Lo que nos mueve

¿Cuáles son los motivos fundamentales que impulsan el comportamiento humano?

La respuesta a esta pregunta nos fascina. En un nivel muy general, nos dice quiénes somos como especie. Para los economistas, arroja luz sobre nuestras decisiones y acciones colectivas. Para los especialistas en marketing, permite que los nuevos productos se conecten con creencias e ideales personales.

Pero, ¿cómo podemos describir mejor nuestros motivos y necesidades? ¿Hay una hoja de ruta?

Una respuesta rápida es que el motivo humano fundamental es el interés propio, como cualquier economista le dirá. Hacemos lo que es mejor para nosotros, tanto a corto como a largo plazo, desde beber y comer para anticipar la sed y la inanición inmediata, hasta pensar estratégicamente acerca de nuestros matrimonios y carreras. Por supuesto, hay excepciones obvias (el héroe de guerra que salta sobre una granada para salvar a sus amigos), pero en la mayoría de los casos, la mayoría de nosotros actuamos con interés propio.

Cuando preguntamos qué nos mueve, el interés propio no satisface nuestra curiosidad porque es muy general y abarca muchas cosas. ¿Algunas personas, por ejemplo, están más centradas en el hambre y la alimentación o en la riqueza y la construcción de una carrera profesional? Todos estos son intereses propios, pero parecen diferentes de maneras importantes. Otro punto de vista provino de la Jerarquía de Necesidades propuesta por el psicólogo Abraham Maslow en la década de 1940, y ofrecía una hoja de ruta de los motivos humanos que se clasificaban por importancia. La necesidad más básica es fisiológica: comida, agua, aire y sueño. Si tiene problemas para obtener alguno de estos, ¡nada más importa! La siguiente capa se centra en la seguridad: encontrar refugio, proteger a su familia de daños, garantizar recursos (conseguir un trabajo). A continuación están las necesidades de amor y pertenencia, que implican romance, familia y amistades. Entonces: la estima necesita: sentirse bien contigo mismo y con tus logros, y que los demás también los reconozcan. En el nivel superior final, viene la autorrealización: el estado ideal para lograr lo que idealmente se puede lograr.

La jerarquía de necesidades de Maslow se ha enseñado a generaciones de estudiantes universitarios, y aún hoy se abre camino en blogs y debates en la sala de juntas. Pero es importante notar que el trabajo de Maslow no se basó en la investigación, sino en el idealismo. Doug Kenrick, un psicólogo social en el estado de Arizona, publicó con varios colegas una actualización de Maslow en 2010, y esta actualización se basó en años de conocimientos de investigación básica. En su nueva jerarquía, la autorrealización había desaparecido, no porque no fuera importante, sino porque las personas pueden autorealizarse de muchas maneras, incluidos otros niveles de la jerarquía: algunas personas se autorrealizan centrándose en la seguridad mientras que otros se enfocan Enamorado. ¿Qué hay en la parte superior de esta jerarquía revisada? Crianza de los hijos. El argumento de Kenrick y sus colegas es que garantizar la supervivencia de la especie es primordial. Es un impulso biológico fundamental que compartimos con todos los animales. Esta necesidad de crianza es primitiva, pero distinta de la adquisición de pareja y la retención de pareja, que se argumentó para cumplir el objetivo final del éxito de los padres.

Una respuesta, entonces, en cuanto a la pregunta de qué nos mueve es criar descendencia hasta que podamos ver nietos, perpetuando así nuestra propia herencia genética. Esto no es más que una vista. Se basa en conocimientos básicos de investigación, pero hay muchos otros mapas de caminos de los motivos que existen. Por ejemplo, cuando los especialistas en marketing intentan comprender qué es lo que mueve a una agrupación (o segmento) particular de clientes, pueden recurrir a un producto comercial llamado VALS – por Valores / Actitudes / Estilo de vida. VALS es un cuestionario (con los análisis estadísticos que lo acompañan) que puede ayudar a identificar los motivos principales que conducen, digamos madres trabajadoras hispanas del medio oeste entre las edades de 25 y 35. VALS busca clasificar al consumidor en uno de varios tipos de personas, con el tipos derivados de tres motivos de vida primarios: alcanzar ideales, alcanzar logros o alcanzar la expresión personal. Siendo un producto comercial, VALS es propietario y por lo tanto los detalles sobre su base científica son difíciles de obtener. Pero el objetivo clave de VALS no es identificar el motivo central de todos los seres humanos, sino más bien rastrear las diferencias entre los grupos.

