Mi viaje de 20 años hacia un marco unificado

Solo serví como un revisor ciego para dos artículos que tuvieron algunos paralelismos notables. Cada artículo propuso un nuevo modelo de un concepto central en psicología (uno de la mente, el otro del yo) y luego ofreció recomendaciones sobre cómo tratar los fenómenos clínicos importantes basados ​​en el nuevo modelo (uno sobre el dolor crónico, el otro sobre PTSD). Los documentos en general estaban bien escritos, pero no pude recomendar ninguno para su publicación. ¿Por qué? Debido a que cada documento "cayó" en estos enormes conceptos sin ningún fondo real (o back-drop) sobre cómo los enmarcaban o definían en relación con los sistemas de conocimiento existentes. Es decir, ninguno de los periódicos intentó abordar los problemas conceptuales básicos o las disputas en el campo con respecto a estos conceptos. Ahora los autores sabían que su enfoque era novedoso y conceptual y lo habían enviado adecuadamente a las revistas que operaban como tales. Y pensé que los periódicos en verdad ofrecían algo de valor. Pero para ver ese valor, necesitaban integrarse contextualmente en un sistema de comprensión más amplio, y eso faltaba por completo.

Desde mi punto de vista, las presentaciones fueron diagnósticas de lo que me refiero como el problema de la psicología. Sospecho que hay muy pocos trabajos enviados a revistas de biología que describen un modelo de vida "en gran parte novedoso y conceptual", seguido de algunas recomendaciones de tratamiento médico, todo en 25 páginas sin investigación empírica. La razón de que esto todavía esté "bien" en psicología es que el campo carece de un tema claro y un sistema de lenguaje de definición, lo que impide el desarrollo de un cuerpo de conocimiento coherente y central. Esto es lo que quiero decir con el problema de la psicología. Aquí hay una cita del maravilloso erudito, Paul Meehl, sobre este tema:

Es simplemente un hecho triste que en la psicología suave las teorías suben y bajan, van y vienen, más como una función de aburrimiento desconcertado que cualquier otra cosa; y la empresa muestra una inquietante ausencia de ese carácter acumulativo que es tan impresionante en disciplinas como la astronomía, la biología molecular y la genética.

Es la ausencia del carácter acumulativo del conocimiento en psicología lo que me llevó a desarrollar mi marco "unificado" en los últimos 20 años. Puse unificadas en las citas de susto porque quiero ser claro sobre lo que he querido decir al usar este término a lo largo de los años. Específicamente, unificado significa un sistema de definición compartida y una comprensión conceptual que conduce al conocimiento que tiene un carácter acumulativo. Los sistemas de conocimiento de las ciencias biológicas, químicas y físicas, a pesar de todos los desacuerdos dentro de ellos, son cualitativamente más unificados que los sistemas de conocimiento psicológico. La pregunta es si los sistemas de conocimiento psicológico pueden alcanzar este tipo de conocimiento (o si la naturaleza del conocimiento psicológico es intrínsecamente más difusa y pluralista).

Mi viaje comenzó a principios de la década de 1990. Surgió en el contexto de tomar una clase sobre la integración de la psicoterapia, donde tomé conciencia de la fragmentación en el campo de la psicoterapia. Lo intenté pero al principio no pude desarrollar una perspectiva más integradora sobre la realización de la terapia. Lo llamé el enfoque RFSB porque se mezcló en los trabajos de Rogers, Freud, Skinner y Beck. El modelo fue que primero formó una relación buena, profunda y de confianza (ala Rogers), luego desarrolló una comprensión de la psicodinámica (Freud) y las contingencias que refuerzan el patrón actual (Skinner) y luego trabajó con el individuo para desarrollar interpretaciones adaptativas de la propia vida (Beck).

Gregg Henriques
Fuente: Gregg Henriques

La razón por la que no funcionó es porque era incoherente: uno simplemente no puede combinar estos enfoques juntos de cualquier manera. En cambio, cada uno de ellos está integrado en paradigmas conceptuales (es decir, humanismo, psicoanálisis, conductismo radical y cognitivismo) que tienen diferentes epistemologías, ontologías y visiones morales para la humanidad. Aunque creo que tiene sentido extraer de cada uno de ellos el tratamiento de los aspectos prácticos del trabajo clínico, no hay una coherencia profunda en la combinación de estos paradigmas diferentes. Algo diferente, y más fundamental, es necesario.

