Manteniendo una Actitud Positiva

CCO Creative Commons
Fuente: CCO Creative Commons

Me llevó más de una semana traducir mis palabras en papel, ya que he estado contemplando los asesinatos en masa que han ocurrido recientemente en nuestro país. Los psicólogos y los políticos están tratando de entender los motivos, si es que existen, detrás del perpetrador en Las Vegas, así como otros que infligen violencia sin sentido a personas inocentes.

En mi propia comunidad, ha habido un serio cambio de energía la semana pasada. Mi sensación es que el evento de Las Vegas nos tocó a muchos en un nivel más profundo de lo que nos imaginamos. Las personas sienten la necesidad de unirse para fomentar el sentido de comunidad, o se están retrasando en estados reflexivos. Ya sea que reflexionemos sobre la naturaleza del miedo o nos preguntemos a quién podemos y no podemos confiar, han surgido muchos problemas.

Personalmente, noté un cambio en mí mismo. Primero, sentí enojo, que se transformó en una necesidad de activismo, y ahora me siento más contemplativa, preguntándome qué significa todo lo que sucedió para mí y para el resto de nosotros. Un sobreviviente del Holocausto, mi padre me enseñó muchas lecciones sabias, dos de las más importantes son no vivir con miedo y mantener una actitud positiva. Él creía que el miedo y la negatividad son obstáculos para llevar una vida plena y feliz.

A raíz de la violencia al azar y sin sentido, se necesita un gran esfuerzo para mantener una actitud positiva, pero como todo lo demás, debemos ser conscientes de los acontecimientos que suceden, pero no permitir que eclipsen nuestras vidas.

En sus escritos sobre cómo disfrutar de la vida, Thich Nhat Hanh (2017) dice que la facilidad y la alegría son elementos de la iluminación. También enseña que a veces nuestra tendencia es perdernos y sentirnos abrumados por emociones fuertes como el miedo. Cuando esto ocurre, nos convertimos en víctimas y esclavos de nuestras emociones y es posible que nos resulte difícil seguir con nuestra vida cotidiana. Él sugiere que para evitar este estado de ira y miedo, debemos tratar de respirar y retener nuestra sensación de calma. Cuando tenemos menos miedo, podemos centrarnos más fácilmente en todas nuestras bendiciones, lo que puede conducir a una mayor positividad.

También dice que cada uno de nosotros tiene semillas positivas dentro de nosotros, y que a veces se encuentran en lo profundo de nuestra conciencia. "Los que riegamos son los que brotan, surgen en nuestra conciencia y se manifiestan externamente" (p.15). Si tendemos a dejar que la negatividad y nuestros dolores pasados ​​se hagan cargo, entonces estaremos revolcándonos en nuestras penas, lo cual no es saludable. Si encontramos que esto sucede, sugiere invitar a una semilla de positividad en nuestras vidas, que generalmente incluye una dosis de compasión. Practicando la compasión conduce al pensamiento positivo. En esencia, esto no significa que ignoremos o no estemos conscientes de nuestro sufrimiento, pero sí significa que dejamos que las emociones positivas tengan prioridad sobre las negativas.

El libro de Martin Seligman Learned Optimism: How to Change Your Mind (2011) es una lectura interesante. A través de su investigación, muestra que a diferencia de la creencia de los conductistas que dicen que somos creados por nuestro entorno, la forma en que pensamos es realmente lo que importa. De hecho, al pensar de manera optimista, podemos cambiar las cosas para mejor. Por el contrario, al pensar de manera pesimista, podemos cambiar las cosas para peor.

Seligman comparte una prueba en su libro que puede ayudarlo a descubrir su propio estilo de pensamiento. Hay tres aspectos particulares para medir:

  • Permanencia: si las cosas son buenas (o malas), ¿espera que permanezcan así durante mucho tiempo?
  • Pervasividad: si una cosa es buena (o mala), ¿esperas que todo lo demás sea así?
  • Personalización: si las cosas son buenas (o malas), ¿quién obtiene el crédito (o la culpa), tú o alguien más?

Cuando se trata de pesimismo, he llegado a la conclusión de que las personas creativas, en particular los escritores, suelen ser muy duros consigo mismos y con sus procesos creativos. A menudo pecan del lado del pesimismo, pensando que su trabajo no es lo suficientemente bueno y serán rechazados por agentes, editores y editores. El lado positivo es que aquellos que están en un estado de ánimo negativo tienden a estar más alertas a su entorno, en comparación con aquellos que están en estados mentales positivos.

En resumen, podría ser una buena idea simplemente encontrar un buen equilibrio entre los estados mentales optimistas y pesimistas y siempre tratar de estar en el momento. Aquí hay un poema y un buen recordatorio de Thich Nhat Hanh:

Me estoy volviendo calmado

Estoy dejando ir.

Al dejar ir, la victoria es mía.

Yo sonrío.

Soy libre.

-de You Are Here (2010, p.76)

Related of "Manteniendo una Actitud Positiva"