¡Lo quiero ahora!

 So what do you want now?) [CC BY-SA 2.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.0)], via Wikimedia Commons

Sopesar el futuro en la toma de decisiones proporciona un concepto valioso para explicar el gusto humano por la gratificación instantánea (p. Ej., Adicciones, comer en exceso y postergar las cosas).

El principal problema con la mayoría de los comportamientos adictivos es que los costos (consecuencias adversas) ocurren en el futuro, mientras que los placeres que se producen en el presente ocurren. Por ejemplo, muchos de nosotros preferiríamos tener un peso corporal saludable en lugar de comer un pedazo de pastel. El problema es que la porción del pastel está disponible en este momento, mientras que el peso corporal saludable puede requerir tiempo y esfuerzo.

Las recompensas inmediatas pesan desproporcionadamente en nuestra toma de decisiones. A medida que la recompensa se vuelve más remota, tiene menos valor en el presente. Mientras más ignoremos nuestros intereses a más largo plazo a favor de una gratificación inmediata, más probable es que tengamos una variedad de problemas de conducta, incluida la adicción.

Considere, por ejemplo, a alguien que quiere comenzar un programa de ejercicios, pero que no le gusta hacer ejercicio (Laibson, 2001). El programa de ejercicios requiere, por ejemplo, un costo inmediato de ocho unidades (-8) de valor, pero producirá un beneficio diferido de diez unidades (+10). Esa es una ganancia neta de dos unidades (+2), pero ignora el ajuste para el valor futuro. Si las recompensas futuras tienen quizás la mitad del valor de las actuales, entonces las diez unidades (beneficios) se convierten en solo cinco, y comenzar un programa de ejercicios en la actualidad significa una pérdida neta de tres unidades. Por lo tanto, somos reacios a comenzar a hacer ejercicio hoy. Por otro lado, comenzar mañana reduce tanto el costo como el beneficio a la mitad (a -4 y +5 unidades, respectivamente), lo que da como resultado una ganancia neta de una unidad (+1) del ejercicio. Por lo tanto, todos están entusiasmados con ir al gimnasio mañana.

El valor futuro está determinado por una tasa de descuento. Una tasa de descuento indica cuánto devalúa una recompensa futura. Una alta tasa de descuento significa que le gusta consumir cosas ahora, y es insensible a las consecuencias futuras. Una pequeña tasa de descuento significa que no te importa esperar mucho por la recompensa.

La tasa de descuento varía ampliamente entre las personas. Por ejemplo, tiende a ser más alto entre las personas más jóvenes y en las personas con menor educación. Los jóvenes hacen diferentes intercambios de aquellos hechos por personas mayores. Piensan en su futuro yo de la misma manera que piensan en extraños. Entonces están menos preocupados por su bienestar futuro. Esto explica por qué la adolescencia y la adultez temprana son los momentos en que es más probable que alguien se vuelva adicto (Sapolsky, 2017). Los educados pueden estar mejor informados sobre los factores de riesgo para una enfermedad en particular o tal vez puedan procesar mejor la información de salud.

El grado de retraso de descuento es un rasgo de personalidad. Es un aspecto de la impulsividad en la toma de decisiones que explica la incapacidad de seguir adelante con un comportamiento específico a pesar de una motivación inicial para hacerlo (Odum, 2011).

El comportamiento impulsivo podría facilitar el abuso de drogas al reducir el peso dado a sus consecuencias negativas a largo plazo. Los adictos muestran un descuento excesivo en comparación con las personas normales. Esta incapacidad para ponderar adecuadamente las recompensas retrasadas puede ser bastante perjudicial para una persona adicta que puede estar dispuesta a sacrificar el bienestar futuro o incurrir en grandes pérdidas (encarcelamiento) a cambio de una gratificación instantánea (Bickel y Vuchinich, 2000).

Mayores tasas de descuento podrían explicar por qué algunas personas son más propensas a tener dietas poco saludables y responden sin éxito a las intervenciones destinadas a fomentar el cambio en la dieta. Debido a que las dietas poco saludables están relacionadas con el sobrepeso u obesidad, los investigadores también muestran que las tasas de descuento más altas se asocian con el sobrepeso u obesidad y la escasa respuesta a las intervenciones de pérdida de peso (Barlow et al., 2015).

Los descuentos altos también juegan un factor de riesgo importante para el fracaso del tratamiento. Por ejemplo, grandes proporciones de adictos informan estar motivados para cambiar su comportamiento y, de hecho, buscan tratamiento, pero luego abandonan voluntariamente el tratamiento o la recaída a pesar de completar con éxito el tratamiento (Bickel et al., 2014).

En resumen, el descuento por tiempo es un factor de riesgo significativo para las elecciones de estilos de vida poco saludables y puede servir como un objetivo importante para la intervención. Reorientar a un individuo lejos de la gratificación inmediata y tomar decisiones más orientadas al futuro es un paso lógico. Las tasas de descuento personal no son inamovibles. Cambian por experiencia y educación.

Related of "¡Lo quiero ahora!"