También me estaba dando cuenta en este punto de mi viaje que la investigación empírica tenía que estar integrada en un paradigma. Es decir, a la Kuhn, los datos y la información recopilada a partir de estudios empíricos específicos siempre se interpretan a través de un marco particular de comprensión. Por lo tanto, los debates entre los paradigmas no podrían resolverse solo mediante la investigación empírica. En cambio, el trabajo conceptual, trabajo del que ahora me doy cuenta que debería caer bajo la etiqueta de "metafísica", era necesario.

A mediados de la década de 1990, me di cuenta de que tratar de integrar o unificar la psicoterapia sería imposible a menos que uno pudiera al menos especificar qué se entiende por el campo de la psicología. Como tal, mi atención cambió de las preguntas sobre psicoterapia a las preguntas sobre la ciencia de la psicología. Era un buen momento para hacerlo porque estaba surgiendo un nuevo paradigma que tenía muchas potencialidades: la psicología evolutiva. La mente adaptada , la biblia de la psicología evolutiva, se había publicado en 1992 y la perspectiva comenzaba a llamar la atención ampliamente (el libro popular de Robert Wright, The Moral Animal , publicado en 1994, fue mi primera introducción). La psicología evolutiva, que combina la síntesis evolutiva moderna (especialmente la sociobiología) con la revolución de la ciencia cognitiva, fue un avance teórico significativo. Y, durante unos años, estaba convencido de que proporcionaba al campo el metaparadigma necesario para unificarlo. Sin embargo, después de mi excitación inicial, se hizo evidente para mí que la psicología evolutiva, según lo enmarcado por los fundadores, no tenía la respuesta completa. Se perdió algunas piezas clave del rompecabezas y se definió demasiado en contra del aprendizaje y las perspectivas psicológicas culturales.

En el otoño de 1996, la primera pieza importante del nuevo paradigma que desarrollaría cayó en su lugar. Profundamente inmerso en la teoría de la evolución, tuve una visión de la ingeniería inversa sobre la naturaleza del sistema de autoconciencia humana. Específicamente, me di cuenta de que la aparición del lenguaje dio como resultado un poderoso y único problema de adaptación para nuestros antepasados, un problema que llamé el problema de la justificación social. En resumen, dado que el lenguaje conecta más directamente las mentes humanas y otros pueden formular preguntas, las fuerzas evolutivas moldearon el diseño del sistema de interpretación humana para que funcione y brinde razones explícitas que legitimaron el lugar del individuo en el contexto social. Esta "teoría de la justificación", como está etiquetada en el siguiente diagrama, finalmente dio lugar a un nuevo modelo tripartito de la conciencia humana. También clarificó la relación entre la psicología humana y la sociología porque permitió el reconocimiento de que las culturas humanas estaban organizadas en sistemas de justificación a gran escala. La idea fue un avance sobre la formulación de la psicología evolutiva estándar porque proporcionó una narración clara de cómo las fuerzas evolutivas dieron lugar a la autoconciencia y la cultura humanas, y lo hizo de una manera que era congruente con muchas ideas socioconstructivas sociológicas y sociales.

Seis meses después, en la primavera de 1997, surgió un destello de intuición que fue posible gracias a cómo la teoría de la justificación delineaba claramente a los humanos de otros animales. A saber, me di cuenta de que, en la historia del universo en general, se habían producido tres cambios de fase masivos en la complejidad del comportamiento que surgieron debido a la evolución de los nuevos sistemas de procesamiento de la información. Específicamente, tras la aparición de Matter at the Big Bang, Life surgió como una función del procesamiento de la información genética ~ 4 mil millones de años atrás, luego Mind emergió como una función del procesamiento de la información neuronal aproximadamente 700 mya, y Cultura (humana) en función de idioma hace aproximadamente 100.000 años (hay mucho debate sobre este marco de tiempo exacto). Aquí está el diagrama que "surgió" en la primavera de 1997 que me permitió conceptualizar estos cambios de fase.

