Lo que está mal con ser correcto

por Charlie Bloom

La mente es algo extraordinario. Puede resolver problemas, imaginar ideas asombrosas, ayudarnos a enfrentar desafíos difíciles, transformar nuestra capacidad de comprender experiencias previamente incomprensibles y, en otras innumerables maneras, aportar una mayor claridad y comprensión a nuestras vidas. Sin embargo, como indudablemente todos hemos reconocido, hay un lado oscuro en la mente que puede activar experiencias que nos dejan sintiéndonos disminuidos, desesperanzados, asustados e impotentes.

Sin embargo, ni las percepciones positivas ni negativas que tenemos representan un reflejo absolutamente preciso de la realidad. Son, más bien, interpretaciones de nosotros mismos, de otras personas y de nuestro mundo producido y moldeado por nuestro software mental.

La diferencia entre lo que es y lo que pienso es una distinción increíblemente difícil de hacer, porque nuestros pensamientos pueden ser extremadamente convincentes cuando intentamos discernir la verdad.

Mi pegatina para el parachoques favorita dice: "No creas todo lo que piensas". Me recuerda que mis pensamientos no son necesariamente la fuente más confiable cuando se trata de la verdad. Sin embargo, es tan fácil olvidar eso. Cuando lo hago, me vuelvo rígidamente fijo en mi perspectiva, cerrado a ver las cosas de otra manera, y muy apegado a tener la razón .

A menudo, las ideas a las que estoy apegado no me hacen sentir mejor ni sobre mí mismo ni sobre el mundo, sino que confirmo las creencias limitantes y negativas que me hacen sentir dolido, frustrado, enojado o abrumado. No son mis circunstancias o la realidad las que me dan miedo, son abrumadoras o injustas; es mi opinión lo que las hace parecer así.

Por supuesto, la mente es tan capaz de proporcionar interpretaciones que son irrealistas o imposiblemente optimistas. Estas distorsiones positivas pueden ser tan peligrosas o dañinas como las negativas, de manera similar nos preparan para la desilusión, la desilusión y los sentimientos de desesperanza y resignación.

Y luego están esas ocasiones, ojalá más comunes a medida que crecemos en madurez y sabiduría, cuando nuestra mente nos ofrece un reflejo preciso de las cosas y nos permite crear un plan útil para planificar y tomar medidas efectivas.

El problema, como dije, es que no siempre se puede creer lo que se piensa, y a veces es bastante difícil saber dónde termina la verdad y dónde comienzan nuestras propias interpretaciones distorsionadas. La pegatina del parachoques no nos dice que no creamos nada de lo que pensamos; nos advierte que no debemos creer todo lo que pensamos.

Depende de nosotros determinar cuánto de lo que creemos que vale la pena creer.

Si esto parece confuso, lo es. Lo que he descubierto, sin embargo, es que no siempre es necesario averiguar exactamente qué es y qué no es cierto para evitar la "parálisis del análisis" o el "endurecimiento de las actitudes". Cuando no se cree reflexivamente, todo lo que se piensa , puedes encontrar tus pensamientos sin un apego rígido a una perspectiva única, pero con una disposición a ver las cosas con algún grado de, si se quiere, una mente abierta.

Lo contrario de ser farisaico no es asumir que estás equivocado, o saber exactamente lo que es verdad; es estar abierto a la singularidad de cualquier situación dada y atraer la curiosidad, junto con la disposición a aprender algo nuevo. Al practicar este no apego a nuestras creencias, pensamientos y puntos de vista, no estamos admitiendo que estamos equivocados; simplemente estamos expresando una apertura para mirar nuestras conclusiones desde otras perspectivas. Esto puede liberarnos de patrones defensivos que ya no nos sirven, y mejorar nuestras vidas de innumerables maneras.

También puede crear desafíos inesperados.

Las relaciones nos brindan un suministro ilimitado de oportunidades para practicar esta forma de reflexión. No siempre he aprovechado al máximo las amplias oportunidades de crecimiento para ampliar mi pensamiento que mi matrimonio me ha ofrecido. Hubo momentos en que fui tan lejos como para tratar de convencer a mi esposa, Linda, de que mi pensamiento era más preciso que el de ella sobre un tema determinado, incluso tratando de dar evidencia para validar mi corrección. Para su crédito, la mayoría de las veces (no siempre) ha rechazado respetuosamente mis ofertas para ayudarla a ver las cosas "correctamente".

Afortunadamente, finalmente me di la vuelta y empecé a ver que no se trataba de averiguar quién tenía la razón, o incluso de demostrar que estaba equivocada, sino más bien de estar abierta a considerar sus puntos de vista y ver si había algo en ellos que pudiera tener un efecto negativo. grado de validez Casi siempre había.

Desafortunadamente, me llevó años de discusiones y coerciones llegar a esa conclusión, pero la buena noticia es que finalmente he dejado de creer que siempre tengo la razón y he comenzado a buscar la validez de lo que dice Linda en vez de intentar empujar agujeros en su punto de vista.

La mayor parte del tiempo

Los viejos hábitos tardan mucho en morir. Todavía hay momentos en que olvido que no se trata de estar en lo correcto, pero sucede con frecuencia decreciente y no me toma mucho tiempo aflojar mi apego a estar en lo correcto y pedirle a Linda que corra su opinión por mí una vez más tiempo para que realmente escuche lo que intenta decirme, en lugar de enfocarme en mi estrategia para ganar la discusión.

Practicar la apertura de mente y la reflexión es enormemente valioso en nuestras relaciones cercanas. Puede ser muy difícil para aquellos de nosotros que tanto tiempo hemos estado tan apegados a tener la razón. Es liberador, pero una medicina fuerte y humilde, pero justo lo que ordenó el doctor.

Related of "Lo que está mal con ser correcto"