Los misterios del bilingüismo II

Publicación escrita por François Grosjean.

Como escribí en una primera publicación sobre este tema (ver aquí), cuando le doy los toques finales a algunas de mis publicaciones, a menudo me digo que el fenómeno que acabo de describir sigue siendo enigmático. En esta publicación, volveré a temas relacionados con la elección del idioma, el cambio de código y las interferencias lingüísticas (también conocidas como transferencias). Sabemos mucho sobre cada tema a nivel lingüístico, cada fenómeno ha sido descrito ampliamente, pero mucho menos a nivel cognitivo y neurolingüístico.

Al hablar con monolingües, o con bilingües que solo conocen uno de sus idiomas, los bilingües son increíblemente expertos en adoptar el lenguaje correcto de manera rápida y eficiente. También se destacan en mantener ese lenguaje y cerrar el otro (ver aquí). Si hablan el idioma con fluidez y no tienen acento, pueden "pasar" como monolingües.

Gracias a la investigación en el área, parece que es el control ejecutivo del hablante el que maneja los procesos cognitivos, como la atención, la memoria de trabajo, la planificación, la inhibición, la flexibilidad mental, etc., que también maneja el control del lenguaje en bilingües. Las estructuras cerebrales involucradas son muy probablemente el núcleo caudado, la corteza prefontal, la corteza cingulada anterior (ACC) y la circunvolución supramarginal, de acuerdo con el neuropsicolistinista Jubin Abutalebi.

Aunque se ha avanzado mucho en nuestra comprensión del control del lenguaje y las estructuras cerebrales que lo subyacen, cuando se trata de un comportamiento bilingüe específico, las cosas se vuelven un poco más opacas. Por ejemplo, sabemos que cuando los bilingües están en modo monolingüe, el (los) otro (s) idioma (s) a veces pueden filtrarse en forma de interferencias, es decir, desviaciones del idioma que se está hablando derivadas de la influencia del otro idioma desactivado. Son de dos tipos, estáticos y dinámicos, y el misterio gira en torno a este último. Estas son intrusiones fugaces del otro idioma, como la pronunciación accidental de una secuencia basada en las reglas del otro idioma, o el uso momentáneo de una palabra o estructura gramatical del lenguaje equivocado (ver aquí).

Los bilingües a menudo no son conscientes de las interferencias como estas ya que son accidentales. Solo cuando su interlocutor pregunta qué quieren decir con la palabra X, o corrige su enunciado, o los mira de una manera extraña, se dan cuenta, después del hecho, de que el otro idioma se ha infiltrado. Sabemos mucho sobre el la lingüística de las interferencias -se han escrito libros completos sobre ellas- y, sin embargo, siguen siendo enigmáticas en términos de las operaciones cognitivas y neurolingüísticas subyacentes que intervienen en su producción. Un área completamente nueva pide ser investigada en estos niveles.

Los bilingües también pasan tiempo en un modo bilingüe, hablando con otros bilingües que comparten sus idiomas y con quienes se sienten cómodos al mezclar sus idiomas. Eligen un idioma basado en con quién están hablando, cuál es el contexto, de qué van a estar hablando y qué es lo que quieren lograr durante la interacción. Luego traen el otro idioma cuando surge la necesidad. Una forma común de hacerlo es cambiar de código, es decir, cambiar completamente al otro idioma por una palabra, una frase o una oración antes de volver al idioma base (ver aquí). También pueden tomar prestado, que es traer una palabra o expresión corta del otro idioma y adaptarlo morfológicamente, y a menudo fonológicamente, al lenguaje base. También existe la posibilidad de tomar una palabra del idioma que se habla (el idioma base) y agregarle un significado basado en una palabra en el otro, invitado, idioma (ver aquí).

Todas estas operaciones que tienen lugar en un modo bilingüe son, una vez más, bien descritas lingüísticamente, pero aún necesitan una extensa investigación a nivel cognitivo y neurolingüístico. Por ejemplo, ¿qué sucede cuando una persona, como un maestro o un intérprete, está en modo bilingüe perceptualmente, es decir, se perciben ambos idiomas y, por lo tanto, están activos, pero solo se está produciendo un idioma? Como vimos en una publicación anterior sobre profesores de idiomas (ver aquí), aunque muchos usualmente solo usan un idioma en clase, es decir, el idioma que aprenden sus alumnos, tienen el otro idioma listo para intervenir en caso de que alguien haga una pregunta en o produce un cambio de código. Pero rara vez se permiten mezclar sus idiomas, aunque esto está cambiando en algunos contextos escolares.

En cuanto a los intérpretes (ver aquí), también están en un modo de lenguaje bilingüe cuando escuchan: tienen que escuchar el idioma de entrada (fuente) pero también el idioma de salida (destino), no solo porque tienen que monitorear lo que están diciendo, sino también en caso de que el hablante use el idioma de destino en forma de interruptores de código. Sin embargo, deben desactivar o inhibir el mecanismo de producción del idioma de origen para que no simplemente repitan lo que están escuchando, como a veces lo hacen cuando se cansan mucho.

En resumen, ¿cómo logran los bilingües estar en un modo bilingüe durante la percepción pero, al mismo tiempo, estar en un modo monolingüe durante la producción, como en el caso de los profesores e intérpretes de idiomas en el trabajo, entre otros? Este es otro misterio que con suerte encontrará una explicación clara, tanto cognitiva como neurolingüística, en los años venideros.

Foto de la silueta de Sherlock Holmes de Shutterstock.

Referencias

Abutalebi, Jubin (2008). Aspectos neuronales de la representación de un segundo idioma y control del lenguaje. Acta Psychologica , 128 (3), 466-78.

Grosjean, Francois (2013). La producción del habla. Capítulo 3 en Grosjean, François & Li, Ping. La psicolingüística del bilingüismo (pp. 50-69). Malden, MA y Oxford: Wiley-Blackwell.

Publicaciones "Vida como bilingüe" por área de contenido.

Sitio web de François Grosjean.

Related of "Los misterios del bilingüismo II"