Los nuevos medios resuelven el discurso científico: promesa, trampas

Como psicólogo social y editor en jefe de una revista científica (descargo de responsabilidad a continuación), actualmente estoy viviendo una revolución. Sería justo decir que mi campo está en un cierto grado de confusión y que las nuevas formas de redes sociales (por ejemplo, Twitter, Facebook) están aumentando los canales tradicionales de discurso (por ejemplo, revistas científicas, simposios de conferencias). Este desarrollo podría ser una fuerza tremenda para bien, pero los beneficios solo se verán si consideramos lecciones importantes de nuestros propios programas de investigación.

Cada campo encuentra su parte de crisis. El uso de información privilegiada, las drogas que mejoran el rendimiento en los deportes y los estudios médicos poco éticos tienen lugar en otras profesiones, y el mal comportamiento conduce a pasos correctivos para frenar futuros abusos. Actualmente en psicología social, existen inquietudes acerca de la confiabilidad de los hallazgos de investigación reportados, que van desde lo relativamente mundano (por ejemplo, honestos debates sobre prácticas científicas) hasta lo dramático (es decir, la retractación de más de 50 artículos científicos publicados por Diederik Stapel). Esta no es la primera crisis en mi campo (por ejemplo, hace décadas, las personas preguntaban "¿pueden los informes verbales de las personas decirnos algo de valor real?"), Y no será la última. Estos episodios son parte del péndulo del progreso, pero pueden ser desagradables de experimentar en el momento.

Una cosa, sin embargo, parece nueva en la crisis actual: las redes sociales. Gran parte del debate reciente ha tenido lugar en redes sociales como Facebook, Twitter y publicaciones en blogs, y esto agrega un nuevo elemento al discurso sobre temas como los esfuerzos de replicación en la ciencia y cómo llevamos a cabo autoexámenes críticos de nuestro campo. Como psicólogo social, estoy fascinado con la forma en que los psicólogos sociales no siempre se están desempeñando bien en los nuevos medios, e irónicamente, a veces se debe a que estos estudiosos están tan comprometidos con las leyes del comportamiento humano como las personas que estudian en su propio investigación.

Los escollos de la catarsis "en el momento"

Como punto de partida, creo que las redes sociales aportan muchos elementos positivos nuevos al discurso científico. La capacidad de muchas voces (frente a las pocas que se seleccionan a través de "medios oficiales") para ser expresadas y escuchadas (a menudo sirviendo funciones muy diferentes, por cierto) es un avance real. Estas conversaciones ahora están disponibles para grandes audiencias, modelando el compromiso profesional de cualquier persona con conexión a Internet (por ejemplo, colegas, estudiantes, el público). En el pasado, los mecanismos de control (por ejemplo, editores de revistas, editores, el establecimiento) han podido determinar (moderar en las mejores circunstancias, controlar en el peor) las voces en un debate. Ahora, cualquier persona con un blog, una cuenta de Facebook o un teléfono inteligente puede participar. Sin embargo, no tener un intermediario (por ejemplo, editor, coautores, revisores) en los nuevos medios significa que tales comunicaciones se filtran menos y se miden menos. Como resultado, "en el calor del momento" es más probable que los comentarios se expresen, lo que puede generar más comentarios "en el calor del momento". Tales expresiones pueden ser catárticas, pero la literatura de investigación ha demostrado que, aunque la catarsis se siente bien, a menudo promueve una mayor hostilidad en lugar de desactivarla (p. Ej., Bushman et al., 1999). Otras partes en el proceso de expresión pueden cumplir una función importante para decir "¿de verdad quieres decir esto?", Pero un botón "POST" fácil en el teléfono inteligente no lo hará. En resumen, las reacciones instintivas tienden a ser impulsadas emocionalmente, lo que a menudo puede ser contraproducente en un mundo de pensamientos, ideas, lógica y los sentimientos de los demás.

La preocupación empática es crítica

Este último punto es otro elemento de preocupación en el surgimiento del discurso científico a través de las redes sociales: preocupación empática reducida. Cuando hablamos con otras personas cara a cara o tenemos que tomarlas en cuenta activamente como miembros de la audiencia (por ej., Escribiré este artículo sobre ellas, pero probablemente servirán como revisor), nos involucramos en la toma de perspectiva y a menudo imaginan su reacción en el proceso de comunicación. Sin embargo, en el mundo de las redes sociales (donde uno puede publicar en su cuenta de Twitter, Facebook o blog), el autor puede estar menos inclinado a considerar las perspectivas de los demás y, por lo tanto, ser más egocéntrico. De hecho, hay una considerable cantidad de investigación que muestra que la empatía y la toma de perspectiva conducen a resultados más prosociales que van desde menos agresión a estereotipos grupales reducidos (p. Ej., Eisenberg y Miller, 1987; Galinsky y Moskowitz, 2000). Aunque las redes sociales pueden ser una fuerza poderosa para el bien, a menudo (ya sea a través de su implementación o mediante una convención social) elimina "al otro" de la expresión de uno, lo que reduce la probabilidad de que se produzca empatía y perspectiva.

