Los Oscar, las elecciones: cómo nos enganchamos

Tinseltown/Shutterstock
Fuente: Tinseltown / Shutterstock

La temporada de los Oscar y la temporada de elecciones están sobre nosotros y también lo es el juego de adivinar quién ganará. ¿Por qué nos encanta ver cómo se desarrollan estos eventos, y por qué nos sentimos tan atraídos a ganar?

Más que la victoria, es la persecución lo que nos emociona. Si bien "la persecución" puede parecer diferente para diferentes personas (comprar boletos de lotería, comprar en las ventas, participar en concursos o solicitar nuevos empleos), todos lo hacemos. Piensa en el momento en que un presentador está por anunciar a la actriz ganadora. La sala está silenciosa en anticipación y emoción. Al igual que cuando estamos esperando que lleguen las boletas con la noticia de quién ganó una nominación.

Experimentamos lo que los investigadores llaman "alegría anticipatoria": el placer de anticipar un resultado u objeto deseado.

Nuestro cerebro en ganar

El padre de la psicología positiva, el profesor de la Universidad de Pensilvania, Martin Seligman, explica en su libro Authentic Happiness por qué somos víctimas de la alegría anticipatoria. Él cuenta la historia de una lagartija mascota que se moría de hambre porque se negó a ser alimentada. Sin embargo, un día, cuando su dueño estaba un día comiendo un sándwich, el lagarto se abalanzó sobre él. El lagarto prefirió morir de hambre a la privación de la experiencia de perseguir y capturar su propia comida. Otros animales, como los gatos, liberan dopamina en busca de un ratón o juguete. Desde una perspectiva evolutiva, tanto los animales como los humanos evolucionan para experimentar una alegría anticipada, presumiblemente para nuestra supervivencia a través de la búsqueda de fuentes de alimentos. También puede haber asegurado nuestra reproducción como especie a través de la búsqueda de parejas sexuales, y puede muy bien explicar lo que hace que los socios difíciles de conseguir sean tan atractivos.

Brian Knutson de la Universidad de Stanford ha llevado a cabo elegantes estudios de imágenes cerebrales que examinan esta tendencia. Se dio cuenta de que solo mirando un objeto deseable se activan las señales neuronales asociadas con la liberación de dopamina (un neurotransmisor que señala la recompensa) en el cerebro. Digamos que estás mirando un pedazo de chocolate. No solo obtienes alegría por consumirla; solo mirarla y anticiparte estimula la recompensa en tu cerebro.

Cómo nos Enganchamos

La alegría anticipada es lo que nos mantiene atrapados en la búsqueda de premios, promociones, logros, recompensas y trofeos. El profesor de la Universidad de Emory, Michael Treadway, ha demostrado que los exagerados y los "emprendedores" liberan mayores cantidades de dopamina en las áreas de recompensa del cerebro, lo que presumiblemente les da una "ventaja" aún mayor cuando hacen las cosas.

Sin embargo, nuestro amor por la búsqueda a veces puede cegarnos ante sus peligros. Muchas personas no se detienen a pensar si valdrá la pena su "victoria". Recibimos ese breve estallido de alegría, un corto "alto". Pero es un nivel alto que no dura. Esta es la razón por la cual, cuando finalmente obtenemos el premio o premio, nos queda hambre de más. Comenzamos a perseguir algo más. Esta puede ser la razón por la cual tenemos exitosos "empresarios en serie" y deportistas olímpicos que regresan por más. Lo hiciste a lo grande, ¿qué vas a hacer ahora? Sigue adelante.

Hemos llegado a creer que la alegría está en lograr y ganar, una y otra vez. Esa persecución nos mantiene motivados; nos mantiene corriendo El problema es que a menudo nos hace correr más allá de nuestra propia vida, felicidad y salud, un momento de intimidad perdido por el deseo de levantarse y seguir trabajando; un momento dulce con un niño sacrificado por una llamada de trabajo que puede llevar a algo; una buena noche de sueño abandonado para que puedas terminar ese importante proyecto.

Cómo hacer lo mejor de nuestro fuego del deseo

¿Por qué no estamos satisfechos y contentos cuando alcanzamos nuestras metas? El profesor de Harvard Dan Gilbert demuestra que a menudo tenemos conceptos erróneos sobre lo que nos hará felices. En particular, tendemos a sobreestimar groseramente lo feliz que nos hará un logro u objeto. Además, nuestra propia alegría anticipatoria nos engaña, ya que somos presa de uno de los dos fenómenos psicológicos. El primero es la habituación, nos acostumbramos a lo que tenemos. Entonces obtuviste una promoción y ahora eres un Director Gerente o CEO. Si bien es posible que haya estado entusiasmado con la promoción al principio, ya no es especial y ahora quiere algo más. El segundo es el sesgo negativo: nuestra tendencia a enfocarnos en lo negativo. De repente, el premio que recibió no es lo suficientemente bueno, el trabajo que tiene ya no es emocionante o interesante, o no le gusta a su jefe. Pronto olvidamos los atributos positivos de lo que tenemos, precisamente los atributos que una vez persiguimos.

Nuestra búsqueda de premios, la necesidad que muchos tienen de ser "los mejores", y nuestra ilusión de que nuestra vida es incompleta es como la persecución de una persona deshidratada que corre tras un espejismo en el desierto. Es una ilusión No puede saciar tu sed de felicidad, de realización. Sin embargo, en muchos casos, la persecución dirige tu vida. Usted trabaja en exceso, sobreactúa, sobreexige, sobredieta, gasta demasiado.

La buena noticia es que puedes aprovechar al máximo la alegría anticipada, siempre y cuando no permitas que funcione tu vida. Después de todo, la alegría anticipada nos ayuda a alcanzar metas desafiantes al proporcionarnos la fuerza y ​​la fuerza de voluntad que necesitamos. Disfrutamos persiguiendo nuestros sueños. La investigación muestra que también valoramos más las cosas si hemos trabajado para ellos. Aprenda a utilizarlo como una herramienta en lugar de tener que lo lleve. Aprende a calmar su dominio sobre ti cuando no te está sirviendo. La investigación muestra que las prácticas como la meditación pueden ayudar a fortalecer su control emocional y darle una perspectiva más amplia.

Los investigadores de la felicidad coinciden en que la clave de la felicidad a largo plazo -no la de corta vida que te da una breve ventaja, como un premio o un logro- radica en las relaciones personales y la conexión social. Después de la comida y el refugio, lo que más necesitamos para una vida plena es el uno para el otro, y nuestros mayores sentimientos de satisfacción provienen de la participación en la acción altruista y la compasión.

Adaptado de THE HAPPINESS TRACK por Emma Seppälä, Ph.D. Copyright © 2016 por Emma Seppälä, Ph.D. Usado con el permiso de HarperOne, una impronta de HarperCollins Publishers.

HarperOne
Fuente: HarperOne

Para obtener más información sobre la Ciencia de la felicidad, consulte el libro The Happiness Track: Cómo aplicar la ciencia de la felicidad para acelerar su éxito.

Related of "Los Oscar, las elecciones: cómo nos enganchamos"