Gregg Henriques
Fuente: Gregg Henriques

Este marco, que yo llamaría el Sistema del Árbol del Conocimiento, cambió por completo la forma en que veía la psicología (y el mundo / universo en general). Me di cuenta de que la razón por la cual la psicología no había logrado el conocimiento acumulado era porque no había una comprensión conceptual genuina sobre a qué se refería la palabra. ¿Se refería a la conducta o la mente? Si se refería a la conducta, ¿se refería a una conducta abierta o también a un comportamiento fisiológico, como el comportamiento del cerebro? Si se refiere al comportamiento que uno puede observar, ¿qué pasa con eventos privados como un dolor de muelas? Si se refería a la mente, ¿qué significaba la mente? ¿Era la mente equivalente a la conciencia o la cognición más ampliamente o algo completamente diferente? Y por conciencia, ¿se quería decir tener conciencia experiencial como en qualia o significaba conciencia autoreflexiva (como en, aquí estoy experimentando qualia)?

Estas preguntas preparan el escenario para preguntas fundacionales sobre el tema de la psicología. ¿Estudió el campo de la psicología el comportamiento de los organismos (como argumentó Skinner en 1938)? ¿O se trataba de un subconjunto de organismos, a saber, los animales? ¿O se trata solo de algunos animales, como los mamíferos? ¿O realmente se trataba solo de humanos (pensemos, por ejemplo, que los psicólogos evolutivos debaten si ese campo es sobre todos los animales con un sistema nervioso o si se trata solo de humanos)? Además, estaba haciendo preguntas como: ¿Dónde, en el sistema, terminó la biología y comenzó la psicología y por qué? Del mismo modo, ¿dónde terminó la psicología y comenzó la sociología y por qué?

El diagrama que se había "reventado" ofrecía una nueva forma de abordar estas preguntas. Por ejemplo, sugirió que "Mente" era un tipo de comportamiento, como lo era la Materia, la Vida y la Cultura. De hecho, sugirió que el universo en sí mismo era una ola de comportamiento que se podía desarrollar y que podría describirse como el flujo de información energética. Por lo tanto, dio lugar a una forma de resolver la división mentalista versus conductista mediante una nueva formulación del "conductismo mental".

También apuntó a la idea de que la naturaleza no era solo una sola dimensión continua de la complejidad, sino que surgía a través de puntos puntuales o cambios de fase que correspondían al desarrollo de nuevos sistemas de procesamiento de la información y nuevos procesos emergentes de autoorganización. Además, el diagrama apuntaba hacia una manera de resolver el problema de la psicología. La ciencia básica de la psicología era fundamentalmente sobre la aparición del comportamiento animal, mediado por un sistema nervioso. Ampliamente definido, la cognición se refiere a la información funcional instanciada dentro y procesada por el sistema nervioso. Y la conciencia experiencial era un "teatro de experiencia" simulado y encarnado representado en un espacio de trabajo neuronal global. Esta dimensión de la complejidad, como lo sugiere el diagrama, podría separarse clara y nítidamente de la dimensión biológica de la complejidad. Por lo tanto, al igual que existe una clara diferencia conceptual entre la Vida y la Materia inanimada, vi que efectivamente había una clara diferencia conceptual entre la Mente y la Vida. Como tal, ahora tenía una comprensión relativamente clara de dónde la biología "dejó" y comenzó la psicología.

El diagrama también apuntó a una clara diferenciación y "punto de unión" entre la Mente (comportamiento mental animal) y la Cultura (humano). A través del lenguaje y la justificación, las mentes humanas se conectan a los sistemas de organización cultural, que es una nueva forma emergente de comportamiento de autoorganización. Esto significa que hay (o debería haber) una clara diferencia entre la ciencia básica de la psicología (que se puede considerar como la mente, el cerebro, las ciencias del comportamiento) y la psicología humana, que es una subdisciplina importante pero distinta, una que une las ciencias naturales y sociales. Por lo tanto, el diagrama hace un punto muy importante sobre la psicología como ciencia, y proporciona un marco para explicar por qué la disciplina ha tenido tantos problemas con una definición clara.