Ego-involvment es inevitable

Al igual que todos los demás esfuerzos humanos, la ciencia tiene elementos de ego y de interés propio. A menudo intentamos pintar un cuadro de que la ciencia es un crisol desinteresado donde los hechos objetivos y la razón fría dominan el día, pero esto simplemente no es el caso. Los programas de investigación y científicos son conducidos por personas, y las personas están motivadas por la naturaleza. Aunque a menudo vemos tales motivaciones como malas (por ejemplo, impulsadas por el dinero o la fama), también es el caso de que tales motivaciones pueden ser buenas (por ejemplo, la búsqueda del conocimiento, la autocomprensión). En un mundo donde las recompensas financieras y sociales son relativamente escasas (créanme, ninguno de mis colegas realiza investigaciones porque sus inversiones de tiempo serán recompensadas con ganancias financieras acordes), la unión de nuestros esfuerzos de trabajo con nuestro ego crecerá considerablemente debido a la disonancia cognitiva y justificación del esfuerzo (p. ej., Aronson & Mills, 1959). Algunas personas en debates recientes han dicho a otros que sean "menos egoístas". Aunque comprendo este sentimiento, creo que ignora la realidad inevitable de que los egos son lo que hace que el mundo dé vueltas, y lo que ayuda a mantener al egos bajo control es su preocupación. y participación de, otros. La noción de que "egos existen" no pretende proporcionar un cheque en blanco para excusar la mala conducta impulsada por el ego, sino que creo que cualquier sistema útil necesita anticipar y aprovechar el poder del ego en lugar de desacreditar, "es ciencia, revisa tu ego en la puerta. "En cambio, creo que un mejor mantra sería" somos humanos, aprovechemos nuestros egos para el bien mayor ".

Dicho esto, necesitamos centrarnos menos en nuestros egos y más en nuestras ideas. Recientemente, nuestro discurso sobre asuntos de avance científico se ha centrado en los insultos y el etiquetado (p. Ej., Son personas que intimidan, las personas tienen problemas) y no en ideas más amplias. Por ejemplo, un colega expresó recientemente una serie de inquietudes importantes sobre el proceso por el cual se estaba criticando su beca, pero la mayoría de las respuestas a ella involucraron si "matón" es un término apropiado. Eso no quiere decir que las discusiones sobre el "acoso" no sean legítimas, pero se gastaba muy poca energía en el quid de sus argumentos sobre los procesos y mecanismos mediante los cuales examinamos críticamente la erudición de nuestros colegas. Sin embargo, gastamos tanto tiempo en etiquetas y nombres porque la ciencia está involucrada en el ego: las etiquetas son términos poderosos para definir a los demás y, por lo tanto, las personas responden a las etiquetas desproporcionadamente en un acto comprensible (aunque impulsado por el ego) para definirse a sí mismos. No debemos perdernos dedicando tanta energía a la semántica cuando existen procesos y procedimientos importantes que merecen nuestra atención.

Resumen

Al final, veo el potencial de las redes sociales para informar que nuestros debates científicos son considerables, y creo que todavía estamos aprendiendo cómo moldear su papel a través del proceso de su uso, está bien y la carretera tendrá varios baches. y baches Sin embargo, como psicólogos, estamos especialmente bien equipados para comprender los peligros de la catarsis, para valorar la importancia de la preocupación empática y para apreciar cómo los egos son esenciales para el progreso científico, pero que son factores desencadenantes de las reacciones defensivas. Creo que las redes sociales, a diferencia de las formas tradicionales de expresión, introducen nuevos puntos ciegos en nuestra comunicación de los que debemos ser conscientes para no solo progresar como campo, sino hacerlo de una manera civil, respetuosa, productiva. y uno del que podemos estar orgullosos.

Renuncia

Soy Editor en Jefe de Psicología Social y Ciencias de la Personalidad . Los comentarios en este blog son opiniones personales y reflexiones, no están asociadas con la revista ni con mi rol editorial.

Referencias

Aronson, E., y Mills, J. (1959). El efecto de la severidad de la iniciación en el gusto de un grupo. Revista de Psicología Anormal y Social, 59, 177-181.

Bushman, BJ, Baumeister, RF, & Strack, AD (1999). Catarsis, agresión e influencia persuasiva: ¿profecías autocumplidas o contraproducentes? Revista de Personalidad y Psicología Social, 76, 367-376.

Eisenberg, N., & Miller, PA, (1987). La relación de la empatía con los comportamientos prosociales y relacionados. Psychological Bulletin, 101, 91-119.

Galinsky, AD, y Moskowitz, GB (2000). Toma de perspectiva: disminución de la expresión de estereotipos, accesibilidad estereotipada y favoritismo dentro del grupo. Revista de Personalidad y Psicología Social, 78, 708-724.

Related of "Los nuevos medios resuelven el discurso científico: promesa, trampas"