Los pros y los contras de los deportes juveniles no son solo físicos

shutterstock
Fuente: shutterstock

En un contexto de aumento de la obesidad infantil, los beneficios físicos de la participación deportiva son claros. Los niños de hoy necesitan moverse más, y formar parte de un equipo o involucrarse en un deporte es una excelente manera de mantenerse saludables. Pero también ha habido más discusión sobre los riesgos físicos que enfrentan los niños en los deportes, y con buenas razones. Como nación, estamos llegando a un acuerdo con la epidemia de lesiones de rodilla (fútbol y atletismo), hombro (tenis y béisbol) y de cabeza (fútbol) relacionadas con deportes específicos. Lo que se habla con menos frecuencia son los riesgos y beneficios psicológicos relacionados con los deportes juveniles.

Mientras enseñaba "Sociología del Deporte" en Northwestern University (una escuela Big 10, Division 1), investigué y escuché a cientos de estudiantes. Aquí hay seis riesgos y seis beneficios que los padres de atletas de todas las edades deberían considerar, ya que ayudan a sus hijos a navegar por el mundo del deporte.

6 Riesgos psicológicos de los deportes juveniles

  1. La autoestima está ligada al rendimiento deportivo. Quien es su hijo como persona no debería estar estrechamente vinculado a la capacidad de pegar jonrones o anotar touchdowns. Si lo es, es una configuración garantizada para los sentimientos de fracaso y baja autoestima. La mayoría de los atletas jóvenes se sienten bien cuando ganan, pero es la forma en que manejan la pérdida lo que define su carácter a largo plazo. Recuérdele a su hijo deportivo que ella siempre es una ganadora en su libro, incluso si pierde.
  2. Entrenadores que desmoralizan y intimidan. Hay más entrenadores maravillosos que aquellos que hacen daño, pero sería ingenuo esperar que todos los entrenadores tengan en mente los intereses psicológicos de su hijo. Con demasiada frecuencia, una mentalidad de ganar a toda costa devasta a los atletas jóvenes. Esté atento a las conductas que humillan a su hijo. ¿El entrenador despotrica y despotrica en los juegos? Llamar y avergonzar a los jugadores? Los mejores entrenadores inspiran a través del refuerzo positivo y el modelado de roles, no el acoso y la intimidación.
  3. Delirios que el deporte proporcionará becas universitarias. Demasiados padres creen que su hijo está destinado a recibir una beca universitaria de la División 1. Esto es similar a jugar la lotería: no confíe en eso. Poner todos sus huevos en la canasta deportiva es equivocado y peligroso para el bienestar emocional de su hijo. Además de la improbabilidad estadística, hay una gran posibilidad de que un atleta se enfrente a una lesión que termine en un deporte o simplemente se queme. Asegúrese de que su atleta tenga otros intereses y no crea que los deportes sean la única ruta hacia el éxito.
  4. Relaciones tensas con los padres con exceso de inversión. ¿Alguna vez has dicho "ganamos" después del partido o partido de tu hijo? No lo hagas Demasiados padres se ven sobre invertidos en las actividades atléticas de sus hijos, lo que puede llevar a conductas inconscientes que dañarán a los atletas jóvenes. He visto a padres gritar y regañar a sus hijos por perder un gol o no ganar una carrera. El amor y el afecto nunca deberían estar ligados al rendimiento deportivo. De hecho, los niños te necesitan más cuando no funcionan bien.
  5. Presión de rendimiento poco saludable. Los psicólogos deportivos tienen una gran demanda porque los padres, los entrenadores, los equipos y las escuelas ejercen una presión indebida sobre los atletas jóvenes para que rindan bien cada vez que pisan el campo, la cancha o la pista. Recuerde, son niños, no atletas profesionales. Como madre de cinco tenistas competitivas, entiendo la inclinación a exigir más, pero los niños son niños. Algunos días extrañarán cada servicio solo porque, y otros días parecerán destinados a la grandeza. Trabaja con ellos para mantener la perspectiva y entender que solo es un juego.
  6. Sentimientos de superioridad inapropiados. La obsesión de nuestra sociedad con los deportes pone de relieve a los atletas y al atletismo, lo que puede imbuir a los atletas jóvenes de un sentido inflado de sí mismos. Las escuelas y las ciudades pueden incluso otorgar privilegios y libertad de acción a los jóvenes atletas que otros estudiantes no reciben. Hay demasiados casos de atletas exitosos que pensaban que estaban por encima de la ley o las normas de una escuela. Los padres deben estar atentos a las señales de que sus jóvenes atletas carecen de humildad y empatía. Depende de nosotros asegurarnos de que los deportes no provoquen lo peor en nuestros niños.

