Los peligros del analfabetismo científico

Los peligros del analfabetismo científico no se pueden afirmar con la suficiente fuerza. Sin embargo, lamentablemente, vivimos un mundo de enfrentamientos dramáticos y potencialmente incendiarios entre hechos científicos y opiniones ignorantes.

Parte de este conflicto proviene de no entender la diferencia entre la palabra "teoría" cuando se usa en el lenguaje cotidiano y cuando se usa de manera científica. La confusión surge porque cuando se usa en un contexto no científico, la palabra "teoría" implica que algo no está probado y se basa en una base de conjeturas, intuición, especulación, corazonadas o fe pura. Pero cuando se utiliza en un contexto científico, una teoría es un marco explicativo basado en la observación, la experimentación y la reproducción de los resultados que ayuda a comprender y predecir los fenómenos.

Entonces, por ejemplo, tenemos una teoría de la gravedad y una teoría de la evolución. Estas no son suposiciones, corazonadas, especulaciones u opiniones no probadas. Si no me cree, simplemente salga del techo.

De manera similar, ¿recuerdas el brote de polio o la epidemia de viruela? Bueno, yo tampoco. ¡DEBIDO A VACUNACIONES! (Algunos de ustedes podrían tener la edad suficiente para recordar la devastación de la poliomielitis y los esfuerzos científicos revolucionarios y salvadores del Dr. Jonas Salk que llevaron a la vacuna contra la polio). De manera similar, postularía que casi todos los que leen este artículo le deben la vida a la ciencia y los avances médicos que produjo (por ejemplo, técnica estéril y antibióticos).

El conflicto épico entre la ciencia empírica y el razonamiento emocional (o fe pura) se ha estado librando por siglos. Un ejemplo famoso es el de Galileo Galilei. A principios de 1600, sus observaciones telescópicas del sistema solar le permitieron confirmar empíricamente la visión anterior de Nicolaus Copérnico de que los planetas orbitaban alrededor del sol en lugar de colocar la tierra, inmóvil, en el centro del cosmos. Como era de esperar, esto no impresionó al Papa ni a otros miembros de la Iglesia Católica Romana que condenaron a Galileo por herejía porque no solo cuestionó el dogma de la iglesia, sino que publicó pruebas irrefutables de sus conclusiones.

Afortunadamente, en lugar de ser quemado en la hoguera (una práctica común cuando las personas fueron acusadas de herejía, o, para el caso, no eran más que pobres almas que sufren de enfermedades mentales), Galileo fue condenado a arresto domiciliario por el resto de su vida y forzado para retractarse de su afirmación "blasfema" sobre los cielos. Este resultado relativamente positivo se debió en parte a la sabiduría del Cardenal Baronius, un predecesor de Galileo, quien dijo: "La Biblia nos dice cómo ir al Cielo, no cómo van los cielos".

Lo más alarmante es que vivimos en la era del analfabetismo científico rampante que no se limita a las personas desfavorecidas y sin educación. Por el contrario, parece ser la visión del mundo que prevalece sobre nuestros funcionarios electos, muy acaudalados y altamente educados, y llega hasta la Casa Blanca.

Irónicamente, los líderes de nuestro país están cuestionando y desacreditando la misma ilustración científica que condujo a los avances que marcaron el comienzo de las revoluciones industrial, médica y tecnológica. Sin embargo, es ese proceso muy científico el que les ha permitido vivir vidas largas, saludables y prósperas y, en muchos casos, adquirir una enorme riqueza y poder.

En la época de Galileo, negar y suprimir las realidades científicas significaba solo que el dogma de la iglesia podía ser preservado. Hoy, lo que está en juego es mucho, mucho más alto.

Cuando nuestros líderes no pueden entender la diferencia entre una "teoría" casual y una científica; cuando basan sus decisiones políticas en sentimientos en lugar de hechos (hechos reales, no "hechos alternativos" porque se llega a un hecho real precisamente porque las alternativas han sido refutadas); cuando operan en base a opiniones e ideas preconcebidas en lugar de pruebas verificables; y cuando promulgan leyes basadas en la fe pura en lugar de la racionalidad y la razón; nada bueno resultará.

De hecho, el resultado probable de este tipo de liderazgo regresivo e ignorante y gobernanza anticientífica será, en el mejor de los casos, el deterioro de nuestro otrora gran país en la ruina educativa, socioeconómica y ambiental. Lo que es peor, la salud de los ciudadanos de nuestra nación disminuirá junto con el acceso a innovaciones médicas potencialmente salvadoras de vidas y revolucionarias, y virus virulentos, una vez contenidos, resurgirán virus y bacterias causando epidemias devastadoras.

Para evitar este futuro distópico, necesitamos líderes que naveguen más con la brújula de la razón científica y la racionalidad que con el mapa de la ignorancia y las opiniones.

En mi opinión, sería útil que los altos funcionarios electos se vieran obligados a pasar una prueba de inteligencia básica, un examen de salud mental y demostrar al menos la comprensión de la ciencia por parte de un alumno de 12 ° grado. Tal vez ese sería un buen paso en el camino hacia un liderazgo inteligente y responsable. ¿Quién sabe? Incluso podría "hacer que Estados Unidos vuelva a ser grande".

Recuerde: piense bien, actúe bien, siéntase bien, ¡esté bien!

Copyright 2017 Clifford N. Lazarus, Ph.D.

Estimado lector: Los anuncios que figuran en esta publicación no reflejan necesariamente mis opiniones ni son respaldados por mí.

Esta publicación es solo para fines informativos. No pretende ser un sustituto de la asistencia profesional o el tratamiento de salud mental personal por un médico calificado.

Related of "Los peligros del analfabetismo científico"