¿Lo que te motiva?

¿Qué te hace querer salir de la cama por la mañana?

¿Una ganga para dominar el próximo desafío? ¿El placer de conocer colegas familiares? ¿O el deseo de tener influencia e impacto que ponga tu sello en el mundo?

Estos son ejemplos de los tres motivadores fundamentales de nuestro comportamiento que el gran psicólogo David McLelland identificó: la necesidad de logro, la necesidad de afiliación y la necesidad de poder. Estos son los grandes (en gran parte inconscientes) impulsores que moldean el curso de nuestra vida personal y laboral.

Por supuesto, también hay otros motivadores: amor, odio, sexo y miedo, entre otros, pero para la mayoría de nosotros, los tres motores del logro, la afiliación y el poder son, en diferentes combinaciones para diferentes personas, lo que nos hace querer levantarnos. la mañana.

Pero a menudo nuestro estilo de vida, y en particular nuestros trabajos, no concuerdan bien con nuestro perfil motivacional. Por ejemplo, para ser un buen gerente, no debería tener una gran necesidad de ser querido [i]. Una gran necesidad de afiliación puede nublar su juicio y dificultar la toma de decisiones difíciles. También sufrirás mucho estrés adicional porque las decisiones que tienes que tomar entrarán en conflicto con tu motivación básica. Ese estrés puede, si es prolongado y alto, causa cambios en tu cerebro que te hacen menos mentalmente agudo y, por lo tanto, aún más propenso al estrés, y así el círculo vicioso continúa.

Si esto es cierto para usted, ¿debería considerar cambiarse a un trabajo en el que su necesidad de ser querido por los demás sea un activo en lugar de una responsabilidad?

Pero un buen gerente debe tener cierto apetito por el poder. El poder es la unidad para tener control sobre las cosas que otras personas necesitan, quieren o temen. Incluso pequeñas cantidades de energía pueden hacernos más inteligentes, más audaces, menos deprimidos, pero solo si tenemos un apetito saludable (y no demasiado grande).

El poder es una poderosa droga de liderazgo, en otras palabras. Pero como todas las drogas, si se toma en exceso, puede volverse adictivo y destructivo.

¿Tienes apetito por el poder? Las personas con un apetito de poder tienden a tener el "instinto asesino"; para ellos, ganar es placentero y el fracaso es estresante. Pero sucede lo contrario con personas con poco apetito por el poder: para ellos ganar es estresante y a menudo inconscientemente se sabotearán a sí mismos si están a punto de ganar en el deporte o en los negocios: no se sienten cómodos con el dominio que conlleva ganar un concurso [ii ]

Existe un peligro real en el poder que se puede ver en todas las organizaciones: si los gerentes con poder sobre los demás se sienten inadecuados en su función, será mucho más probable que intimiden a los subordinados. Cómo responden nuestros jefes al poder puede hacer que nuestras vidas sean muy felices o muy miserables. ¿Cómo se sienta el poder sobre tus hombros? O, si no tienes mucho, ¿cómo te afecta el poder?

Finalmente, hay logros: el deseo de reconocimiento y éxito, independientemente de si nos agradan o no, y de cualquier poder que tengamos sobre los demás. La mayoría de las personas que lean este libro tendrán un alto nivel de motivación de logro y, en general, es muy bueno: esta motivación es el principal motor psicológico de las economías exitosas [iii].

¿Pero qué tipo de motivación logro tienes? Resulta que importa mucho si estás motivado por recompensas externas o intrínsecas . Si busca la promoción exclusivamente por el estado y el dinero que eso le aporta, por ejemplo, en oposición al placer anticipado de poder dominar nuevos desafíos y adquirir nuevas habilidades, será más vulnerable a caídas repentinas en la motivación y el estado de ánimo cuando el externo las recompensas no entran. O incluso si entran, las recompensas externas siempre pierden su brillo y deben aumentarse constantemente para mantener su capacidad de motivación. El dinero es el principal motivador externo. Una vez que obtienes la motivación de solo dinero, nunca podrás tener suficiente.

Por lo tanto, más que cualquier otra cosa en su vida, tal vez, es muy, muy importante saber qué lo motiva y asegurarse de que no haya una brecha demasiado grande entre esto y lo que hace con su vida.

[i] Winter, DG (1991) Leadership Quarterly, 2, 67-80

[ii] Wirth MM et al (2006) Hormonas y comportamiento 49 (2006) 346-352

[iii] Miner, JB y otros (1989) Journal of Applied Psychology 74, 554-560

Related of "¿Lo que te motiva?"