Meditación y sincronicidad: ¿solo una coincidencia?

La sincronicidad está relacionada con la probabilidad. Ocurre cuando sucede algo fuera de lo común, generalmente entre dos personas. Las posibilidades de que tal evento ocurra son minúsculas, pero aún sucede. Lo ves y lo experimentas; es muy real Al mismo tiempo, no necesariamente puede ser validado por otras personas. Por ejemplo, estás hablando por teléfono con un amigo y dices algo y responden: "¡Estaba pensando en eso!" Las posibilidades de que eso realmente suceda son realmente pequeñas, pero sucede.

Otro ejemplo es que contactas a un amigo con el que no has hablado por un tiempo. Te encuentras con su número y decides ver cómo está. Cuando la llamas, ella comparte que su abuela había muerto recientemente y que realmente necesitaba hablar con alguien. Y sucedió que fuiste tú quien la llamó bien cuando lo necesitaba.

Debido a la excepcional ocurrencia de la sincronicidad y debido a que tiene lugar entre dos personas, es difícil para la ciencia estudiar este fenómeno. Al mismo tiempo, no está fuera del ámbito de tu experiencia. Aunque estas llamadas coincidencias no son demostrables científicamente, su propia experiencia puede validarlas y compartirlas con otros es una forma poderosa de demostrar un punto.

Me gustaría compartir una historia para ilustrar un ejemplo de sincronicidad. Soy un psicólogo clínico con licencia. Hace años, estaba trabajando con una mujer que estaba muy, muy ocupada. La alentaría a tomarse un tiempo y a disminuir la velocidad. Recuerdo haberle dicho que si no aprendía a reducir la velocidad, su comportamiento podría tener graves consecuencias.

No dije esto para asustarla. Por el contrario, estaba tratando de hacerle entender que ella necesitaba tomarse un tiempo porque eso beneficiaría su mente y cuerpo.

Poco después de que la alenté a disminuir la velocidad, ella conducía por la carretera. Como siempre, estaba acelerando para llegar a su destino. Directamente frente a ella, un camión giró fuera de control y comenzó a dar vueltas. Llegó a unos centímetros de matarla. A medida que el camión pasaba y apenas la echaba de menos, pudo ver, con grandes letras negras en negrita, las palabras "reducir la velocidad". Para ella, ese era un mensaje innegable. Si ella no bajaba la velocidad, habría consecuencias. Durante nuestra próxima cita, ella me preguntó en broma si había puesto ese letrero allí para recordarle que necesitaba reducir la velocidad. Por supuesto, no tuve nada que ver con ese signo. Sin embargo, demuestra un momento de sincronicidad.

Tal vez tú también has tenido una experiencia como esta en la que el universo o Dios, conspiraron para enviarte un mensaje, y fue tan alto y claro que llamó tu atención.

Entonces, ¿qué tiene que ver la sincronicidad con la meditación? Creo que los eventos sincrónicos ocurren más a menudo cuando meditamos. ¿Por qué? Aquí está mi teoría: el objetivo central de la meditación es ayudarte a reducir la velocidad, calmar tu mente y quedarte quieto. A medida que desarrollas tu práctica, a medida que aprendes a reducir la velocidad y mientras callas tu mente, es posible que los eventos sincrónicos comiencen a aumentar. Debido a que la meditación es un agente de cambio tan poderoso y mejora tu vida, a veces me pregunto si el universo o Dios nos está devolviendo para decirnos que estamos en el camino correcto y nos recuerdan que debemos seguir meditando.

Solo hay una persona que puede ayudar a calificar o validar o descalificar este reclamo que estoy haciendo; Esa persona eres tu Le recomiendo que guarde un cuaderno y registre instancias de cosas que suceden que son "casuales" o fuera de lo común. Mientras se compromete con la meditación, vea si eventos como estos ocurren con más frecuencia.

Me gusta la idea de escribirlos porque cuando empiezan a sucederle, puede olvidarse rápidamente de ellos. Podemos observarlos pero no nos apegamos a ellos, lo cual es algo bueno. En este caso, sin embargo, te animo a llevar un diario de estos eventos para demostrarte que aumentan a medida que meditas.

Puede encontrar que la sincronicidad es otro beneficio de la meditación. Al igual que la gente notará cuánto más relajado y feliz que está ahora que está meditando, la sincronicidad es un subproducto de la meditación.

Hay eventos que ocurren en nuestras vidas que tienen una pequeña probabilidad de suceder, y sin embargo suceden. Te animo a que suspendas el juicio por un momento y solo pruébalo. Medita regularmente, una vez en la mañana y otra en la tarde y mira si la vida no fluye mejor. Observe si los eventos síncronos ocurren más a menudo en su vida.

Related of "Meditación y sincronicidad: ¿solo una coincidencia?"