Mi nuevo juego para llegar a conocernos

Me gusta un nuevo juego de salón que inventé. Nadie gana o pierde pero todos se conectan.

Por años ahora he creído que los dilemas son mucho más fundamentales que los principios. He catalogado los dilemas fundamentales con los que lidiamos. No hay tantos. Sin embargo, van un poco atrás, algunos de ellos a los orígenes de la vida.

Una grande fundamental está muy bien captada por la oración de la serenidad, el dilema que enfrentamos al decidir cuándo aceptar y cuándo presionar. Desde el comienzo de la vida, los organismos han estado acumulando la sabiduría para conocer la diferencia entre las situaciones que requieren acomodación (la serenidad para aceptar) y la afirmación (el coraje para tratar de cambiar las cosas).

Las adaptaciones son esa misma sabiduría, por ejemplo, los osos que se adaptan al clima frío que no pueden cambiar, y las garras en evolución para sacar al pez del agua y transformarlo en alimento.

Lucha contra vuelo; yang vs. yin; confianza vs. duda, fe vs. razón: para mí estas son encarnaciones diferentes del mismo dilema de oración de serenidad, un dilema porque no quieres equivocarte y hay dos maneras de hacerlo, pelear cuando debes aceptar y Aceptando cuando deberías pelear.

"¿Cuéntame una historia sobre una vez que luchaste y te alegrabas de haberlo hecho?"

"¿Cuéntame una historia sobre una vez que peleaste y te arrepientes?

En mi juego, nos turnamos para contar historias, verdaderas pero contadas con garbo, una oportunidad de crear ficción autobiográfica, historias cortas, tal vez de tres a cinco minutos cada una.

"¿Qué tal una vez que te acomodaste y te alegrabas de haberlo hecho?

"¿Una vez que te acomodaste y te arrepentiste?

Todos tenemos estas historias. Estamos entretejidos por sus hilos comunes, tribus sueltas unificadas por la forma en que pasamos nuestras vidas lidiando con diferentes encarnaciones de los mismos dilemas, para mejor o peor efecto.

Otros dilemas: una vez que …

¿Dejó algo y se arrepintió?
¿Has dejado algo y te alegrabas de haberlo hecho?
Habló su mente y se alegraron de haberlo hecho?
¿Ojalá no hubieras hablado?
Retraso en la satisfacción y lo lamentó?
Retraso en la satisfacción y contento de haberlo hecho?
¿Has dejado algo que desearías no haber tenido?
¿Has dejado algo que te alegra que hayas hecho?
¿Has perdido a alguien que desearías no haber tenido?
¿Saliste con alguien que te alegra que hayas hecho?

Es un juego para llegar a conocerlo, pero también es una forma de conocernos a través de los dilemas que todos enfrentamos.

También es una forma de inocularte contra los peligros del principio moral, reglas ridículas pero culturalmente creíbles como siempre acomodar o siempre afirmar, reglas que contaminan nuestro entorno moral, reglas que usamos para racionalizar la decisión que hemos tomado, esfuerzos hipócritas para sentirnos elevados. mentalmente seguro acerca de las apuestas que colocamos en dónde aceptar y afirmar.

Nadie puede o debería aceptar o afirmar siempre. Todos escogemos nuestras batallas, evaluando qué dar y tomar requiere una situación. La inoculación nos protege contra las formas populares de intimidación, por ejemplo, las personas que nos critican por no darles cabida ("No estás siendo amable"), como si existiera una norma moral que deberíamos.

Algunas personas con las que juego tienen problemas para pensar en instancias de generalidades tan amplias como "¿un momento en el que te uniste a algo?" Así que me limito a encarnaciones particulares de los dilemas. En lugar de "unirse a algo", intento "tomar un trabajo", "besar a alguien" o "salir con alguien".

Hay una idea flotando en torno a la fecha de las personas que nos permiten trabajar a través de los dilemas particulares que encontramos en nuestra infancia. Es cierto pero no muy significativo ya que en nuestra infancia encontramos prácticamente todos los dilemas.

¿Debería adaptarse a los estándares de sus padres o debería autoafirmarse? ¿Deberías trabajar con o en contra de tus hermanos? ¿Deberías decir lo que piensas o hablar solo cuando se te habla?

Las personas gastan muchas horas terapéuticas y la elaboración de dinero y vuelven a contar la historia de sus épicas épocas excepcionalmente trágicas personales y cómo las hicieron tan dobladas como son. Lo hice durante mucho tiempo: 10 años en psicoanálisis, cuatro días a la semana (!).

Me alegro de la práctica de la historia psicoterapéutica, pero me alegra superarlo. Lo superé al reconocer que mi infancia no fue tan excepcional. En él, visité todas las estaciones de la cruz, todas las encrucijadas de los dilemas de la vida. Como casi todos.

Para mí, los arquetipos psicológicos que encontramos en la terapia, ya sean freudianos, junguianos o de otro tipo, son manifestaciones de esos dilemas fundamentales. El viaje del héroe es simplemente alguien que enfrenta el dilema de aceptar o afirmar, decidir afirmar y demostrar que lo hizo a la larga.

Todos hemos estado allí en la encrucijada. A través de mi pequeño juego de salón, volvemos a visitar esas encrucijadas, las apuestas que hicimos y los resultados que obtuvimos, lo bueno, lo malo, lo feo y lo humildemente divertido. No entre en pánico, es orgánico: la condición humana e incluso la condición biológica, los dilemas que vienen con el territorio de la vida. Es bueno visitarlos juntos en nuestras salas.

Related of "Mi nuevo juego para llegar a conocernos"