Los problemas del sueño pueden contribuir a la disminución cognitiva

Un grupo de estudios, todos realizados de forma independiente, han llegado a una conclusión similar: los problemas del sueño -incluyendo varias dificultades comunes del sueño que enfrentan millones de personas de forma regular- pueden, con el tiempo, provocar deterioro cognitivo e incluso demencia.

Cuatro estudios presentados en la Conferencia Internacional de la Asociación de Alzheimer investigaron la posible relación entre los trastornos del sueño y la función cognitiva entre los adultos mayores. Cada estudio analizó la pregunta desde un ángulo diferente y utilizó diferentes métodos para obtener resultados. El resultado colectivo? Un hito en la información de que algunos de nuestros problemas de sueño más comunes -como la falta de sueño, el sueño excesivo, el cansancio diurno y la respiración desordenada durante el sueño- pueden desempeñar un papel significativo en el deterioro cognitivo a medida que envejecemos.

Dormir muy poco (o demasiado) relacionado con el deterioro cognitivo

Los investigadores del Hospital Brigham & Women's de Boston utilizaron datos del Estudio de Salud de Enfermeras para examinar los factores de riesgo de problemas cognitivos en adultos mayores. El Nurses 'Health Study es un estudio histórico, de larga duración y en curso sobre la salud de la mujer, que utiliza información recabada de miles de enfermeras participantes.

Para investigar la relación entre el sueño y el deterioro cognitivo, los investigadores examinaron los datos de 15 263 mujeres, todos los cuales tenían 70 años o más en el momento de la primera evaluación cognitiva. Las mujeres recibieron pruebas cognitivas de seguimiento cada dos años durante los siguientes seis años. A los participantes también se les pidió que informaran sus hábitos y patrones diarios de sueño. Los investigadores encontraron que dormir demasiado poco y dormir demasiado se asociaron con el deterioro cognitivo a lo largo del tiempo:

* Las mujeres que dormían cinco horas al día o menos tenían puntajes cognitivos promedio más bajos que las mujeres que dormían siete horas por día.

* Las mujeres que durmieron más de nueve horas tuvieron puntajes promedio más bajos que las mujeres que dormían siete horas por día.

* Las mujeres cuya duración de sueño cambió en más de dos horas, arriba o abajo, tuvieron puntajes de evaluación cognitiva más bajos que las mujeres cuyos patrones diarios de sueño no cambiaron significativamente.

* En un pequeño subgrupo de mujeres, los investigadores analizaron muestras de sangre para detectar cambios en los niveles de proteína que se consideran marcadores de cambios en el cerebro que están asociados con la enfermedad de Alzheimer. Las mujeres que dormían más o menos de siete horas tenían más probabilidades de mostrar evidencia de estos cambios indicativos de Alzheimer a los niveles de proteína.

La respiración con trastornos del sueño puede aumentar el riesgo de demencia

Un estudio dirigido por científicos de la Universidad de California en San Francisco, también examinó la relación entre la función cognitiva y los trastornos del sueño entre las mujeres mayores. En este estudio, los investigadores no usaron información autoinformada sobre el sueño. En cambio, midieron la calidad y cantidad del sueño entre 1309 mujeres de 75 años o más, durante un período de varios días. Los investigadores utilizaron polisomnografía y sensores de muñeca para recopilar datos detallados sobre los cambios físicos que ocurrieron durante el sueño, incluida la actividad cerebral y la respiración, así como información sobre el descanso y los niveles de actividad. Cinco años más tarde, las mujeres recibieron exámenes para medir su funcionamiento cognitivo. Los resultados de este estudio mostraron una conexión entre el sueño interrumpido, especialmente la respiración desordenada del sueño, y la función cognitiva disminuida:

* Las mujeres con trastornos respiratorios del sueño tenían más del doble de probabilidades de mostrar evidencia de demencia que las mujeres sin trastornos respiratorios durante el sueño.

* Las mujeres que mostraron signos de ciclos de sueño interrumpidos también tenían más probabilidades de demostrar problemas cognitivos y demencia.

* El tiempo total de sueño no se asoció con el deterioro cognitivo entre estas mujeres. Sin embargo, las mujeres que experimentaron períodos mayores de vigilia durante la noche obtuvieron calificaciones más bajas en sus pruebas de función cognitiva.

Una versión preliminar de estos resultados fue publicada el año pasado en el Journal of the American Medical Association.

La somnolencia diurna puede ser un riesgo de deterioro cognitivo

Un grupo internacional de investigadores, del INSERM y la Universidad de Stanford, utilizaron datos del Estudio de tres ciudades para examinar el efecto del sueño sobre la función cognitiva en hombres y mujeres mayores de 65 años. El estudio usó información del sueño autoinformada por parte de 4,894 adultos, incluyendo detalles sobre cómo conciliar el sueño y quedarse dormido, la mala calidad del sueño, el despertarse temprano y la somnolencia diurna. Los participantes recibieron evaluaciones cognitivas cada dos años durante un período de 10 años.

En contraste con algunos de los otros hallazgos sobre el sueño y la cognición presentados en AAIC, los investigadores en este estudio no encontraron que la duración del sueño, o la dificultad para dormirse y permanecer dormido, se asociaron con el deterioro cognitivo. Encontraron, sin embargo, que la somnolencia diurna excesiva se asoció con la disminución de la función cognitiva entre estos adultos mayores.

¿Las alteraciones de los ritmos circadianos conducen a la demencia?

Un cuarto estudio examinó una hipótesis relacionada con la enfermedad de Alzheimer: que los niveles anormales de una proteína particular conocida como beta amiloide contribuyen a la demencia. Los cambios en la producción y el aclaramiento del cuerpo de esta proteína se consideran marcadores biológicos de la enfermedad de Alzheimer. Los niveles de proteína beta-amiloide cambian naturalmente en el cuerpo con el tiempo, y también fluctúan en un período de 24 horas, y actualmente no sabemos mucho sobre por qué o cómo funcionan estos ciclos naturales. Esta comprensión limitada hace que medir y rastrear con precisión las anomalías sea más difícil.

Científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington observaron cambios en la proteína beta amiloidea en relación con los ritmos circadianos y descubrieron que las fluctuaciones diarias de la proteína se ajustan a patrones circadianos, lo que sugiere alteraciones de los ritmos circadianos, que ocurren con la edad y también con sueño desordenado: puede afectar la producción y la regulación de esta proteína relacionada con la demencia.

Esto es mucho para digerir. En el caso de cada estudio, hay más trabajo por hacer para establecer un vínculo causal entre el sueño interrumpido y el deterioro cognitivo. Todavía estamos muy lejos de comprender realmente cómo el sueño afecta la función cognitiva a lo largo de la vida y cómo la falta de sueño puede contribuir a la aparición de la demencia u otras afecciones relacionadas con el deterioro cognitivo y el deterioro. Pero tal unanimidad entre los resultados de no menos de cuatro estudios separados sin duda se siente como el sonido de una alarma.

Dulces sueños,

Michael J. Breus, PhD

El Sleep Doctor ™

www.thesleepdoctor.com

Related of "Los problemas del sueño pueden contribuir a la disminución cognitiva"