Pero retrocedamos un paso y recordemos dónde comencé este viaje. Fue en el campo de la psicoterapia, no de la psicología, donde comenzó mi viaje. Esto es relevante porque la psicoterapia agrega una capa separada completa de problemas complicados. ¿Por qué? Porque los psicoterapeutas deben hacer juicios sobre lo que se valora. Es decir, además de las ideas sobre la naturaleza de la naturaleza humana, la terapia requiere una postura basada en el valor sobre lo que es bueno y cómo deberían ser las personas y cómo los psicólogos deberían trabajar para lograr el cambio.

En 1999, tuve la suerte de ser contratado por AT Beck en la Universidad de Pensilvania. Aprendí muchísimo de él y de las personas con las que trabajé y de la investigación que estábamos realizando sobre cómo desarrollar una intervención para las personas que recientemente hicieron un intento de suicidio. También fue el caso de que, en el proceso de hacer ese trabajo, me convencí más que nunca de que necesitábamos un marco amplio. Considere, por ejemplo, que me convencí de que lo que realmente marcó la diferencia en el tratamiento que ofrecíamos eran todos los servicios de trabajo social que agregamos para ayudar a mantener el contacto con nuestros pacientes. Hubo buenos datos para respaldar esta conclusión, pero realmente no informamos mucho sobre ello porque nuestro paradigma era la "psicoterapia cognitiva" y las intervenciones del trabajo social estaban fuera del paradigma. Este fue un claro ejemplo de cómo los paradigmas dan forma a la forma en que la investigación hace y responde las preguntas, y cómo los paradigmas limitados limitarán los tipos de respuestas que se pueden dar.

En 2003, fui contratado en un nuevo y único programa "integrado combinado" en JMU para capacitar psicólogos profesionales. Los fundadores del programa reconocieron que el futuro de la formación de psicólogos profesionales era trascender los límites tradicionales de la clínica, el asesoramiento y la psicología escolar para ofrecer una identidad psicológica profesional más integrada / combinada. Tenían razón al respecto, y ahora está oficialmente representado en lo que actualmente se llama "Psicólogo del Servicio de Salud" por la Comisión de Acreditación de la APA. De hecho, la reciente transición de la APA a los programas acreditados de programas de Psicología del Servicio de Salud se atribuye claramente al movimiento encabezado por el programa JMU hacia la psicología "integrada combinada".

En el anuncio al que respondí para el trabajo de JMU en 2003, se observó que uno de los mayores obstáculos para desarrollar una identidad psicológica profesional "integrada y combinada" era el hecho de que los campos de la psicología y la psicoterapia estaban tan fragmentados. Literalmente buscaban a alguien que tuviera una visión más unificada. Esto fue significativo para mí en varios niveles. Cuando estaba en mi programa de doctorado, mi asesor, el Dr. Harold Leitenberg (a quien soy muy aficionado y que me ayudó mucho), me advirtió que las "grandes ideas" no se celebraban exactamente en el campo. No había manera de que pudiera hacer mi disertación en mi teoría (hice un proyecto de investigación empírica sobre el concepto de errores cognitivos de Beck), y en un momento comentó que "nunca conseguiría un trabajo" basado en algunos "unificados" teoría "de la psicología. En realidad, JMU me contrató para mi teoría y por eso estuve feliz de llamarlo y compartir las noticias, y me sentí al menos un poco reivindicado (y debo admitir que tuve mucha suerte; ¡el programa de JMU es muy inusual!).

Fue un buen partido, y en 2005 me convertí en Director de este programa único. Aprendí muchísimo enseñando estudiantes de doctorado y dirigiendo el programa. Mi mandato como Director termina pronto, lo que me está provocando un estado de ánimo reflexivo. En términos de enseñanza, desde el principio me di cuenta de que había una brecha bastante grande entre el marco teórico abstracto que desarrollé para organizar la psicología y, de hecho, hacer psicoterapia en la clínica. Aunque el marco me ayudó enormemente, no se tradujo fácilmente para los estudiantes. Es justo decir que mis primeras conferencias sobre la teoría unificada no siempre fueron bien recibidas. Demasiado tiempo dedicado a la abstracción, no lo suficiente en lo que realmente significa para tratar a las personas con problemas psicológicos.

