determinación de seguir intentándolo. Pero esta importante perspectiva no tiende a durar. Por un lado, la conciencia de su progreso puede encender la sensación de que pueden lograrlo todo, y el encanto del ideal se reactiva. Por otro lado, la conciencia de que su progreso es limitado y que hay más trabajo por hacer puede generar un sentimiento de cansancio y desesperanza que los lleva de regreso a la depresión. Es un círculo vicioso aparentemente sin salida.

cc0 public domain
Fuente: dominio público cc0

Así que aquí es donde el psicoanálisis ofrece algo que cambia la vida: puede ayudar a una persona a encontrar y desarrollar una tercera vía. La tercera forma implica forjar un nuevo camino que puede llevarte fuera del círculo vicioso. Puede sacarte de este tipo de pensamiento de "todo o nada". Es un modo nuevo que aprecia lo que está en el medio. Reconoce los pasos en la dirección correcta y valora el cambio incremental, lentamente a lo largo del tiempo.

La tercera forma implica tener una visión de la vida equilibrada e integrada. Se basa en la sabiduría de que, aunque no podemos influir en todo, podemos influir en algunas cosas. Implica hacer las paces con limitaciones en uno mismo, los demás y el mundo. El bien se valora aunque no sea perfecto. El perdón, la aceptación y la compasión viven aquí. Algunos temen que esta posición de autoaceptación y aceptación de los demás corra el riesgo de ser mal utilizada como una excusa para dejar de intentarlo. No, abrazar la tercera vía significa mantenerlo, seguir trabajando hacia la mejora y al mismo tiempo reconocer que la búsqueda de la perfección es a la vez inútil y, en última instancia, contraproducente.

El psicoanálisis es una de varias prácticas terapéuticas, educativas y espirituales que ofrecen esta tercera forma. En su base, creo que es la forma más realista de acercarse a la vida porque se esfuerza por ver la imagen completa y tener todo en mente. Si mis pacientes pueden comenzar a entenderlo, creo que los ayudé a descubrir y desarrollar una práctica que los ayudará en nuestro trabajo en conjunto y por el resto de sus vidas.

Copyright 2017 Jennifer Kunst, PhD

Related of "Lo que el psicoanálisis puede hacer por usted"