Miedo a caer … ¿O caer del miedo?

 #262 // Eren // Flickr
Fuente: Fuente: # 262 // Eren // Flickr

Como se ilustró en la publicación previa del blog, realizar habilidades motoras bajo condiciones de ansiedad, ya sea que el intérprete sea un atleta preocupado por perder una vacuna importante o un adulto mayor ansioso por caerse, puede causar adaptaciones conductuales que aumentan la probabilidad de un colapso. desempeño que ocurre (es decir, un disparo errado o un tropiezo / caída). La investigación demuestra que los adultos mayores que están ansiosos por caerse tienen más probabilidades de sufrir caídas posteriores (Friedman, Muñoz, West, Rubin y Fried, 2002). Las conceptualizaciones tradicionales de la relación entre el miedo a la caída y el aumento de las caídas se basan en la idea de que los individuos ansiosos por caer son más propensos a evitar actividades en las que podrían caerse, como abandonar su hogar. Estas conceptualizaciones proponen que es esta evitación de la actividad lo que aumenta la probabilidad de caídas, con estos individuos que se des-condicionan a caminar fuera y, como resultado, desarrollan un equilibrio más pobre. Sin embargo, la investigación longitudinal ha desafiado estas nociones tradicionales (es decir, Hadjistavropoulos, Delbaere, y Fitzgerald, 2011). En cambio, investigaciones recientes sugieren que la ansiedad relacionada con caídas puede conducir directamente a adaptaciones conductuales que pueden aumentar la probabilidad de que ocurra una caída.

Pero, ¿cuáles son estas adaptaciones de comportamiento? ¿Y cómo pueden aumentar la probabilidad de que ocurra una caída?

Comportamientos de rigidez

Las personas ansiosas mostrarán una "estrategia de rigidez" al caminar, por lo que reducen el movimiento de las extremidades inferiores, lo que resulta en pasos más cortos y una velocidad de la marcha reducida (Brown, Gage, Polych, Sleik y Winder, 2002; Staab, Balaban, Furman, 2013). Es posible que esta estrategia de rigidez sea causada por la dirección de la atención hacia adentro en un intento de controlar conscientemente el movimiento (Masters & Maxwell, 2008; Young y Williams, 2015). De hecho, la investigación demuestra una relación causal entre la ansiedad relacionada con caídas durante la marcha y este foco de atención interno (Young et al., 2016), sugiriendo que los individuos ansiosos dirigirán los procesos cognitivos conscientes hacia el control de la marcha en un intento de evitar una caída . Mientras que caminar requiere un cierto grado de entrada cognitiva, puede ocurrir con un procesamiento en gran parte automático y de bajo nivel. Sin embargo, prestar atención al procesamiento de la marcha puede perjudicar la eficiencia del movimiento al alterar la automaticidad y reducir la fluidez del movimiento (Masters & Maxwell, 2008).

Estas estrategias de refuerzo pueden ser efectivas para mejorar el equilibrio durante tareas estáticas (como pararse en un autobús o tren). Sin embargo, es probable que aumenten la posibilidad de caídas durante tareas dinámicas (como caminar por un pavimento irregular), donde se requieren movimientos rápidos y fluidos para mantener la seguridad. Por ejemplo, la rigidez de las extremidades inferiores puede reducir la capacidad del individuo para dar el paso reaccionario rápido necesario para recuperar el equilibrio después de un viaje. Como resultado, es posible que la adopción de este control consciente del movimiento en un intento de prevenir una caída, de hecho, aumente la probabilidad de que ocurra una caída.

