Lo que no me destruye me hace más fuerte

Los estigmas son tóxicos. Cuando los que padecen una enfermedad mental son descritos como "locos" o "psicópatas", ilustran cuán ignorante y estúpida sigue siendo la sociedad. Los tratamientos de salud mental han tenido un progreso significativo, y ahora podemos atribuir muchas enfermedades psiquiátricas a desequilibrios neuroquímicos y causas orgánicas. Sin embargo, lamentablemente, este viejo estigma permanece descuidadamente intacto. En consecuencia, los estereotipos negativos impiden que las personas con enfermedades mentales busquen tratamientos efectivos que puedan cambiar su vida. A su vez, muchas personas continúan sufriendo innecesariamente en un esfuerzo por evitar los juicios negativos de los demás Y de sí mismos.

La verdad es que vivimos en una sociedad muy negro y blanco donde las cosas se perciben como todo o nada. Si tiene una enfermedad mental, debe estar loco, débil o menos funcional. Sin embargo, ¿hacemos tales afirmaciones ilógicas para otras enfermedades orgánicas, como el cáncer o las enfermedades del corazón? ¿Alguna vez ha considerado cuidadosamente la diferencia orgánica entre las enfermedades de la mente y las del cuerpo cuando ambas tienen una base biológica?

Innegablemente, su salud física se ve afectada por su salud mental. Las personas que experimentan niveles crónicos elevados de ansiedad son más vulnerables al corazón y otras enfermedades. Los que sufren de depresión tienen una tasa de recuperación más lenta de las condiciones médicas. Y, sinceramente, ¿hay alguien que no experimente alguna dolencia de la mente en algún momento u otro? Si es así, entonces pregunto por qué muchos han aprendido a confiar en formas más aceptables de remedio como el alcohol, la marihuana y otros narcóticos para aliviar las incomodidades de la mente.

En realidad, hay muchos tonos de gris en la vida que descuidamos ver. La salud mental existe en este continuo. Desde la Madre Teresa a Ted Bundys; el bien balanceado a lo desequilibrado; nuestra salud mental y nuestra salud física encajan en esta línea. De hecho, algunas de las mentes más brillantes y creativas de la historia sufrieron una enfermedad mental. Muchos no se habrían distinguido sin su "locura".

Escritores de renombre como Virginia Woolf, Earnest Hemingway, Sylvia Plath y Leo Tolstoy documentaron haber padecido depresión severa, suicida y grave que a menudo se manifestaba en la intensidad emocional de sus novelas y poesía. Famosos artistas y músicos, incluidos Beethoven y Van Gogh, tenían trastorno bipolar, mientras que Miguel Ángel padecía un trastorno obsesivo compulsivo (TOC). Líderes prominentes, como Abraham Lincoln, Martin Luther King Jr., Winston Churchill y Mahatma Gandhi lucharon contra la depresión severa y el suicidio. Incluso científicos y matemáticos célebres, como Charles Darwin y Albert Einstein lucharon contra el TOC, mientras que Sir Isaac Newton y John Nash sufrieron de esquizofrenia. Estos íconos legendarios demuestran inequívocamente que la enfermedad mental no es solo una nota.

Se ha demostrado que la depresión promueve rasgos de realismo y empatía. Las personas levemente deprimidas tienden a ver el mundo más de lo que son y son lo suficientemente realistas como para ver verdades dolorosas, mientras que muchas personas "normales" sufren de ilusión positiva, una sensación exagerada de control falso. Se sabe que TOC fomenta rasgos de perfeccionismo y meticulosidad. Muchas personas con TOC han mejorado las habilidades de organización y una mayor capacidad para prever secuencias de eventos necesarios para la clasificación y la planificación. La etapa de hipomanía del trastorno bipolar respalda los rasgos de energía, creatividad y confianza. Cuando se canalizan hacia tareas más elevadas, estas cualidades pueden dar como resultado una productividad sobresaliente en algunas personas.

El TDAH mantiene rasgos de hiper enfoque, hipervelocidad y conductas de riesgo. Los cerebros estimulados de personas con TDAH les permiten realizar múltiples tareas sin esfuerzo, procesar información rápidamente y tener una mayor capacidad de visión múltiple para resolver problemas fuera de la caja durante situaciones de crisis. Hay otras enfermedades mentales con rasgos útiles que no están cubiertos aquí. El objetivo es ilustrar que las enfermedades mentales pueden ser aprovechadas y redirigidas a un uso beneficioso. Y los tratamientos de salud mental hoy en día son más efectivos que nunca para lograr este fin.

"Lo que no me destruye me hace más fuerte".

~ Nietzsche

Este es un credo con el que vivo. Tan cierto que incluso lo tengo grabado en mi hombro. La enfermedad mental no te vuelve loco o débil. He tenido mi propia batalla personal con TOC desde la infancia. Para mí, una vez que fui capaz de manejar la parte no saludable de mi enfermedad mental, los rasgos beneficiosos del TOC brillaron. No puedo decir que hubiera alcanzado mis éxitos hoy sin estos atributos. Sin embargo, puedo decir que mi debilidad fue la fuerza que impulsó mi fuerza.

A medida que la sociedad de hoy continúa estigmatizando negativamente las enfermedades mentales y sus tratamientos, es un recordatorio de que queda mucho trabajo por hacer para crear conciencia y desestigmatizar la salud mental.

El Dr. Yip ha sido entrenado extensamente por expertos reconocidos a nivel nacional en TOC y Terapia Estratégica Familiar. Ha trabajado con esta población durante más de una década y ha desarrollado una modalidad de tratamiento innovador que integra el Entrenamiento de conciencia plena, Técnicas paradójicas estratégicas y la Terapia de comportamiento cognitivo tradicional en el tratamiento del TOC severo y los trastornos de ansiedad relacionados dentro del sistema familiar. Ha publicado artículos, presentado su trabajo en conferencias nacionales e internacionales, y ha aparecido en varios medios de comunicación. Continuamente brinda capacitación en sus áreas de especialización y consulta sobre documentales y producciones cinematográficas sobre TOC en niños y adolescentes.

En 2008, estableció el Renewed Freedom Center en Los Ángeles como una forma de ayudar a quienes sufren de TOC y trastornos de ansiedad con la misión de proporcionar el tratamiento más eficaz, breve y de última generación disponible. Es Profesora Asistente Clínica de Psiquiatría en la USC Keck School of Medicine, miembro Institucional de la International OCD Foundation, miembro clínico de la Asociación de Trastornos de Ansiedad de América, donde forma parte del Comité de Educación Pública y en la Junta Directiva. en la Asociación Psicológica del Condado de Los Ángeles, donde también preside el CBT SIG.

Related of "Lo que no me destruye me hace más fuerte"