Lo que los grandes del jazz sabían sobre la creatividad

Los vuelos de improvisación de grandes del jazz como Louis Armstrong y John Coltrane son tan trascendentales que pueden parecer casi de otro mundo, especialmente cuando el oyente es consciente de que estos músicos no estaban siguiendo ningún puntaje, sino que estaban inventando sus riffs en ese momento. Sin embargo, una nueva investigación sobre lo que ocurre en el cerebro cuando improvisamos muestra que se trata de una actividad terrestre, basada en los mismos procesos neuronales que cada uno de nosotros desempeña cuando nos involucramos en una autoexpresión espontánea, como una conversación con un amigo.

"La creatividad está lejos de ser un evento mágico de inspiración aleatoria inesperada", escribieron los investigadores Charles Limb y Mónica López-González en un artículo publicado en la revista Cerebrum el mes pasado. "En cambio, es una ocurrencia mental que resulta de la aplicación de procesos cognitivos ordinarios". Muchos estudiantes y empleados están descubriendo esto por sí mismos a medida que las técnicas de improvisación musical y dramática se trasladan a entornos educativos y laborales, donde se usan para impulsar la creatividad de las personas que nunca tomaron un saxofón en sus vidas.

Limb, un profesor asociado de otorrinolaringología de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins que también trabaja en el Conservatorio de Música Peabody de la universidad, realizó uno de los primeros estudios de escaneo cerebral de la improvisación musical en 2008. En ese estudio, publicado en la revista PLoS ONE, Limb y su coautor Allen Braun persuadieron a seis pianistas de jazz profesionales para tocar en un teclado especialmente diseñado mientras se encontraban dentro de una máquina de resonancia magnética funcional (fMRI). Los músicos tocaron una canción que habían memorizado y luego una canción que inventaron en el acto.

Con el cambio a la improvisación, los investigadores notaron la aparición de un patrón distintivo de actividad cerebral. La corteza prefrontal dorsolateral, una región asociada con una planificación cuidadosa y la autocensura, se volvió latente, mientras que partes del cerebro conectadas a los sentidos (oír, ver y sentir) se volvieron especialmente animadas. Lo más interesante es que un área del cerebro llamada córtex prefrontal medial, vinculada a la narración autobiográfica, también mostró una mayor actividad. Las inhibiciones liberadas y los sentidos preparados, estos músicos se involucraron en un acto de autoexpresión, utilizando la música para comunicar algo profundo sobre ellos mismos.

No es necesario que seamos pianistas profesionales para cosechar los beneficios de la improvisación, como lo muestra un estudio publicado en la revista Psychology of Music en 2008. En este experimento, los niños de 6 años se dividieron en dos grupos: un grupo recibió lecciones de música enriquecidas con actividades de improvisación que involucraban sus voces, sus cuerpos e instrumentos musicales, mientras que el otro asistió a clases que eran "didácticas y centradas en el maestro". la medida del pensamiento creativo en la música se administró a ambos grupos antes y después de la serie de lecciones de seis meses. Los resultados: los niños que participaron en la improvisación mostraron un aumento significativo en la creatividad de su pensamiento y la originalidad de su música, mientras que los alumnos que asistieron a las clases convencionales no lo hicieron.

La improvisación también puede traer nuevas ideas al lugar de trabajo. The Second City, la famosa compañía de comedia de improvisación en Chicago, ahora tiene un brazo corporativo dedicado a mejorar las habilidades de comunicación empresarial a través de las mismas técnicas que sus actores utilizan para hacer reír a la gente. "Los negocios no están bien escritos", señala Tom Yorton, director ejecutivo de Second City Communications. "Es un acto de improvisación impredecible e inmanejable". Los entrenadores de la organización lideran grupos de compañeros de trabajo, o "conjuntos", a través de ejercicios diseñados para romper inhibiciones, aumentar la atención y facilitar la autoexpresión: objetivos valiosos, sugiere la investigación, para cualquiera que quiera para llegar a un riff que el mundo no haya escuchado antes.

Lea más sobre la ciencia del aprendizaje en www.anniemurphypaul.com, o envíe un correo electrónico al autor a annie@anniemurphypaul.com.

Esta publicación apareció originalmente en Time.com.

Related of "Lo que los grandes del jazz sabían sobre la creatividad"