Lo que las mujeres negras necesitan saber sobre los trastornos alimenticios

CarolynRoss/Shutterstock
Fuente: CarolynRoss / Shutterstock

Si bien los trastornos alimentarios se han considerado durante mucho tiempo un problema predominantemente de "mujer blanca", los hallazgos recientes muestran que los trastornos alimenticios se están convirtiendo en un importante problema de salud para las mujeres negras. De hecho, el atracón ocurre a tasas más altas en las poblaciones negras que en las blancas. Las mujeres negras también comen compulsivamente más frecuentemente que las mujeres blancas según un estudio reciente de dos poblaciones de mujeres blancas y negras. La obesidad también está aumentando a un ritmo alarmantemente rápido para este grupo. En los últimos 35 años, las mujeres negras han informado tasas de prevalencia de obesidad dos veces más altas que las mujeres blancas y los hombres blancos y negros.

En un artículo reciente, Stephanie Covington Armstrong, dramaturga, guionista y su batalla compartida con comer emocional. Según Armstrong, una ruptura con su primer novio desencadenó un trauma infantil de abuso sexual. Esto trajo una dieta extrema de yo-yo y luego anorexia y bulimia. Cuando su anorexia estaba en su peor momento, se moría de hambre por semanas. Durante su etapa bulímica, después de ingerir grandes cantidades de alimentos, Armstrong utilizó laxantes y ejercicios para tratar de combatir las calorías. Mantuvo su lucha oculta durante tres años antes de ser confrontada por su hermana, con quien compartía un hogar.

Con tales estadísticas y hallazgos alarmantes, ¿por qué los trastornos alimentarios no se detectan y / o no se tratan en la población femenina negra?

Aunque la experiencia de Armstrong es consistente con la investigación de que comer en exceso o comer demasiado a menudo se usa como una forma de lidiar con emociones difíciles desencadenadas por traumas pasados, como el maltrato infantil, el campo médico rara vez asume que los trastornos alimentarios son un problema para las mujeres negras. Además, hay varios otros factores que afectan a las mujeres negras en términos de trauma y afrontamiento que pueden pasarse por alto o desatenderse, pero que tienen un efecto innegable en su salud.

Aumento de las tasas de obesidad, atracones y depresión

La corriente subterránea del racismo

En un estudio realizado en 2008, los investigadores encontraron que las mujeres de raza negra informaron más comodidad con el sobrepeso, y tenían más probabilidades de declararse bajo peso cuando se encontraban dentro del rango normal. Los investigadores sugirieron dos razones por las cuales las mujeres negras pueden ver los estándares de peso de manera diferente a otros grupos. Una de las razones es que las mujeres negras pueden estar alejándose de los estándares de peso poco realistas de la cultura blanca. La otra razón puede deberse a persistentes representaciones históricas de esclavas negras como pesadas, asexuadas y desviadas. Estos hallazgos sugieren que los efectos del racismo del pasado y del presente, y el trauma asociado con el racismo, pueden jugar un papel crítico en la salud de las mujeres negras. Las representaciones históricas del pasado y el trauma asociado con el racismo deben ser considerados cuando se trata y se tratan efectivamente los trastornos de la alimentación en la población femenina negra.

El papel de la depresión

Las mujeres negras también pueden ser más susceptibles a la depresión. En un estudio reciente que comparó mujeres negras en los EE. UU. Con mujeres africanas y caribeñas, los investigadores encontraron que las mujeres negras en EE. UU. Mostraban tasas de depresión mucho más altas. Este hallazgo indica que el racismo puede haber afectado más a las mujeres negras nacidas en EE. UU. Que a las mujeres negras nacidas en otros países.

Otro estudio sobre la depresión y las conductas de afrontamiento en mujeres adolescentes blancas y negras descubrió que aquellos que informaron niveles más altos de depresión tenían más probabilidades de experimentar un trastorno alimentario. Además, las mujeres que informaron atracones recurrentes tuvieron los niveles más altos de angustia psicológica. La correlación entre el nivel de depresión y la probabilidad de un trastorno alimentario es clara en las poblaciones de mujeres blancas y negras. Tanto la depresión como los trastornos alimenticios se alimentan mutuamente creando un círculo vicioso. Mientras que los atracones minimizan los sentimientos indeseados, los problemas relacionados con el peso de los atracones aumentan los sentimientos de depresión. Además, las mujeres negras se enfrentan de manera diferente con la depresión. En lugar de depender de drogas o alcohol para aliviarse, tienden a depender de otros medios para compensar o manejar estos sentimientos.

Si bien se necesitan más estudios centrados en las mujeres negras, hay cosas que las mujeres pueden hacer ahora para proteger su salud y bienestar.

1. Reconozca los signos y síntomas

Es imperativo que las mujeres negras aprendan a reconocer los síntomas y las causas de los trastornos alimentarios para que no sufran solos o en silencio. Aunque obtener apoyo espiritual y religioso es beneficioso, también es importante comprender la complejidad del tratamiento de los trastornos alimentarios. Los trastornos alimentarios plantean una serie de problemas intrincados y son tan graves como cualquier otra adicción.

2. Obtener ayuda es una señal de fortaleza, no de debilidad

Aunque las mujeres negras tienen mayores índices de atracones, obesidad y depresión, es menos probable que busquen ayuda. La creencia de que obtener ayuda es un signo de debilidad en la identidad de la mujer negra fuerte debe superarse. Las mujeres negras pueden mantener su identidad de fuerza pero deben modificarla para incluir la obtención de ayuda profesional cuando se enfrentan a un problema de salud como la depresión, un trastorno alimentario u otra enfermedad relacionada con el estrés.

3. Adoptar estrategias de afrontamiento positivo

Aprender y adoptar nuevas estrategias de afrontamiento para lidiar con altos niveles de estrés es muy beneficioso para prevenir enfermedades y enfermedades. Descubrir maneras de manejar situaciones difíciles en el trabajo o en el hogar, sentirse cómodo diciendo que no cuando es necesario y tomarse el tiempo para cuidarse a sí mismo son todas estrategias importantes para enfrentar el estrés y prevenir enfermedades o enfermedades.

La fortaleza y la crianza son cualidades maravillosas y no deben descartarse como parte de la identidad de una mujer negra, pero estas cualidades deben ser equilibradas para que las mujeres negras protejan su salud y la de las futuras generaciones.

Related of "Lo que las mujeres negras necesitan saber sobre los trastornos alimenticios"