Susan Fiske, psicóloga social de Princeton, ofrece otra visión. Combinando ideas de varias décadas de investigación, propuso que los seres humanos son impulsados ​​en diferentes grados por 5 motivos principales: pertenencia (que incluye amor, familia y amistad), comprensión (descubrir cómo funcionan las cosas en la vida), control (poder para lograr cambios positivos en su entorno), mejorarse a sí mismo (encontrar maneras de sentirse bien consigo mismo) y confiar (asumiendo lo mejor en los demás para fomentar alianzas y trabajo en equipo). Comprender y controlar son motivos que son más racionales e impulsados ​​por el pensamiento, mientras que la autoevaluación y la confianza son más impulsadas por la emoción. Perteneciente, argumenta Fiske, se sienta encima de los otros cuatro. Pertenecer es el motivo fundamental que nos mueve a todos. Piénsalo. Todos somos animales sociales, y nuestra herencia biológica se basa en trabajar juntos para vencer las probabilidades de climas hostiles y depredadores naturales. Estamos en nuestro mejor momento cuando estamos estrechamente conectados a las redes sociales de amigos y colegas, pero sufrimos más cuando estamos solos y desconectados. El aislamiento forzado es tortura.

A partir de esta breve discusión, tenemos dos candidatos razonables para el motivo humano básico y fundamental: la crianza de los hijos frente a la pertenencia. Sabemos que múltiples motivos nos motivan, pero ¿cuál es un motivo para "gobernarlos a todos"? Algunas investigaciones nuevas dan una nueva respuesta a esta pregunta al ir por la puerta de atrás, es decir, abordar la cuestión indirectamente en lugar de simplemente preguntarle a la gente: "¿Qué es lo más importante para ti?". Este enfoque de puerta trasera es preguntarle a la gente sobre sus arrepentimientos de vida. Si pudieras vivir tu vida otra vez, ¿qué harías de manera diferente? Para algunos, hay una respuesta lista para esta pregunta. Algunas personas se queman al rojo vivo (deberían haberle preguntado a esa chica en la escuela secundaria, deberían haber intentado ser artistas), otros se han reconciliado con su pasado (Tal vez debería haberme mudado a Nueva York, pero estoy bien aquí en St. Louis), pero casi todos los que se hacen esta pregunta pueden dar una respuesta. Un arrepentimiento es una emoción que conecta con darse cuenta de que una decisión pasada podría haber sido mejor y que un resultado pasado podría haber sido superior a lo que realmente sucedió. El arrepentimiento refleja una conciencia de estándares personales y que se pueden cometer errores. Además, el arrepentimiento se conecta con una habilidad básica de la mente humana, que es imaginar y simular cosas que no están justo frente a ti. Puede recordar vívidamente los eventos pasados, pero también puede imaginar vívidamente un evento que nunca se llevó a cabo, pero que tal vez podría haber sucedido. El arrepentimiento es una emoción centrada en el pasado que es una parte universal de la experiencia humana.

En una investigación que realicé en colaboración con Mike Morrison (en la Universidad de Western Ontario en Canadá) y Kai Epstude (en la Universidad de Groningen en los Países Bajos), y publicada en 2012 en la revista Social Psychological and Personality Science , realizamos una serie de encuestas que preguntaban a las personas sobre la intensidad emocional de sus mayores pesares de vida. Encontramos un patrón consistente en el que los arrepentimientos más intensos se centraban en las relaciones con otras personas: arrepentimientos de amor, arrepentimientos de amistad, arrepentimientos por no llamar a mamá la semana pasada. Los remordimientos relacionados con las relaciones o el trabajo (incluida la educación y la carrera profesional) dominaron a todos los demás arrepentimientos de la vida, pero los lamentos de la relación se hicieron sentir más intensamente que los remordimientos laborales. Al profundizar en este patrón, descubrimos que cuando las personas se sentían amenazadas por las circunstancias de la vida que desafiaban sus relaciones, informaban arrepentimientos de vida más intensos. En resumen, cuando las personas miraban a lo largo de sus vidas como un todo, y reflexionaban sobre qué partes faltaban algo, lo que más les molestaba eran las ausencias en la conexión social.

Los remordimientos de la vida nos dan una forma única de pensar sobre los motivos centrales, o lo que nos mueve como seres humanos. ¿Cuál es el principal motivo: ser padres o pertenecer? Desde este punto de vista único, parece que pertenecer es el único motivo para gobernarlos a todos. Somos animales sociales y, desde lo más profundo de nuestros magníficos cerebros, nos vemos obligados a buscar y conectarnos con los demás.

Otras lecturas:

Fiske, ST (2009). Los seres sociales: un enfoque de motivos básicos para la psicología social (2 n ed) .Wiley.

Kenrick, DT, Griskevicius, V., Neuberg, SL, y Schaller, M. (2010). Renovando la pirámide de las necesidades: extensiones contemporáneas construidas sobre antiguas fundaciones. Perspectives on Psychological Science, 5 , 292-314.

Morrison, M., Epstude, K., y Roese, NJ (2012). La vida se arrepiente y la necesidad de pertenecer. Social Psychological and Personality Science, 3 , 675-681.

Related of "Lo que nos mueve"