A lo largo de los años, comenzó a surgir una imagen mucho más clara sobre cómo traducir el marco general y general en una identidad viable y pautas claras para la evaluación, la intervención y la consulta. Nuestro programa buscó entrenar desde el corazón de la psicología profesional, a través de una visión del desarrollo de la vida que integró lo mejor de lo mejor de una manera coherente. Llegamos a llamar a esto el Modelo Madison de entrenamiento en psicología profesional. En términos de identidad, desarrollamos el concepto de "doctores en psicología" para aclarar qué tipo de profesionales estábamos entrenando. También nos dimos cuenta de que la principal división de capacitación en el campo se encuentra entre los doctores en psicología que trabajan principalmente con adultos y aquellos que trabajaron con niños, familias y escuelas.

En términos del marco conceptual básico, nuestros estudiantes aprenden que son profesionales que se basan en la ciencia de la psicología humana. Reconocen los principales paradigmas de terapia, pero también se les enseña a trascenderlos y operar desde una perspectiva más general y menos "aislada". He gastado gran parte de mi energía en utilizar la teoría unificada de la psicología como una lente conceptual amplia desde la cual desarrollar un enfoque unificado de la psicoterapia. Ha dado lugar a una forma clara de trabajar desde una teoría de la persona, de la psicopatología y de los procesos de cambio humano. La formulación de CAST (ver aquí, aquí y aquí) y la Rueda de personajes proporcionan formas de organizar la teoría de la personalidad de una manera más holística. El modelo anidado proporciona una manera clara de comprender los dominios que conforman el bienestar psicológico (y la mala salud mental). Más recientemente, CALM MO proporciona un marco general sobre cómo procesar conflictos y eventos angustiosos y cómo deshacer algunos de los ciclos viciosos intrapsíquicos más comunes.

En los últimos tres años, hemos estado sistematizando estos conocimientos en una pantalla de bienestar y un sistema de chequeo. Esto proporciona un examen integral "psicológico" que les brinda a los terapeutas y pacientes un mapa claro de funcionamiento en todos los dominios clave. Es un manual sobre cómo desarrollar una conceptualización funcional, integradora / unificada del funcionamiento humano.

Han pasado 20 años, pero ahora estoy seguro de que es posible una teoría unificada (UT) de la psicología y, a partir de ella, se puede construir un enfoque unificado (UA) para la psicoterapia. Ahora me refiero con frecuencia a la combinación de los dos con el acrónimo "UTUA" (pronunciado ə tü ä ').

Espero que esta narración revele por qué tenía sentimientos encontrados al revisar los artículos a los que me refería al comienzo de este blog. En un nivel, simpatizaba mucho con el deseo del autor de tener vínculos conceptuales claros entre nuestras construcciones teóricas primarias (como la mente, el yo) y las formas específicas en que intervenimos en la sala de la clínica. Cuando uno sabe mirar el campo a través de este lente, uno solo puede maravillarse de lo desarticulado que es nuestro campo. Como tal, claramente se necesitan esfuerzos para mover el campo hacia un lugar más coherente, donde los vínculos entre el conocimiento básico del campo y la formación básica que participamos en relación con la sala de terapia es obvio. Pero el tamaño de la tarea es enorme. Se necesitan marcos grandes para abordar las cuestiones más profundas relacionadas con la mente y el comportamiento, animal versus humano, y visiones de la buena vida a la que estamos guiando a la gente como profesionales. Luego, se deben completar los detalles cruciales con respecto a la capacitación, la identidad y los modelos para la sala de terapia. Entonces estos modelos necesitan consolidarse y transferirse a otros programas. Ahí es donde estamos ahora. Tengo curiosidad sobre lo que traerán los próximos 20 años.

Related of "Mi viaje de 20 años hacia un marco unificado"