Los probióticos pueden ayudar a aliviar los síntomas del autismo

David Robert Bliwas/Flickr
Fuente: David Robert Bliwas / Flickr

Los probióticos se pueden encontrar en muchos alimentos, como el yogur, las sopas e incluso la pizza, y a menudo se los considera una panacea, desde mejorar la salud digestiva y la función inmune hasta reducir los niveles de colesterol.

Los probióticos son organismos vivos que, cuando se toman en cantidades adecuadas, tienen la capacidad de colonizar rápidamente la vía gastrointestinal y aumentar la cantidad de microbios beneficiosos, creando un equilibrio en la microbiota intestinal que se considera beneficioso para la salud.

El trastorno del espectro autista (TEA) es una afección neurobiológica que afecta el funcionamiento social y comunicativo de los niños y, a menudo, se presenta en los primeros tres años de vida. Muchos niños con autismo experimentan problemas gastrointestinales graves, y la incomodidad asociada a menudo empeora el comportamiento.

Actualmente, no hay cura para el autismo, ni se han desarrollado medicamentos para tratar los síntomas. Y ninguna prueba de detección puede determinar si un niño está en riesgo de autismo. El trastorno a veces se puede detectar en personas de 18 meses, pero la mayoría no se diagnostica hasta mucho más.

Recientemente, la investigadora del Instituto de Tecnología de California, Elaine Hsiao, descubrió que el tratamiento de los ratones con síntomas autísticos con probióticos puede restaurar la función de barrera intestinal y las anomalías conductuales.

En el estudio de Hsiao, los investigadores inyectaron ratones preñados con un virus que aumentaba la ansiedad, disminuía las vocalizaciones ultrasónicas, aumentaba la permeabilidad de la barrera intestinal y cambiaba la micro flora intestinal en la descendencia. Cuando a las crías se les administró una cepa humana de Bacteroides fragilis como probiótico, se restableció el equilibrio bacteriano y se aliviaron los síntomas conductuales similares al autismo.

Se encontró que un metabolito sérico llamado 4-etilfenilsulfato, producido por algunas bacterias intestinales de ratones, era elevado en la descendencia del modelo de autismo. Después de la inyección probiótica, este metabolito disminuyó a niveles normales. Además, la inyección de 4-etilfenilsulfato en ratones normales produjo síntomas de ansiedad, lo que sugiere que este metabolito, en combinación con otros, afecta los circuitos neuronales relacionados con el autismo.

La neuróloga Natasha Campbell-McBride, anteriormente en la Universidad Médica de Bashkir en Rusia, informó que casi todas las madres de niños autistas tienen una flora intestinal irregular. Esto es notable ya que en el momento del nacimiento, los recién nacidos heredan la flora intestinal de las madres. Un análisis de las microfloras del intestino de niños sanos y autistas reveló que la microflora intestinal en niños autistas es de menor cantidad y diversidad.

Los estudios han demostrado que los bebés nacidos por cesárea desarrollan micro flora diferente y menos diversa que los bebés nacidos de manera natural. Parece que el paso por el canal de parto tiene un efecto positivo en las bacterias intestinales del bebé y puede jugar un papel preventivo en el autismo.

El porcentaje de mujeres que tienen cesáreas en los EE. UU. Ha aumentado del 5-10% en 1965 al 32.8% en la actualidad. De acuerdo con los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), las tasas de autismo también van en aumento. Hace quince años, a 1 de cada 10.000 niños se les diagnosticó autismo. Diez años atrás, 1 en 1,000. Las estadísticas actuales de los CDC informan la cifra como 1 en 50.

Tomados por vía oral, los probióticos se han considerado seguros y son bien tolerados para su uso durante el embarazo. Los efectos secundarios adversos más comunes que se informan son hinchazón y flatulencia, que generalmente desaparecen con el uso continuado. Aún no está claro qué cepa de probiótico puede ser más beneficiosa.

Hasta la fecha, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) no ha aprobado ninguna declaración de propiedades probióticas específicas y la cantidad de probióticos necesarios para ser beneficiosa aún no está clara.

Las celebridades como Jenny McCarthy creen que los síntomas del autismo se pueden aliviar con los cambios en la dieta. McCarthy afirma que una estricta dieta libre de lácteos y trigo curó a su hijo. Pero los informes anecdóticos tienen un valor limitado, a menudo reflejan las opiniones idiosincrásicas de individuos influyentes.

Se necesitan ensayos clínicos a gran escala que estudien los efectos de la dieta en personas con autismo. Mientras tanto, la evidencia anecdótica es convincente y puede conducir a hallazgos definitivos.

Cambiar la microflora en el intestino puede hacer que un tratamiento potencialmente útil para el autismo esté disponible. El método incluso puede hacer posible la evaluación de una predisposición genética al autismo.

La investigación todavía está en sus primeras fases. Los probióticos pueden mejorar la salud digestiva, pero el jurado todavía está deliberando sobre si pueden reducir definitivamente los síntomas del autismo.

– Jenna Ulrich, escritora colaboradora, The Trauma and Mental Health Report

– Editor en jefe: Robert T. Muller, The Trauma and Mental Health Report

Copyright Robert T Muller

Related of "Los probióticos pueden ayudar a aliviar los síntomas del autismo"