6 Beneficios psicológicos de los deportes juveniles

  1. La capacidad de tomar críticas y trabajar en colaboración. Para ayudar a los atletas jóvenes a mejorar, los entrenadores deben señalar los errores y la técnica defectuosa. Aprender a manejar esta retroalimentación establece una base para el desarrollo de habilidades y la colaboración de adultos. Además, con su equipo y sus entrenadores, los atletas aprenden el toma y daca de trabajar juntos y manejar el conflicto. La investigación sugiere que las niñas atléticas se convierten en mujeres que están mejor equipadas que sus contrapartes no atléticas para manejar la crítica y el estrés. El coaching efectivo y la competencia pueden ayudar a desarrollar recursos internos que servirán a los niños hasta la edad adulta.
  2. Autoestima y eficacia. La construcción de habilidades en el deporte aumenta la autoestima, que se traslada a otras áreas de la vida. Pasar de no poder hacer una canasta a faltar raramente una falta puede impulsar el ego de una persona joven. Obtener eficacia en un ámbito, especialmente cuando es ayudado por un entrenador o un padre, demuestra que escuchar y practicar rinden resultados positivos. Esta autoconciencia ayuda a los atletas jóvenes a hacer una conexión invaluable entre sus metas y esfuerzo.
  3. Adquisición de una ética de trabajo. Los deportes requieren esfuerzo y compromiso, ambos rasgos que nos sirven bien en la edad adulta. He visto cómo mis hijos aplican la aptitud para el trabajo duro y el esfuerzo que adquirieron en el atletismo a casi todo lo que hacen en sus vidas, desde pasatiempos hasta tareas académicas. Sobresalir en el deporte es todo sobre el trabajo que gastamos, que establece una base excelente para el éxito a largo plazo.
  4. Imagen corporal positiva. Nuestra adicción contemporánea a las redes sociales y la adulación de personas aparentemente "perfectas" pueden causar estragos en la imagen corporal de los niños. Aunque no siempre es un antídoto perfecto, los deportes pueden hacer que los atletas jóvenes se sientan orgullosos de sus cuerpos y de lo que esos cuerpos pueden hacer. Serena Williams compartió que estaba avergonzada de su cuerpo atlético hasta que ganó un Grand Slam y entendió que su éxito estaba ligado a su cuerpo muy fuerte. Se ha demostrado que las atletas en particular se benefician de los sentimientos positivos sobre sus cuerpos, independientemente de si se ajustan a los rígidos estándares de belleza femenina de la sociedad.
  5. Resistencia. Demasiados preadolescentes y adolescentes no pueden manejar los rigores de la escuela. Se ven fácilmente abrumados y se desmoronan cuando lo hacen mal en una clase. De hecho, los padres a menudo protegen a sus hijos de la derrota ferozmente abogando por ellos, haciendo sus deberes e incluso pidiéndoles a los maestros que cambien las malas calificaciones. La sobreprotección socava el desarrollo de la resiliencia. Los deportes juveniles proporcionan un buen equilibrio, ya que los padres no pueden proteger a los atletas de la derrota y las dificultades. Es bueno que sus hijos aprendan a perder y ganar.
  6. Autorregulación, organización y administración del tiempo. La combinación de deportes y la escuela requiere una capacidad de autorregularse. Practicar a tiempo con el equipo adecuado ayuda a los estudiantes atletas a aprender a organizarse y decir no a otras actividades, como videojuegos, redes sociales y socialización excesiva. Aprender cuándo decir no es una gran habilidad para llevar a la adultez. Muchos atletas de Northwestern compartieron conmigo que obtuvieron mejores calificaciones durante su temporada regular porque se vieron obligados a adoptar un enfoque más organizado para sus tareas escolares.

Como padres, todos debemos ser conscientes de los riesgos psicológicos que conlleva la participación deportiva al tiempo que reforzamos los aspectos positivos. Se supone que los deportes son divertidos. Cuando deja de ser divertido y tiene el potencial de lastimar a su hijo, es hora de cambiar de marcha y reevaluar. Sin embargo, si su joven atleta se está divirtiendo, las recompensas pueden durar toda la vida.

Related of "Los pros y los contras de los deportes juveniles no son solo físicos"