Comportamiento de búsqueda visual inadaptada

Este foco interno de atención puede aumentar la probabilidad de caer a través de mecanismos que no sean simplemente la reducción de la automaticidad del movimiento. Al caminar, confiamos en información visual para identificar riesgos de tropiezos y navegar de manera segura a través del medioambiente. La forma en que cambiamos la mirada y escaneamos el entorno (nuestro comportamiento de búsqueda visual) también se puede ver afectado al intentar controlar conscientemente nuestro movimiento. Se ha argumentado que este proceso de movimiento consciente requiere recursos cognitivos. Como resultado, esto puede limitar los recursos disponibles para llevar a cabo otros procesos, como la búsqueda visual necesaria para detectar riesgos de tropiezos y obstáculos. De hecho, los resultados indican que los adultos mayores que procesan conscientemente su caminata a menudo lo harán a expensas de atender a su entorno (Uiga, Capio, Wong, Wilson y Masters, 2015). La investigación de nuestro laboratorio también demuestra patrones menos efectivos de búsqueda visual en individuos que informan niveles más altos de procesamiento de movimiento (Ellmers, Cocks, Doumas, Williams y Young, 2016). Se ha propuesto que este enfoque interno puede, por lo tanto, aumentar el riesgo de caídas al aumentar la probabilidad de que estos individuos omitan identificar la información externa necesaria para una locomoción exitosa, como los riesgos de tropiezos (Uiga et al., 2015).

La investigación ilustra que la ansiedad también puede influir en el comportamiento de búsqueda visual de otras maneras. Se ha sugerido que las personas ansiosas pueden tener un sesgo de la mirada por posibles amenazas a su equilibrio. Por ejemplo, en condiciones de mayor ansiedad, los adultos mayores con un alto riesgo de caerse alejarán su mirada de un objetivo escalonado más temprano para fijarse en una amenaza futura para su equilibrio (en este caso, un obstáculo sobre el cual tuvieron que paso; Young, Wing, y Hollands, 2012). Es probable que este sesgo relacionado con la amenaza sea problemático durante los entornos de caminata complejos donde el individuo tiene que identificar numerosas amenazas potenciales a su equilibrio (como una calle concurrida). La adopción de este sesgo de la mirada relacionada con la amenaza, donde el individuo prioriza una amenaza destacada a expensas de explorar proactivamente su entorno, es probable que aumente el riesgo de caídas al limitar la capacidad del individuo para percibir e identificar cualquier amenaza futura para su equilibrio, tales como un ciclista que viene.

Young y Williams (2015) proponen que centrarse en pensamientos / preocupaciones relacionados con la ansiedad sobre la caída puede reducir la seguridad del equilibrio durante tareas de marcha complejas (como la evitación de obstáculos) al dañar la capacidad de un individuo de almacenar un "mapa espacial" de su entorno. Si las personas no pueden almacenar este mapa espacial, es menos probable que exploren de forma proactiva su entorno, dado que no podrían almacenar ninguna información visual que puedan obtener al hacerlo (Young y Williams, 2015). Esto puede explicar por qué durante la navegación de una serie de restricciones escalonadas, los adultos mayores con alto riesgo de caídas adoptarán un patrón menos variable de búsqueda visual, en el que su mirada se fijará predominantemente en el objetivo inicial de escalonamiento, a expensas de los próximos obstáculos u objetivos (Young, Wing & Hollands, 2012). Si no se adquiere esta información visual, es probable que se perjudique la capacidad de un individuo para planificar efectivamente acciones futuras, como identificar un adoquín irregular y luego planificar los ajustes necesarios para navegar este obstáculo con seguridad.

¿Miedo a caer … o caer del miedo?

Como lo ilustra esta publicación, la ansiedad relacionada con caídas puede llevar a adaptaciones conductuales que pueden aumentar la probabilidad de caídas en los ancianos. Parece que el miedo a caerse puede tener un efecto casi paradójico: al cambiar su comportamiento en un intento de evitar la caída, estas personas ansiosas en realidad aumentan la probabilidad de que ocurra una caída.

Entonces, ¿qué puede hacerse?

Afortunadamente, no todo es pesimismo. La investigación demuestra el efecto positivo que las intervenciones cuidadosamente diseñadas pueden tener para mejorar la confianza en el equilibrio de los adultos mayores en riesgo de caerse.

Sintoniza la parte 4 de esta serie para aprender exactamente cómo la investigación del campo de la rehabilitación está dando esperanza a aquellos afectados por el miedo a la caída.

Related of "Miedo a caer … ¿O caer del miedo?"